Menú

Especial sobre el X Congreso de la UPEC

Especial sobre el X Congreso de la UPEC

A ritmo de los pequeños de La Colmena TV y la voz de Annie Garcés inició este viernes en la capital cubana el X Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), magna cita del gremio que durante dos jornadas debatirá en torno al funcionamiento de la organización, ética y comunicación, agresión mediática contra Cuba, innovación y nuevas tecnologías, y gestión de contenidos.

Porque la verdad necesita de nosotros, frase que preside el cónclave y evidencia el compromiso de los afiliados del gremio con la obra de la Revolución, 267 delegados electos procedentes de todo el país debatirán igualmente en torno a la nueva Política de Comunicación.

A nuestro eterno Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y a Antonio Moltó Martorel, se dedica esta cita. Al primero por su estrecha relación con la prensa, que puede apreciarse durante estas dos jornadas de trabajo en los salones del Palacio de Convenciones de La Habana, sede del Congreso; y al segundo por su fructífera obra como presidente del gremio.

Fuel Moltó quien aseguró que la UPEC sirve para ponerle luz al país y este viernes, en La Habana, sus afiliados se comprometieron con seguir su legado, con iluminar al país con un periodismo cada vez más comprometido con la obra revolucionaria cubana.

Annie Garcés. Foto: Maykel Espinosa

Annie Garcés. Foto: Maykel Espinosa

 

Foto: Maykel Espinosa

Foto: Maykel Espinosa

 

Los 25 nuevos miembros electos del Comité Nacional de la UPEC

En presencia de Marino Murillo Jorge, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Víctor Gaute López, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido; Joel Suárez Pellé, jefe del Departamento Ideológico; Alfonso Noya Martínez, presidente del  (Instituto Cubano de Radio y Televición ICRT); y las vicepresidentas de la organización: Aixa Hevia González, Bárbara Doval Martínez y Rosa Miriam Elizalde Zorrilla; fueron presentados los 25 nuevos miembros electos del Comité Nacional de la UPEC.

Miembros del Comité Nacional Upec
1-      Randy Alonso Falcón
2-      Ana Teresa Badía Valdés
3-      Ismary Barcia Leiva
4-      Abdiel Bermúdez Bermúdez
5-      Ninoska Cadalzo Navarro
6-      Yosley Carrero Chávez
7-      Reinaldo Cedeño Pineda
8-      Bárbara Doval Martínez
9-      Rosa Miriam Elizalde Zorrilla
10-   Cristina Escobar Domínguez
11-   Miosotis Fabelo Pinares
12-   Abel Falcón Curí
13-   Raúl Garcés Corra
14-   Talía González Pérez
15-   Aixa Hevia González
16-   Jorge Legañoa Alonso
17-   Ricardo López Hevia
18-   Karina Marrón González
19-   Angélica Paredes López
20-   Roger Ricardo Luis
21-   Arleen Rodríguez Derivet
22-   Wilmer Rodríguez Fernández
23-   José Alejandro Rodríguez Martínez
24-   Ricardo Ronquillo Bello
25-   Ariel Terrero Escalante
Los protagonistas opinan

La Política de Comunicación, su importancia y desafíos motivaron el debate en la primera sesión de trabajo del 10mo. Congreso de la UPEC:

—Rosa Miriam Elizalde Zorrila: Esta no es una política para decir que tenemos política. Tenemos que ser realistas, el hecho de que la tengamos no significa que todos nuestros problemas en el ámbito de la comunicación y la prensa se van a resolver de la noche a la mañana, otras políticas tampoco lo han hecho; pero el hecho de que ya tengamos ese instrumento legal en las manos es muy importante y un paso que hay que seguir acompañando como lo estamos haciendo.

Hoy estamos viendo por primera vez una voz coral de nuestros líderes, explicando, discutiendo, y dando respuesta a muchas demandas ciudadanas. Ese es un resultado del proceso previo a la política, y también de los debates y talleres de gestión organizados y potenciados desde la UPEC para generar pensamientos y propuestas que tributan a la política desde mucho antes de tenerla.Los resultados ya se están viendo, pero no debemos detenernos ahí, hay que seguir trabajando.

—Jorge Legañoa Alonso: La voluntad política está, los ministros tienen que hablarle al pueblo, y ya algunos lo están haciendo sin la política en sí misma, pero este ejercicio no pueden hacerlo por obligación, sino como una necesiadas de comunicación, y esa no se logra de un día para otro. Este es un proceso complejo que llevará empeño y esfuerzo estratégico de todos, y ahídeberá estar la UPEC para hacerlo auxiliándose de nuestra más grande fortaleza: la ética de la verdad, aunque la verdad es el desafío más grande de la comunicación misma.

—Randy Alonso Falcón:Abrir este congreso hablando de una Política de Comunicación evidencia el gran avance desde la cita anterior. Hoy vemos una sala llena de compañeros de la administración central del estado con los que hemos estado estableciendo alianzas durante todo el año y que evidencian que llegarhasta aquí, hoy, con esta herramienta legal que si bien no recoge todas nuestras aspiraciones, si integra todas nuestras posibilidades, ha sido una batalla dura y muchas veces incomprendida.

Creo que es vital que a esta Política de Comunicación que hoy debatimos le haya antecedido una Política de Informatización de la sociedad cubana porque sin esta no se podría hablar de una Política de Comunicación exitosa. Aún hay que trabajar mucho en ambas, pero este aspecto es muy importante y sin dudas evidencia los grandes pasos de avance dados hasta ahora.

—Luis Hernández Serrano: Para apoyar y defender este documento legal creo que una de las principales misiones de los periodistas es eliminar el periodismo aburrido, el periodismo tan poco creativo que en ocasiones hacemos desde nuestros medios. Haciendo trabajos más atractivos, logramos contribuir a que se afiance cada vez más ese sistema de comunicación que estamos discutiendo y potenciando desde este congreso.

Ana Teresa Badía Valdés: Ojalá que esta Política de Comunicación también contribuya a aumentar nuestra cultura de la comunicación, nuestros valores, nuestras buenas prácticas y tradiciones.

Diosmel Galano Oliver: Aquellos que van a dirigir nuestros medios hoy deben estar preparados para asumir el tan importante rol que les corresponde en el momento actual según la Política de Comunicación. Este es un aspecto muy importante a tener en cuenta.

—José Alejandro Rodríguez Martínez:Esta es una Política de Comunicación que desafía al gremio, e impone nuevos retos a quienes defendemos el oficio desde nuestros medios de comunicación y tratamos de hacerlo cada vez más comprometido con la sociedad a la que representamos.

¿Para qué sirve la UPEC?

En entrevista para Cubaperiodistas, Antonio Moltó Martorel explicó el significado de la organización gremial, palabras recordadas este sábado durante la inauguración del X Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba

«La UPEC sirve para ponerle luz al país. Para hacernos fuertes, para unir, para evitar la dispersión. La UPEC sirve para premiar al que lo merece, y para llamar la atención contra la injusticia cuando no se premia al que lo ha ganado en buena lid. La UPEC sirve para decir sí donde otros dicen no se puede (…)

«La UPEC será lo que nosotros queramos que sea. Más nada. Y habrá que enfrentarse a los enemigos de la UPEC, que ven en el orden y el rigor un azote a su vagancia; porque hay mucha gente vaga que no quiere trabajar, y cobran lo mismo que aquel que con un reportaje, estremece a un país».

Tenemos política… ¿Y ahora qué?

El tema de la nueva Política de Comunicación ocupó a los delegados al 10mo. Congreso de la UPEC desde los primeros momentos. Con su ponencia,Tenemos política… ¿Y ahora qué?, el Doctor Raúl Garcés Corra, miembro del Comité Nacional del gremio y decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, introdujo el debate.

La mejor idea puede estrellarse contra la práctica si no se crean las condiciones para hacerla viable, por eso hay que cambiar los medios y cambiar las mediaciones, aseguró, porque «ningún sistema de comunicación es un oasis feliz en medio del desierto: depende de otros subsistemas, se relaciona con ellos, funciona exitosamente si se acopla al resto de la sociedad con una visión estratégica.

«Este Congreso nos convoca a analizar cómo implementar la Política de Comunicación recién aprobada, y no debiera eludir dicha circunstancia. (…) porque un cuerpo de objetivos y principios, por perfecto que sea, no resuelve mágicamente problemas que tienen, además, un sedimento cultural y la inercia de las tradiciones.

«Una política es un espíritu, un paraguas regulatorio, una herramienta para mirar el futuro articuladamente. Y, en el caso de Cuba, incluso en medio de amenazas históricas y presentes, es la oportunidad de redescubrir el socialismo con un rostro simbólico moderno, participativo, innovador e irrenunciablemente democrático», explicó.

Foto: Maykel Espinosa

Y agregó que, para lograrlo, a nosotros nos asisten, como puntos de partida, fortalezas como: voluntad política, conciencia de la necesidad de modernizar el Estado, y un ecosistema comunicativo radicalmente distinto al de décadas precedentes.

Asimismo, precisó, mientras más canales, soportes y lenguajes tengamos para darle voz a la gente, más evidente se hace la necesidad de dotar a la comunicación de una visión estratégica. «Para eso llega esta política», aseveró, pero también tenemos desafíos por delante: la gestión, la institucionalidad, la apropiación, la innovación, y la credibilidad.

«En un contexto donde a la generación histórica le siguen nuevos actores —afirmó—, donde los mecanismos de producción y reproducción del consenso han cambiado radicalmente, donde los modos de gestión del sector privado y cooperativo obligan al Estado a maximizar su eficiencia, resolver el problema de la comunicación no es, repito, un desafíomeramente comunicativo. Para decirlo claramente: el futuro de la Revolución cubana se juega en los terrenos económico y político, pero también y con mucha fuerza, o incluso especialmente, en el campo simbólico.

«No escatimemos tiempo para hacer lo que haya que hacer para generar símbolos fuertes, unificadores de la nación, atractivos para las generaciones más jóvenes. No aplacemos un minuto el objetivo de fortalecer nuestros medios públicos y acompañar ese proceso con los mecanismos económicos, culturales y profesionales que le den sostenibilidad.

«Y como decía Julio García Luis, esta es la hora de nosotros, porque “Nadie hablará por nosotros. Nadie hará lo que nos toca hacer a nosotros. Tendremos lo que nos ganemos, lograremos lo que nos merezcamos, dispondremos del espacio que sepamos ocupar. En el mundo del poder no se regala nada y nada viene por añadidura. Ideas, prácticas y hechos son los únicos que pueden movernos hacia delante”», concluyó. (Por: Aileen Infante Vigil-Escalera)

Randy Alonso Falcón en el Congreso de la UPEC

Periodismo: alma y aliento, arma y escudo

Breves apuntes sobre las huellas de reporteros que hicieron historia

JR se acerca en el marco del 10mo. Congreso de la Upec a cinco reporteros que se ganaron la admiración y el cariño de nuestro pueblo en distintas épocas y órganos de prensa. Se trata de grandes periodistas cubanos, esos que dejaron su huella y marcaron la historia del gremio y de Cuba.

Algunos detalles de este cónclave

La campaña de comunicación del cónclave  tiene como propósito la creación de grupos de líneas de mensajes en diferentes soportes tecnológicos para lograr masividad en la divulgación de los objetivos del evento, según informó David Vázquez Abella, periodista vinculado a estas acciones.

«La imagen y la identidad fueron el resultado de un proceso de estructuras y conceptos trabajados desde la campaña. Ayudamos a decidir el grupo de líneas de mensajes y el lema a partir de lo que se quería transmitir: unir la historia de la prensa cubana con la necesidad expresada  por los jóvenes hacia la tecnología y la era digital», añadió.

En este sentido, Kalia María Venereo León, diseñadora inmersa en el proyecto, explicó: «Abordar el contraste del periodismo, a partir de la generación de visualidades, con el desarrollo de Internet y en general de las nuevas tecnologías fue la idea a seguir para la confección de la imagen identificadora del Congreso».

Por otra parte, el lema  fue también un tema debatido por el Comité Organizador del evento: «Tratamos de buscar la motivación de los miembros de la organización a participar en el Congreso para formar parte de los debates. El objetivo era rescatar el orgullo de los periodistas, quienes a pesar de los tiempos y las dificultades siguen trabajando con la calidad requerida», agregó Vázquez Abella.

Para esta campaña han trabajado, además, estudiantes y profesores de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, con el propósito de lograr una mayor vinculación entre los periodistas de mayor experiencia y los jóvenes de la profesión.

La generación de las visualidades se hizo mediante la formación de juegos gráficos para lograr mayor dinamismo en la imagen.

Las dos jornadas finales del X Congreso de la Upec estarán dedicadas al intercambio de estrategias que permitan desarrollar el modelo de prensa socialista, y  a concretar otro momento de reflexión y unión entre los  profesionales del gremio. (Por: Patricia María Guerra Soriano y Amanda González Romero (Estudiantes de Periodismo) / Cubaperiodista)

Proclama del X Congreso de la UPEC

La Habana, 15 mar (ACN) A continuación trasmitimos la proclama de la Unión de Periodistas de Cuba(UPEC) con vista al X Congreso de la organización.
Colegas de toda Cuba:
Desde Santiago de Cuba, ciudad nacida con vocación de heroísmo, hoy, día de la prensa cubana, proclamamos nuestra fidelidad a un periodismo limpio, claro, veraz, creador, consagrado a servir a nuestros compatriotas. Somos, nadie lo ignora, quienes registramos y evaluamos  el acontecer buscando cuanto hay de nube en la flor y cuanto de flor en la nube, según el imperativo de José Martí.
Por mandato profesional,  los periodistas vivimos con los ojos y los oídos arrimados a la actualidad. Nada repugna tanto a nuestra oficio como las llamadas “historias viejas”, noticias ya superadas, porque lo viejo, lo quedado atrás, nunca será el contenido esencial de los medios de información. Pero también sabemos distinguir la historia cotidiana, que pasa,  y  la Historia  que con caracteres mayúsculos se ha fijado en el pretérito con inclaudicable proyección de futuro,  para orientar y nutrir  el decursar de la  nación.
Por tanto, no podemos olvidar jamás que nuestra prensa, el periodismo revolucionario, es decir, el periodismo que coadyuvó a que Cuba transitara de la dependencia a independencia,  de la esclavitud  a la libertad, nació en estas tierras orientales, en esas montañas que parecen custodiar, entre la neblina que las envuelve,  nuestra esencia de cubanos. Sí, en esas cordilleras,como en las cordilleras del alma cubana, posee la nación su mayor reserva de valores naturales, históricos y políticos.

Foto: Maykel Espinosa

Foto: Maykel Espinosa

Colegas:
Un día como hoy, 14 de marzo, el Apóstol, siguiendo con modesta fidelidad a sus antecesores, fundó hace 125 años el periódico Patriapara unir y preparar  la guerra necesaria de 1895.  Y entre los estampidos y el golpe metálico del machete resurgió el Cubano libre de la manigua en la campaña de los Diez Años, para acompañar  el nuevo y viejo  grito de Libertad o Muerte.
Convengamos, pues, que presentes han de estar El Cubano Libre, en sus dos épocas, y Patria. Y también El Habanero del padre Félix Varela, y LaFraternidad, de Juan Gualberto Gómez, y El Acusador, de Fidel pugnaz y joven líder, y Revolución, de la definitiva campaña por demoler cuarteles y romper cadenas, nuevamente dirigidas desde las montañas.
Nunca, colegas, será acto inútil volver nuestro rostro hacia esa Historia, y acercarnos a sus hechos, y a sus  hombres y mujeres, para  que cada uno de nuestros actos sean la garantía de que nuestra identidad como pueblo, y como ciudadanos y profesionales cubanos, se mantenga íntegra, inmune a la fragmentación.  De esos hombres, y de sus luchas con armas, pensamiento,  letras y periódicos nacimos como nación.
Son muchas y diversas las tareas que nos exige la Historia y el presente. Tenemos por delante la urgente tarea de cambiar el modelo de prensa para responder a reclamos históricos de los profesionalesy de la sociedad y, a la vez, dar respuesta a los profundos cambios culturales y tecnológicos que vive hoy la comunicación en la era de la Internet y las plataformas sociales.
El estilo de periodismo más profundo, más crítico, más analítico que reclama nuestro pueblo, se evidencia ya en muchas de nuestras publicaciones, fundamentalmente en los medios provinciales, que han ido dejando a un lado el lenguaje apologético, el triunfalismo, la retórica compulsiva, para dar paso a una expresión más realista, más razonada y más equilibrada de las realidades que vive el país. Este es un logro indiscutible, que avalan premios y reconocimientos que se han dignificado con la presencia de reporteros, muchos de ellos muy jóvenes, que palpan cotidianamente la vida de los cubanos.
No cerramos los ojos, desde luego, a la cantidad de problemas, de deficiencias e insuficiencias que todavía tenemos. Hay zonas de nuestra prensa con un lenguaje demasiado burocrático, conmemorativo, dominado por los actos, por las actividades, por las efemérides y no por el valor intrínseco de las noticias y los temas. En algunos momentos,  las redes sociales han sido pasto de la bronca solariega, la vulgarización o festinación de la crítica, el ataque personal, la amenaza, las posiciones nihilistas o pseudorradicales, que crean confusión y desorientación, cuando no faltan a la ética y a los principios más elementales que constituyen la raíz de la tradición revolucionaria del periodismo cubano.

Colegas,
El momento actual es crucial. Nuestros sueños de un periodismo que se acerque más a los problemas y necesidades de los cubanos, deben reivindicarse en hechos.  Tenemos que concretarlos en la realidad y precisar con mayor profundidad cómo lo vamos a hacer en cada redacción, frente a nuestras audiencias que, como sabemos no son pasivas y están más segmentadas que nunca debido a la multiplicidad de opciones informativas y de pantallas, y tenemos que hacerlo de la manera más eficaz posible y esa eficacia es imposible en los tiempos que corren sin la ética y sin la ciencia.
Como sugería Julio García Luis, paradigma de periodista, debemos seguir haciéndonos una pregunta esencial: ¿puede haber periodismo en el socialismo? Para nosotros la respuesta es: sí, puede y debe haber un periodismo de calidad. ¿Es fácil? No. ¿Es un problema resuelto? No. ¿Hay que buscar una respuesta cubana a este problema? Sí. Comenta Julito en un texto memorable: “El capitalismo, obviamente, no sólo ha desarrollado una experiencia en este terreno, sino que posee determinadas ventajas. La irresponsabilidad que supone la propiedad privada de los medios es una de ellas. Lograr que la prensa nuestra, como parte del poder, sea capaz de aplicar de modo coherente el método de la crítica y la autocrítica, y autocuestionarse constantemente, como parte de la defensa y el perfeccionamiento de la obra de la Revolución, significa un salto ético sin precedentes.”

Ese es nuestro horizonte, queridos colegas. Tenemos un cuerpo de conceptos y herramientas teóricas, históricas y profesionales con las que trabajar y no hay retroceso posible. Nuestra perspectiva es cada vez más libertad, más amplitud, más responsabilidad y más profesionalidad.
Convocamos a cada redacción a pensar cómo transformar el medio, qué servicios podemos proveer a nuestro pueblo, cómo podemos ayudar al autosostenimiento de nuestra prensa sin convertirla en un negocio, de qué forma podemos mejorar los procesos de comunicación y la retribución y las condiciones de trabajo de nuestros profesionales. No nos desesperemos. El pueblo quiere mejorar el socialismo y quiere una prensa mejor, como todos nosotros que somos parte comprometida de esta sociedad esencialmente revolucionaria. Nuestras ideas son justas y están en línea con la voluntad de más participación, más democracia y más información.
Cuidemos celosamente la autoridad moral y la credibilidad de los medios y del Partido. Defendamos con intransigencia nuestros derechos y prerrogativas, pero hagámoslo, ahora más que nunca, sin prepotencia, sin arrogancia, con modestia, con sentido unitario y constructivo. No nos dejemos arrebatar el discurso del cambio. Somos nosotros los protagonistas principales de la transformación de la prensa y estamos en un punto donde, además, la revolución tecnológica es ineludible y se está produciendo justo en el campo de la comunicación y la información. Si no somos nosotros sus abanderados, otros lo enarbolarán. Si no los efectuamos dentro de la Revolución, el Partido y el socialismo, corremos el riesgo de que tomen caminos torcidos más tarde o más temprano fuera de la Revolución, del Partido y del socialismo. No vamos a permitir que tal cosa ocurra.
Desde Santiago de Cuba, a donde hemos venido a honrar a al Apóstol José Martí, y nuestro querido Comandante en Jefe, al pie del memorial y una piedra símbolo donde reposan sus cenizas, proclamamos los principios fundacionales de unidad y de compromiso con la verdad, la historia y la sociedad socialista a la que consagramos nuestra pasión por Cuba, con la misma devoción con que el hombre que descansa en esta tierra heroica dijo: “Traigo en el corazón las doctrinas del Maestro” , según  informó, Juventud Rebelde. 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *