Vilma Espín: de Cuba y del mundo

Conocida por los seudónimos de Deborah, Mariela y Mónica, la heroína de la Sierra y el llano Vilma Espin Guillois, es para los cubanos una incansable luchadora que abogo en los diferentes escenarios por la enmancipacion de la mujer, la defensa de los derechos de la niñez, la jueventud y la familia. A 88 años de su natalicio su legado esta vigente en el pueblo santiaguero.

Contar su trayectoria revolucionaria o caracterizar su obra es tarea fácil y difícil a la vez. Hablámos de la combatiente, madre y heroína Vilma Espín Guillois. Esta inigualable santiaguera que burló a más de un esbirro batistiano con su inteligencia y astucia, antes del triunfo de la revolución cubana. Colaboradora de Frank País en la clandestinidad, amiga indeleble de Fidel y la compañera en la vida de Raúl, se entregó por completo a su trabajo, digase en las filas del Movimiento 26 de Julio, luego como Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas y fundadora del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Su mirada dulce y el carácter firme transmitían seguridad en circunstancias trascendentales o en espacios propicios donde abogaba acerca del papel activo e igualitario de la mujer dentro de la sociedad. Materializó numerosas aspiraciones y hoy son vitrinas de los logros alcanzados, así era Vilma, un huracán de ideas que a su paso dejaba la certeza del deber cumplido y la respuesta necesaria ante la misión encomendada. La mujer que caló hondo en el corazón de los cubanos por su coraje y determinación, están sembrados en cada mujer cubana, que tiene ante sí el deber de enarbolar en alto las conquistas que Vilma Espín dejó cimentadas en la historia de Cuba y el Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *