Venezuela se lleva el título en Panamericano de béisbol sub-23

Por: Osvaldo Rodríguez Martínez

Cuando apenas hace unas horas concluyó el Campeonato Panamericano de Beisbol Sub-23, los triunfadores saborean hoy la victoria, como los titulares venezolanos, y analistas especializados, o de gradería, buscan a los culpables de las derrotas.

El aguerrido conjunto de Venezuela hizo resurgir el nombre del país a los primeros planos de la disciplina, al decir de su director Carlos Moya, y en un torneo ‘todos estrellas’ solo cedió terreno ante Colombia, cuya alineación casi completa propinó imparables para un cerrado marcador 4-3, favorable a los colombianos.

Ayer, en una final de grandes, los pupilos de Moya se coronaron campeones tras lograr un 3-1 frente a México, que abrió el marcador con una carrera en la segunda entrada y mantuvo a raya a su oponente hasta el cuarto episodio, cuando los venezolanos hicieron las tres carreras del triunfo.

Los subcampeones tampoco permitieron muchas licencias, pues de sus tres derrotas en la competencia, dos fueron a manos del campeón y una frente a Panamá en su primera aparición en el torneo, pero después apalearon a equipos fuertes y propinaron varios nocauts.

Completan la nómina de los que ganaron el pase al Mundial 2018, República Dominicana y Puerto Rico, novenas que tuvieron un desempeño muy parejo al ganar seis juegos y perder tres, de los cuales dos con Venezuela y México, mientras entre ellos se enfrentaron en dos ocasiones y dividieron victoria y derrota a partes iguales.

El programa de la despedida de este domingo dejó estupefactos a los especialistas por la agresividad imparable de Puerto Rico, que del primero al sexto capítulo hizo anotaciones consecutivas frente a los dominicanos con 14 imparables, y explotó así a cuatro lanzadores, para decidir por nocaut el partido.

Pero los análisis de los comentaristas locales se concentran en su equipo, que, del cuarto lugar en el mundial de la categoría México 2016, descendió a quedar eliminado para la próxima cita del orbe y ganar solo cinco juegos de los nueve del recién concluido campeonato y quinto de los 12 países participantes.

Aristides Bustamante, el mentor de aquel conjunto mundialista, reconoció que es un retroceso y recordó que ‘en el mundial pasado le ganamos al campeón del mundo, al subcampeón del torneo anterior. Vencimos a equipos difíciles’, en declaraciones al diario Panamá América.

Los cubanos, que también quedaron fuera del selecto grupo de los cuatro, tuvieron una buena arrancada en el torneo al ganar en sus tres primeras apariciones, incluida frente al peligroso equipo colombiano, pero Puerto Rico los derrotó 3-1 con casi absoluta anulación de la batería con solo tres imparables.

Posteriormente, frente a Panamá en las eliminatorias cayó 2-0 a pesar de batear más hits que su rival, hecho que se repitió frente a los dominicanos, a quienes superaron en imparables y cayeron con marcador 10-7, para quedar automáticamente fuera del mundial.

A la mala racha se unió la lluvia que detuvo el partido con México en el quinto inning cuando perdían 6-3, pero las reglas indicaron que era válida la derrota, mientras finalmente ayer fue el desquite y la despedida con una contundente victoria sobre los anfitriones en su patio.

En este caso, las mayores críticas vienen desde la isla, donde comentaristas cuestionaron desde la selección de los peloteros hasta la designación de Ariel Pestano al frente del colectivo, por considerarlo un debut de muy alto nivel para quien no tenía experiencia en labores de dirección.

Los elogios son para el cuerpo de lanzadores, que estuvo a la altura del fuerte torneo, y los señalamientos se enfocan en ‘pobre bateo’, pero las estadísticas colocaron a tres cubanos en los primeros 16 de la etapa clasificatoria, mientras en dos derrotas el conjunto superó en imparables a su oponente.

Tal vez la explicación de los malos resultados de los antillanos esté en la experiencia en formación de la actual hornada de peloteros jóvenes, tras perderse la continuidad, y si bien las actuales promesas del beisbol cubano tienen nivel mundialista, aún no lograron alcanzar su completa forma.

Batear más que el oponente y no lograr las anotaciones, unido a los elogios de los narradores foráneos y el cuidado de los directores al poner lanzadores estelares contra Cuba, incluso la exquisitez de poner zurdos frente a zurdos, dan la medida de que hay madera en el béisbol de la isla, el cual mantiene su reconocimiento internacional.

(Con información de Prensa Latina)

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =