Menú

Donald Trump despide a Rex Tillerson, secretario de Estado

Donald Trump despide a Rex Tillerson, secretario de Estado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sustituyó este martes al secretario de Estado, Rex Tillerson, con el director de la Agencia Central de Inteligencia, Mike Pompeo, además de nombrar a Gina Haspel al frente de la CIA.

“Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio! Gina Haspel se convertirá en nueva directora de la CIA, y la primera mujer así elegida. ¡Felicitaciones a todos!”, dijo Trump en Twitter.

"Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo Secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio!

Mike Pompeo, nuevo Secretario de Estado de EE. UU./Foto:ABC

La destitución representa el mayor cambio en el gabinete de Trump hasta la fecha y era esperada desde octubre, cuando surgieron reportes acerca de un desencuentro entre el mandatario y Tillerson, de 65 años, que dejó su cargo de presidente ejecutivo de Exxon Mobil para unirse a la administración.

Horas antes del anuncio de Trump, Tillerson acababa de regresar de una gira interrumpida por África. Trump no dio explicaciones. Trump socavó públicamente las iniciativas diplomáticas de Tillerson en numerosas ocasiones, incluido el lunes, cuando los comentarios del ya exsecretario de Estado sobre Rusia parecieron enfrentarse a los de la Casa Blanca. Tillerson también pareció estar fuera de juego cuando Trump anunció la semana pasada que se reunirá con el líder de Corea del Norte.

(Tomado de El Economista)

¿Quién es Mike Pompeo?

Pompeo, de 54 años, informa regularmente a Trump sobre asuntos de inteligencia, y es considerado como una de las voces más duras en Corea del Norte en el círculo interno de Trump. Como director de la CIA ha minimizado el alcance de una hipotética injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, diciendo que Moscú lleva tratando de influir en las elecciones estadounidenses desde hace décadas. En febrero, defendió las conversaciones que tuvo ese mes en la sede de la CIA con los jefes de espionaje rusos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *