Menú

Tribunal electoral cierra la puerta a candidatura presidencial de Lula

Tribunal electoral cierra la puerta a candidatura presidencial de Lula

El Tribunal Supremo Electoral de Brasil ha cerrado las puertas a la candidatura de Lula, ahora las pocas esperanzas quedan en la decisión del Tribunal Supremo Federal, pero seamos realistas, tristemente la inhabilitación de Lula es casi un hecho. La derecha brasileña se ha jugado demasiado a un costo político moral elevadísimo para evitar la continuidad del Partido de los Trabajadores en el gobierno, con ese objetivo dieron un golpe a Dilma y han sostenido a toda costa en la presidencia a un Michel Temer que no debe ser popular ni en su casa. Entonces ¿permitirá que Lula, el gran favorito, entre en campaña? Claro que no, este plan tiene que llegar a su fin y lo arriesgarán todo. Pero además ¿por qué esperar una acción correcta y decente de la “justicia” brasileña, si ha demostrado ser tan corrupta como lo es parte de la clase política?
Ahora se abre un nuevo escenario, todo parece indicar que Fernando Haddad, quien hasta el momento es el compañero de fórmula de Lula, pasaría a ser el candidato de PT. Lo que muchos se preguntan es si el exmandatario podrá transferirle su popularidad a su sustituto; vamos a ver, es probable que existiera una estrategia, una especie de plan B, que consistiría en mantener la candidatura de Lula, un hombre capaz de despertar grandes simpatías y emociones, y en caso de no poder ser candidato, algo muy posible desde el inicio, darle todo ese capital político al nuevo aspirante petista, pero ¿qué pasa? Que esos procesos no son exactos, la simpatía y las bases de apoyo, no son billetes, no estamos hablando de una transferencia bancaria. De hecho, se estima, que el 30 por ciento de los simpatizantes de Lula no apoyarían a Haddad.
Por lo tanto, el Partido de los Trabajadores y su supuesto nuevo candidato, tienen un gran desafío por delante, un desafío ideológico y comunicacional, a través del cual deben persuadir a su base y a sus posibles votantes de todo lo que se está jugando en estas elecciones, que no es un nombre el que va a la boleta, sino un proyecto. Haddad, sin el propósito de ser Lula, debe convencer y estar a la altura del momento. Haciendo una análisis pragmático, tienen posibilidades de una buena campaña, tiene un líder convertido nuevamente en héroe: Lula, tienen un gestión de gobierno que muchos no supieron valorar en su momento, pero hoy extrañan, y en frente, a una derecha corrupta y sin prestigio, pero hace falta la articulación inteligente.
Ahora bien, unas preguntas con la cuales pretendo terminar mi comentario y quizás, estimular algunas reflexiones; lograron sacar a Dilma, seguramente lograrán sacar a Lula, pero el objetivo final es evitar el gobierno del Partido de los Trabajadores ¿cierto? Entonces ¿sería descabellado pensar en algún complot contra Haddad? Si logra colocarse como favorito ¿Quién asegura que no lo impliquen con algún caso de corrupción o algún escándalo? Ya sabemos que no necesitan pruebas. Hay que ponerle límites al juego sucio de la derecha, mostrarle que no pueden actuar al libre albedrío. ¿Cómo lo harán? Bueno… ese es otro de los desafíos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *