De las pantallas a la realidad: tiroteos en Estados Unidos

Con el progreso tecnológico y la televisión en full HD y 4K, Hollywood da mayor realismo a sus producciones. Deja  ver  al espectador la facilidad con que se puede matar a una persona y jugar al viejo Oeste, sin salir lastimado del  tiroteo. Toda una “fantasía” recreada ante nuestros ojos al punto de lograr que muchos se sientan protagonistas de esas historias.

Por extraño que parezca, algunas personas –sobre todo fanáticos de películas de acción y videojuegos-  llegan a desvirtuar la realidad de tal modo, que  imaginan el hecho de disparar un arma contra otro ser humano o ir a una guerra como escenas de un filme de acción. Al final, los actores ni se rasguñan después de todo un día de enfrentamientos bélicos.

La historia de la guerra demuestra que no es fácil salir ileso de un enfrentamiento. El cine, las series, los video-juegos están muy bien diseñados como formas de promover ideologías, conceptos y creencias que pueden generar actitudes peligrosas por parte de personas con problemas sicológicos o psiquiátricos.

Call of Duty: videojuego que insita a la violencia
Call of Duty es un videojuego de disparos en primera persona de tipo bélico. Foto: Internet

Los últimos acontecimientos de las masacres estudiantiles en Estados Unidos demuestran  que el problema de las armas va mucho más allá de las fronteras del cine y hay que analizarlo desde el propio nacimiento de ese país.

En aquellos tiempos, los colonizadores ingleses eran hombres sin fronteras en busca de nuevas tierras para conquistar y expandirse en Norteamérica. No está el actual imperialismo muy lejos del pasado. La Enmienda II de la Constitución de los Estados Unidos de América expresa que “En consideración a que una milicia bien regulada resulta necesaria para la seguridad de un Estado libre, el derecho de la población a poseer y portar armas no será restringido”.

Hoy, como legado histórico de aquella necesidad de seguridad, Donald Trump en vez de regular el acceso a las armas de fuego lo hace más accesible. Una de las primeras decisiones al tomar el mandato, fue la anulación de una medida adoptada por su antecesor, Barack Obama, que dejaba fuera del alcance a las armas a 75.000 personas consideradas inestables mentalmente. Se trataba de una lista elaborada a partir de los datos de la Seguridad Social.

La Casa Blanca no aprobó el aumento de la edad mínima -de 18 a 21 años-  para comprar armas en las tiendas comercializadoras. Trump hace como Poncio Pilato: se lava las manos; deja el problema a los gobiernos de los estados y da una solución temporal al asunto, para calmar la marea. No afronta las deficiencias en los mecanismos de verificación de los antecedentes, al contrario crea más caos. El viejo Oeste sigue teniendo de escenario a los Estados Unidos: la violencia genera violencia.

La facilidad para obtener armas de fuego hace que proliferen las personas armadas en Estados Unidos. Foto: El Mañana de Laredo
La facilidad para obtener armas de fuego hace que proliferen las personas armadas en Estados Unidos. Foto: El Mañana de Laredo

Una de las medidas tomada por el presidente y la Asociación Nacional del Rifle (NRA) para dar solución fue la de capacitar a profesores para usar armas en las escuelas. Según Trump es una decisión que hace más seguros a los colegios. ¿Qué será para Trump la seguridad? Probablemente para cualquier padre estadounidense la seguridad signifique por ejemplo, que en la institución donde su hijo estudia, no corra peligro.

La NRA también prohibió por decreto todos los dispositivos que convierten armas legales en ametralladoras. Aunque para algunos se trata de un progreso, en realidad se encuentra lejos de las demandas de los activistas –sobre todo jóvenes- que luchan por el control de las armas.

¿Qué rumbo lleva la política del presidente de la Casa Blanca?

En opinión del Máster en Relaciones Internacionales y profesor de Historia de la Universidad de la Habana, Dagoberto Rodríguez Abrahantes, “no podemos separar la cuestión de las armas de otras cuestiones esenciales de la política norteamericana. Una pregunta esencial sería ¿qué es Trump?, ¿a quién representa Trump?

Dagoberto Rodríguez profesor de historia de la UH. Foto: Nileyán Rodríguez
Dagoberto Rodríguez profesor de historia de la UH. Foto: Nileyan Rodríguez

“Trump emerge como una figura antisistema, es decir, un hombre que sale de todo el contexto de los partidos políticos, incluso durante toda su carrera para la presidencia tuvo serios conflictos con el propio partido Republicano que supuestamente, él representa.

“Simboliza a lo más conservador, a lo más tradicionalista, no solamente de su partido,  sino de toda la sociedad estadounidense y en ese sentido la cuestión de las armas en un elemento esencial,  un derecho inviolable.

“No podemos obviar el vínculo tan fuerte que tiene Trump con la NRA(Asociación Nacional del Rifle),  él ha reconocido que recibió dinero de esa asociación,  la principal que defiende el derecho de la segunda enmienda, por supuesto es un industria y detrás de eso se mueve muchísimo dinero.

“La guerra  mientras exista en el mundo, beneficia  a los Estados Unidos,  es un gran negocio,la constante producción,  no solo de  armas, sino todo tipo de provisiones, alimentos, vestimentas, en fin; es una actividad que revitaliza al sistema económico.

“Quizás  sea difícil de concebir una sociedad que necesite la guerra para sobrevivir pero hoy en día la vinculación de esos sectores en los Estados Unidos es tal  que se puede afirmar que no puede existir una sin la otra.

“Yo siempre digo ¿quién gobierna en los Estados Unidos? Es una élite de poder, da igual que sea Demócrata o Republicana. Es una oligarquía, que representa a los intereses financieros, empresariales y ahí  lo más importante es el sector de las armas.

“Lo curioso es que la NRA da dinero a los dos partidos políticos principales, aunque los republicanos,son conservadores,existe un ala derecha de los demócratas que no se aleja demasiado de ellos”

¿Y qué medidas como presidente puede tomar Trump para limitar la forma de adquirir  las armas,  que no vayan en contra de la Constitución? Según refiere el destacado académico “la solución definitiva es eliminar la enmienda constitucional pero sería muy complicado que lo hagan, además de que no hay un criterio mayoritario entre los senadores  y los representantes para que así ocurriera.

“Lograr  regulaciones mucho más efectivas a la hora de vender armas, que puede ser,  el de subir  la edad de las personas que tengan derecho a portar armas, hasta buscar antecedentes sicológicos.

“Siempre va a ver un peligro, alguien quien aparentemente sea una persona equilibrada que puede de repente alocarse. La depresión en ese país ocurre a cualquier edad, debido a los problemas de desempleo, de exclusión social  pero yo creo que se puede hacer mucho más en ese sentido”.

Adam Winkler, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de California. Foto: Internet
Adam Winkler, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de California. Foto: Internet

Para Adam Winkler, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de California y autor de Lucha armada: la batalla por el derecho a llevar armas en Estados Unidos, “somos una nación cuya identidad está mucho más vinculada a cosas como el salvaje oeste y a la frontera, en las que decididamente había una cultura de las armas”

Sin embargo, el profesor Dagoberto advierte que “el derecho a portar armas es anterior al oeste, fue un fenómeno del siglo XIX. La necesidad de defensa de los ataques indígenas o de otras comunidades, digamos poblaciones como los franceses en el Norte, los españoles en el sur durante la fundación de los primeros poblados y ciudades,hicieron posible la existencia de  las milicias para defender el territorio.

“En la segunda mitad del siglo XX, hay un vínculo muy estrecho de las  industrias armamentistas con la política y los elementos políticos de la sociedad, ya lo había alertado un hombre como Eisenhower, presidente norteamericano, general de cinco estrellas; de esos peligros, de la vinculación estrecha, a lo que él llamó el complejo militar industrial de los años 50 y el estado norteamericano.

“En la actualidad, con el nivel de desarrollo tecnológico, económico y  del ejército, alcanzado por ese país, esa ley es innecesaria, obsoleta, una reliquia.”

A pesar de esta verdad, el control de armas sigue como tema pendiente en la agenda del actual inquilino de la Casa Blanca.

La Constitución redactada en 1787 y  aprobada en 1791.  MSc. Dagoberto Rodríguez Abrahantes, Historia de los Estados Unidos (SELECCIÓN DE LECTURAS) Tomo1. El surgimiento de una nación: De los orígenes a la Guerra de Secesión. Editorial Félix Varela, 2003.

Entrevista concertada el 23 de abril del 2018. Casa Don Fernando Ortiz (Cátedra de Historia )

Un comentario sobre “De las pantallas a la realidad: tiroteos en Estados Unidos

  • el 29 abril, 2018 a las 8:24 pm
    Permalink

    Trump necesita cambiar los espejuelos que utiliza para ver el mundo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *