Menú

Sismo sacude al Mar Caribe y a Pinar del Río

Sismo sacude al Mar Caribe y a Pinar del Río

Un fuerte terremoto de magnitud 7.6 en la escala de Richter fue registrado este martes frente a las costas de Honduras, activando servicios y amenazas de tsunami en el Caribe, aunque sin provocar víctimas o daños, según reportan fuentes oficiales y medios locales.

Conozca cómo comportarse durantes y después de un sismo Aquí.

Su epicentro se localizó en los 17.46 grados de latitud norte y 83.52 grados de longitud oeste, a una profundidad de 10 kilómetros.

Este sismo ocurrió en la Falla de Motagua, que va de la zona de Islas Caimán a Guatemala, situada en el mar Caribe Occidental, y es el número 2 perceptible este año.

Pinar del Río fue una de las regiones que sintió el movimiento telúrico que ocurrió este martes, a las 9 y 51 de la noche.

Fuerte sismo en el Mar Caribe

Dada su magnitud y la distancia a la cual ocurrió fue perceptible, principalmente, en edificios altos de la Isla de la Juventud, Pinar del Río y La Habana.

La red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional de Cuba registró ese sismo y lo ubicó a 44 km al este de Islas Swan en Honduras y a unos 450 km al sursuroeste de la Isla de la Juventud.

¿Cómo se comportó la actividad sísmica en 2017 en Cuba?

El sismo de 5,8 del 17 de enero, justamente un año después de iniciarse la serie anómala que mantuvo en suspenso por nueve días al Suroriente cubano, marcó el comienzo del comportamiento telúrico perceptible en Cuba.

Al pasar revista a lo ocurrido durante el 2017, la vicedirección técnica del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), refleja que en esa etapa la ocurrencia de temblores fue muy similar a la del 2016, con 14 sentidos por la población.

La actividad sísmica más importante se ubicó en el sector Pilón-Chivirico, específicamente al sur de Uvero, en el municipio costero y montañoso de Guamá, donde ocurrió ese primer movimiento que fue percibido en casi toda la región oriental y afectó viviendas en la provincia de Granma.

Indica el resumen de los sismólogos cubanos que de esas sacudidas, 10 tuvieron lugar al este de la urbe y tres al sur de Uvero, lo cual confirma a esta franja sureña como la de mayor incidencia de ese tipo en la geografía cubana.

El terremoto de magnitud 4,6 el 29 de julio en Varadero, del municipio de Cárdenas en la provincia de Matanzas, evidencia la situación sísmica importante registrada en la región centro-occidental, apuntan los científicos.

Califican de relativamente baja la ocurrencia de terremotos durante el segundo semestre, tanto en número como en magnitudes máximas, lo cual podría vaticinar una reactivación en los primeros meses del actual año.

En total, el Servicio Sismológico Nacional registró cuatro mil 567 temblores en el área de Cuba, con mil 824 en la zona de Pilón-Chivirico, el 17 de enero como el día de mayor movimiento con 189 y el de mayor magnitud el de 5,8 de esa propia jornada.

Aunque con dificultades materiales que deberán resolverse o atenuarse en el 2018, el sistema de monitoreo e investigaciones sismológicas en el país experimenta una constante transformación tecnológica y de formación de sus recursos humanos, así como avances en la colaboración internacional.

(Tomado de Cubadebate)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *