Menú

Shakira puso a temblar el escenario, en la Inaguración de los Juegos de Barranquilla

Shakira puso a temblar  el escenario, en la Inaguración de los Juegos de Barranquilla

BARRANQUILLA.— El taxista nos advirtió que no saliéramos tarde del hotel. Más bien dijo que a las cuatro de la tarde estuviéramos listos, porque, aunque en esta ciudad circula poco el oxígeno de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, esta noche sería histórica, pues en la tan divulgada inauguración de la fiesta deportiva regional actuaría una de las hijas más exitosas que tiene la llamada Curramba La Bella, Colombia, América y el mundo.

Shakira, la popular cantante que no pierde sus encantos y es miembro de la élite artística universal hace muchos años, provocó que la apertura oficial fuese un espectáculo esperado como cosa buena desde que anunciara su presencia y que el tránsito fuese una locura en las arterias más próximas al Estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

Doce años sin cantar en su ciudad, Shakira volvió a su sitio y puso a temblar a una instalación imponente y colorida, que soportó a miles de asistentes, testigos todos del comienzo oficial de unos Juegos que estarán con vida hasta el 3 de agosto y que retornan a Barranquilla tras más de siete largas décadas.

Los 37 países y territorios que impusieron cifra récord de asistencia para la historia de esta justa desfilaron por la pista del estadio que servirá de sede al atletismo. Como se constató, la delegación cubana fue una de las más aclamadas, liderada por el pinareño Mijaín López, una leyenda de la lucha a nivel mundial que se ha convertido en el hombre acostumbrado en los momentos de portar la enseña de la estrella solitaria en eventos multideportivos.

Muy seguro que el deseo de los anfitriones por ver desfilar a la comitiva antillana estuvo producido por las batallas campales que se auguran en las jornadas venideras con la delegaciones colombianas y mexicanas en pos de subirse en la cúspide del medallero por países, sitio del que Cuba no se baja desde 1970, de ahí las emociones que se dibujan bien de cerca.

La ceremonia, además de tener a la pareja del futbolista español Piqué, estuvo contagiada por el talento de varios artistas locales cuya calidad trasciende las fronteras nacionales. También destinó una parte de su tiempo para un importante momento otro ídolo barranquillero, el otrora jugador de Grandes Ligas Edgar Rentería, último en trasladar la llama centroamericana.

Este maravilloso show, en el que estuvo el presidente colombiano Juan Manuel Santos, recibió el nombre de Barranquilla 2132 y detrás de su visualidad y atractivo existió el ingenio de Performa, compañía especializada en la dirección de eventos de grandes dimensiones.

Desde el comienzo del espectáculo se encontraron el buen gusto, la pasión por la idiosincrasia y las herencias culturales de algunos territorios del área, acompañados por elementos tecnológicos que trasladaron a los presentes a una nube de confort. Barranquilla se gastó una inauguración de lujo, dejó complacido a todo aquel que pudo disfrutarla de una u otra forma y sacudió los cuerpos de numerosas personas que gustan de la buena música, según informó Juventud Rebelde

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *