Se registraron siete tornados en Ciego de Ávila

Los tornados son los fenómenos atmosféricos ciclónicos con mayor densidad energética de la tierra, aunque de poca extensión y duración.

En Ciego de Ávila en menos de 24 horas se registraron siete cuya fuerza demoledora implicó significativos daños.

Aunque beneficiosas, a la larga y según los entendidos, las intensas lluvias que han registrado los pluviómetros sobre la provincia de Ciego de Ávila, básicamente durante este sábado 26 de mayo, intensifican la saturación de un suelo ya bien mojado y remojado por la singularidad de un mes que, aún sin coronar su jornada número 31, inscribía precipitaciones superiores al 200 por ciento de su media histórica, confirmó el Periódico Invasor.

Esa particularidad, en componenda con la insuficiente capacidad de desagüe en canales, vaguadas, arroyos, ríos y otros cauces (obstruidos en muchos casos por tantos años de sequía y falta de adecuado mantenimiento) han provocado inundaciones desde zonas tan céntricas como el Parque de la Ciudad, en plena cabecera provincial, hasta áreas agrícolas, como las de la empresa agropecuaria La Cuba, plantaciones cañeras en diversas zonas del territorio o en prácticamente la totalidad de las calles de Morón, con énfasis en poblados como el de Patria y repartos como el de El Vaquerito, por apenas citar dos ejemplos.

Información de primera mano continuó obteniendo este domingo Félix Duarte Ortega, presidente del Consejo de Defensa Provincial, cuando, acompañado por el diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular Rafael Pérez Carmenate, delegado del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en Ciego de Ávila, recorrió zonas de la ciudad cabecera y de los municipios de Baraguá, Primero de Enero, Morón y Ciro Redondo.

Mas no solo el agua se empecinó en ocupar áreas, hogares y cultivos “como pocas veces o como nunca antes había sucedido”, según afirmaciones de quienes más años de vida acumulan en muchos de los lugares visitados.

El reporte de siete tornados deja también saldo nada loable para zonas como la propia Cuba, (con al menos 40 hectáreas de plátano severamente afectadas por el viento) y Jiquimal, también en Baraguá, (dos viviendas derrumbadas de cuajo y otras cuatro con el techo destruido); La Teresa, en Venezuela (16 casas con afectación total) o Las Marías, en Ciro Redondo, con 14 viviendas dañadas, tres de ellas de manera íntegra y Primero de Enero, donde el brusco fenómeno causó la muerte de un ciudadano.

Que asociado a la tormenta subtropical Alberto, sobre Majagua caerían unos 230 milímetros, nadie lo hubiese imaginado, como tampoco en los poblados de Orlando González y Turiguanó o en los cayos Coco y Guillermo, con registros altos también que, de mantenerse podrían complicar la situación, sobre todo en una tierra que, aunque firme, se resiente en términos de humedad.

Tampoco supusieron los moronenses que, diez horas después de haber escampado, todavía en puntos como la rotonda de acceso a la ciudad, la circunvalación y varios repartos, el agua correría como si continuara lloviendo en ese instante.

Condiciones y experiencia para evacuar tiene el territorio. Lo mejor, sin embargo, será no tener que hacerlo, más allá del movimiento que de manera previsora realizó la defensa civil en Primero de Enero con un grupo de personas en Pablo y Sabanas Nuevas, para evitar cualquier incidente, en caso de continuar ascendiendo allí el nivel de las aguas.

Al atardecer de este domingo se continuaba precisando el alcance de daños, a los cuales tendrá acceso la prensa avileña, para inmediato conocimiento de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *