Se extiende la producción y venta de materiales de construcción

El programa de producción local y venta de materiales de construcción debe extenderse este año, en una primera etapa, a 423 Consejos Populares que tienen como mínimo mil viviendas, según se informó en la reciente asamblea anual del Ministerio de la Construcción.

Un objetivo esencial de la experiencia consiste en aprovechar el potencial de materias primas que poseen esas comunidades, y su aplicación constituye una de las soluciones a los aspectos negativos detectados en la XI Evaluación Nacional del citado plan, que abarcó desde septiembre a diciembre pasado.

Otro propósito en ese sentido es el incremento del cemento industrial, mediante la conversión de una parte del Portland 350, de alta resistencia, en el de bajo carbono LC-3, que incorpora arcilla calcinada y polvo de caliza.

El cemento de bajo carbono es una formulación novedosa desarrollada por un equipo técnico del Centro de Investigación y Desarrollo de Estructura y Materiales, de la Universidad Central Marta Abreu de las Villas, y del Instituto Federal de Tecnología de Lausana, Suiza.

Permite sustituir una buena parte del clinquer -uno de los componentes más costosos de ese renglón- por una combinación de arcilla calcinada, conocida como Metakaolin, y carbonato de calcio en forma de piedra caliza.

De acuerdo con los especialistas, posibilita triplicar los niveles actuales de sustitución de clinquer, que logra la industria de cemento en Cuba, para producir uno de similar resistencia y muy superior a la penetración de agentes como los cloruros, causantes de daños en la matriz de hormigón.

Con esa iniciativa, Cuba figura en la relación de países que buscan alternativas ecológicas para la producción de materiales de construcción.
También aparece en las proyecciones del programa el aumento de los moldes metálicos usados en la elaboración de tanques de hormigón con destino al envase de agua.

Igualmente, se prevé dar una atención prioritaria por los grupos de trabajo municipales y provinciales al Subprograma de calidad, a fin de solucionar problemas existentes, entre ellos, con la estética de los productos.

Solo en valores, las ventas en 2017 de materiales al Ministerio de Comercio Interior sobrepasaron los 320 millones de pesos, lo que constituyó el 98 por ciento del plan, en el cual influyeron por sus bajos resultados las provincias de Mayabeque, Granma y Santiago de Cuba.

(Tomado de Radio Angulo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *