Se aproximan dos lluvias de estrellas fugaces: las Líridas y las Eta Acuáridas

En los días próximos asistiremos a dos lluvias de estrellas fugaces: las Líridas y las Eta Acuáridas. Las estrellas fugaces se producen cuando pequeños fragmentos de un cometa (o meteoroides) caen en la atmósfera terrestre y se calcinan por la fricción con el aire creando así un resplandor luminoso. Los meteoros más comunes que observamos a simple vista los producen partículas de unos milímetros a unos centímetros de tamaño que se queman a unos 100 kilómetros de altura.
Líridas
Las Líridas tienen lugar desde el 16 al 25 de abril, aproximadamente, alcanzando su máxima actividad en la noche del 22 de abril, momento en el que podremos llegar a observar unas 20 estrellas fugaces por hora. Sus velocidades pueden alcanzar los 200.000 kilómetros por hora. Como su nombre indica, el radiante de esta lluvia de estrellas se encuentra en la brillante constelación de la Lira, cerca de Vega, su estrella más brillante. Pero no se necesita conocer esta constelación para observar los meteoros que pueden aparecer por cualquier lado de la bóveda celeste.
En la noche del 22 de abril la Luna estará en fase de cuarto creciente (la luna llena tendrá lugar el día 30). Como la Luna se pondrá de madrugada, la luz lunar no será un problema durante la segunda parte de la noche, que será óptima para observar los meteoros que contrastarán en un cielo bien oscuro.
Las Líridas están creadas por los fragmentos del Thatcher, un cometa de muy largo periodo: tarda 415 años en completar su órbita en torno al Sol.
Eta Acuáridas
Después de las Líridas llegan las Eta Acuáridas, que resultan visibles desde el 20 de abril hasta final de mayo, aproximadamente, alcanzando su máxima actividad en las noches en torno al día 6 de mayo, momento en el que podremos llegar a observar unos 30 meteoros por hora. Las Eta Acuáridas son aún más rápidas que las Líridas: sus velocidades pueden superar los 250.000 kilómetros por hora. El radiante de esta lluvia de estrellas se sitúa cerca de la estrella Eta de la constelación de Acuario. Al estar el radiante relativamente cerca del ecuador celeste, las Eta Acuáridas pueden observarse tanto desde el Hemisferio Norte como desde el Sur.
En las noches en torno al 6 de mayo la Luna estará en cuarto menguante, por lo que el momento más favorable para observar esta lluvia de meteoros será tras el crepúsculo, cuando la Luna aún no se haya levantado.
Trozos del cometa Halley
La Tierra atraviesa dos veces por año un anillo poblado por los fragmentos dejados por el famoso cometa periódico 1P/Halley que pasa por esta zona una vez cada 76 años. Por eso el Halley produce dos lluvias de estrellas: las Oriónidas visibles en octubre y las Eta Acuáridas visibles en las próximas semanas.

El Halley es el cometa más famoso y uno de los más brillantes. Recibió su nombre del astrónomo Edmund Halley, aunque éste no fue su descubridor pues el cometa se conocía desde la Antigüedad. Sin embargo fue Edmund Halley quien calculó su órbita en 1705 de acuerdo con la teoría de Newton, prediciendo el regreso del cometa para el año 1759. Halley murió en 1742 y no pudo presenciar la llegada del cometa en ese año. No obstante, el cometa fue recibido con gran expectación pues constituyó un triunfo espectacular de la teoría de la gravitación de Newton.

El último paso por el perihelio del cometa Halley se produjo el 9 de febrero de 1986. En esa ocasión la nave espacial Giotto enviada por la Agencia Espacial Europea (ESA) se acercó al cometa y observó de cerca su núcleo en forma de cacahuete que tiene un tamaño de unos 8 x 8 x 15 kilómetros. La próxima visita del Halley se producirá en el año 2061.
Tomado de elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *