Rinden tributo a las víctimas de la Masacre de Cassinga

El primer vicepresidente de Cuba Salvador Valdés Mesa, y su homólogo de Namibia, Nangolo Mbumba, encabezarón el acto nacional por el aniversario 40 de la Masacre de Cassinga.

Durante la ceremonia, el Jefe del Estado Mayor General de las FAR,  General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, hizo un recuento de la vil actuación de las tropas sudafricanas y destacó la desiciva acción de los internacionalistas cubanos en la preservación de la vida a las pocas personas que escaparon del genocidio

La sala Universal de las FAR fue la sede del tributo a los más de 600 niños, mujeres y hombres que fueron masacrados en un campamento de refugiados namibios en la localidad angoleña por las fuerzas del régimen racista del apartheid en 1978.

Testigos relataron cómo los aviones sudafricanos bombardearon y dispararon sin piedad a los civiles, preparando el escenario para que poco después más de 500 paracaidistas fueran lanzados desde naves del tipo Hércules C-130, de fabricación norteamericana.

Los sobrevivientes fueron traídos a Cuba a estudiar

Los primeros comandos bloquearon las entradas y salidas de Cassinga, mientras el resto de la tropa daba caza a los sobrevivientes, incluidos madres con sus bebés en brazos, mujeres embarazadas, ancianos y niños.

La actuación cubana en Cassinga, que se suma a las páginas de heroísmo y solidaridad de la Mayor de las Antillas en África, contribuyó a salvar la vida de los refugiados heridos y de muchos sobrevivientes escondidos en bosques cercanos.

La mayoría de los niños que escaparon de la masacre y otros cientos de muchachos que habitaban en el sur de Angola fueron traídos a Cuba y con ellos se fundó la primera escuela de la Swapo (Organización del Pueblo de África Sudoccidental), en la Isla de la Juventud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *