Retos del nuevo Congreso de Colombia

Este 20 de julio se instituye el nuevo Congreso colombiano

Los diputados y senadores electos el pasado 11 de marzo, en total 280, asumen sus curules para un nuevo período legislativo de 4 años.
En esos comicios, resultó Álvaro Uribe el senador más votado, con unos 800 mil votos, por lo que desde entonces comenzó a vaticinarse que podría erigirse como presidente del de la Cámara Alta, la más importante e influyente, que por tradición es un cargo que asume el parlamentario con mayor respaldo popular.
Luego del triunfo de su heredero político en la presidencia, Iván Duque, y ante la sospecha de que Uribe podría hacerse con el legislativo, se auguraba una peligrosa centralización de poderes en el país, incluso se manejaba la figura simbólica de que fuera Uribe quien pusiera la banda presidencial a Duque.

Uribe declinó asumir la presidencia del Congreso de Colombia

Solo que hace 3 días, el expresidente y líder del ultraderechista partido Centro Democrático declinó la propuesta de asumir la presidencia del congreso. Habló de dar pasos a «nuevos liderazgos».
Quizás para intentar echar por tierra la tesis de que en Colombia ha vuelto a mandar Uribe y que sus correligionarios, así como el futuro presidente en acción es autónomo. Pero tal tesis en construcción se desvanece si se analiza el recién nombrado gabinete del señor Duque. Como primera característica alarmante, casi todos vienen del sector privado, tanto en su formación profesional como en su desempeño anterior, eso deja mucho que desear en el ámbito de políticas públicas, gente que no tiene nada que ver con las mayorías y sí con lo jugosamente rentable de las corporaciones.

Los ministros son exfuncionarios de gobiernos de Álvaro Uribe Vélez

Y para más evidencia de cuán atado de manos está el jefe de estado electo, en los puestos claves para el gobierno, los nombrados han sido en el pasado ministros o funcionarios cercanos al mismísimo Uribe. Rostros muy conocidos y sobre los que ya se sabe qué dan en materia de gestión gubernamental.
Eso sí, Duque cumplió con la prometida paridad de género y tiene varias féminas en carteras de peso. Por solo citar dos ejemplos ilustrativos de lo que se avecina en el nuevo ejecutivo: el nombrado ministro de defensa, viene de dirigir la Federación Nacional de Comerciantes, ya podemos prever cierta mercantilización de la defensa nacional en un país en el que la guerra ha sido por décadas un negocio millonario.
Y como canciller, se ha elegido a un exrepresentante permanente de Colombia en la OEA, un defensor de la polémica y manipulada Carta Democrática de esta institución multilateral.

Retos del Congreso Colombiano

Volviendo al congreso que asume este viernes , aun hay incertidumbres sobre las mayorías. Toda la semana los partidos han estado reunidos, intentando repartirse el pastel, dígase presidencia de comisiones y funciones de peso y hasta hoy no ha habido consenso. Incluso, han surgido alianzas de último minuto, como es el caso de Cambio Radical y el Partido de la U, que ponen en jaque la pretendida mayoría de la fuerza en el poder, Centro Democrático. Este nuevo parlamento tiene dos grandes temas por delante: la implementación de los acuerdos de paz y el proyecto económico del país. Y el primero ya sabemos que es el que cuenta con las de perder.
Pues con los truenos actuales, lo pactado en La Habana va camino a desmoronarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *