Patrocinadores de la mafia anticubana son responsables del derrumbre del puente en Miami

El colapso del puente peatonal de la calle 8 de Miami, saca a relucir el antro de corrupción, favoritismos y clientelismo político que irradia la mafia cubanoamericana enquistada en la urbe.

Resulta que la constructora del puente fue la empresa perteneciente a la familia Munilla, de origen cubano, generosa contribuyente a las campañas políticas del Condado, a las carreras congresionales de Marco Rubio y Mario Díaz-Balart y a las acciones subversivas contra nuestro país.
Díaz Balart se considera amigo de esa familia, tras el fatal accidente, aseguró que los hermanos Munilla “están muy involucrados en la causa de una Cuba libre, un asunto muy importante para Él.

La familia Munilla ha sido favorecida con varias licitaciones

La constructora ha sido favorecida en las licitaciones para la edificación de importantes obras en Miami y acusada más de una vez por malas prácticas comerciales.

Derrumbe de puente en Miami.
Derrumbe de puente en Miami. Foto El Clarín

Las ganancias millonarias obtenidas con el favor de sus aliados políticos se traducen en una permanente contribución de dinero a las campañas políticas de sus mentores.
Parece que los Munilla aprendieron bien del refrán cubano de la neocolonia relacionado con la corrupción gubernamental: Tiburón se baña, pero salpica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *