Relación Familia-Escuela: pilar en la formación de las nuevas generaciones

La relación Familia-Escuela genera en estos tiempos muchos debates y polémicas. El vínculo entre la escuela y los padres, debe basarse en el respeto mútuo y el profesionalismo. Desafortunadamente NO siempre sucede así, porque hay casos que han terminado en actitudes violentas. A ese sensible tema social se aproxima el segmento Cubadice.

La educación debe garantizar un conjunto de experiencias que apoyen y complementen las vivencias familiares

Una buena interacción entre la escuela y la familia, ofrece al niño/a una imagen de acercamiento y relación entre las personas que se ocupan de su cuidado y otorga al ámbito escolar un carácter de familiaridad y seguridad.

Familia y escuela deben actuar al unísono para satisfacer las necesidades que expresa y manifiesta el pequeño. Paulatinamente, introducir y potenciar el desarrollo de la adquisición de hábitos hacia la progresiva autonomía personal.

Una buena relación entre la familia y la escuela es esencial para el buen aprendizaje de los niños
Una buena relación entre la familia y la escuela es esencial para el buen aprendizaje de los niños. Foto Radio Coco

La educación debe garantizar un conjunto de experiencias que apoyen y complementen las vivencias familiares, nunca sustitutivas de las que recibe en la familia, con el objeto de lograr un pleno desarrollo de las capacidades del niño/a.

Los objetivos que nos planteamos a la hora de entablar relación con las familias han sido el fomentar y mantener un clima cálido y acogedor, de confianza y respeto. Hacer partícipes a los padres para que se sientan parte viva de la Comunidad Escolar y compartir información y experiencias que ayuden mutuamente en la intervención educativa.

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

4 comentarios sobre “Relación Familia-Escuela: pilar en la formación de las nuevas generaciones

  • el 6 febrero, 2018 a las 3:48 pm
    Permalink

    Los maestros nos sentimos muy dolidos por lo dicho por Wilmer en el NTV porque esa no es la realidad cubana.Los educadores somos muy sacrificados y si en algunos lugares suceden cosas como las que se mencionan no es en la mayoría.

    Respuesta
  • el 7 febrero, 2018 a las 8:06 am
    Permalink

    Qué pena que se asuma de manera general fallas que sabemos que existen en el sector educacional pero que no rebasan el 1% de la población docente ni escolar. Nuestro país tiene el privilegio de contar con maestros responsables, inteligentes y sobre odas las cosas altruistas que son capaces ante todas las cosas de hacer cualquier sacrificio para lograr el crecimiento y el éxito de cada estudiante.Mientras se generaliza por la televisión que el sector está plagado de docentes irresponsables y deshonestos los maestros y estudiantes se preparan para enfrentar un ejercicio que va a hablar de la calidad conque educamos, el ERCE. Independientemente de todo lo que se diga es bien difícil encontrar una escuela cerrada, un niño sin recibir clases, o una escuela sin estructura de dirección, eso lo debemos fundamentalmente al compromiso de los revolucionarios de avanzada que son los MAESTROS, por eso nos duele que se hable de manera general cuando realmente los casos que se mencionan en el artículo de Wilmer en el NTV del lunes 5, deben ser excepciones. Como decía el apóstol: el sol tiene luz y tiene manchas, los agradecidos ven la luz, los desagradecidos solo ven las manchas.

    Respuesta
  • el 7 febrero, 2018 a las 4:22 pm
    Permalink

    El problema no es la escuela es la familia que estamos educando y que un día uno de sus miembros puede ser maestro de otras generaciones y si el estado no toma acciones concretas con la deforme educación que están dando muchas familias, no hay que esperar mucho ya tenemos los primeros resultados, indisciplinas, incultura, violencia, falta de respeto al derecho ajeno, a la sociedad, al estado, vulgaridad, indolencia, pérdida de valores etc. De nada valen los inmensos recursos que invierte el estado cubano en educación, si cuando ese estudiante llega a la casa es un caos total y los miembros de esa familia son vulgares, antisociales, irrespetuosos, y de mala conducta de forma general. Entonces el niño aprende más de lo de la familia que de la escuela. La escuela ayuda a mejorar la formación, pero esta es imposible si la familia es totalmente contraria a los valores que enseñan en la escuela. Repito el problema fundamental está en el desorden familiar que existe hoy en nuestro país y es el estado a través de leyes, de seguimiento y chequeo en el comportamiento de las familias el que puede hacer revertir esta situación.

    Respuesta
  • el 15 febrero, 2018 a las 10:14 pm
    Permalink

    Hola, saludos a Ud Yamilet. Ahora es que leo su comentario. Si puede volver a ver el comentario trasmitido por el NTV se percatará que lo mismo que Ud. dice es lo que comento. A continuación le presento dos fragmentos del comentario donde hablo del sacrificio de la mayoría de los maestros cubanos y cito: “Sabemos que no todos nuestros maestros son agresivos ni emplean métodos antipedagógicos para educar… También es cierto que la mayoría de los profesores son sacrificados, y muy profesionales, pero se han dado hechos de humillación, burla y hasta de violencia física de los maestros hacia los alumnos”. Seguidamente digo: “También están los educadores que le piden a los padres o a los mismos estudiantes regalos y hasta dinero para mejorar las calificaciones de los alumnos, o simplemente para tratarlos de forma privilegiada en el aula… Repito, no es este un fenómeno generalizado, pero si sucede en Cuba”. Por lo tanto ni generalizo ni digo que nuestras escuelas están plagadas de docentes irresponsables, esas palabras son suyas, no mías. No se trata de ver manchas o luces Yamilet, se trata de criterios reales sostenidos en casos específicos que nos llegan por cartas, llamadas telefónicas o denuncias antes los tribunales de hechos, que por respeto no menciono en el comentario, pero que si se he puesto a conocimiento de los niveles correspondientes. Solo me refiero a un fenómeno que existe, aunque sea en minoría pero existe. Por oficio me corresponde verlo todo: las luces y las sombras. Gracias a Ud. por ser del grupo mayoritario de los maestros dignos, de esos que me educaron, formaron y de los que vivo agradecido, pero lamentablemente hay hechos, que les reitero conozco, que empañan el sacrificio y el esfuerzo de muchos. Saludos, Wilmer

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + ocho =