Menú

¿Refleja el proyecto de Carta Magna el despegue que precisa la economía cubana?

¿Refleja el proyecto de Carta Magna el despegue que precisa la economía cubana?

Un tema recurrente por estos días es la consulta popular y el texto constitucional. Hasta los más escépticos se han visto en medio de algún que otro debate sobre este asunto. Nadie puede sustraerse de formar parte de la construcción colectiva de un documento que marcará el futuro de la isla.

El título dos del proyecto está dedicado a los fundamentos económicos de la nación. No es fortuito. Indica la preponderancia de éste acápite para el desarrollo cubano.

Alguno de sus artículos han generado opiniones, muchos se preguntan: ¿cuáles son los medios fundamentales de producción?, por qué establecer límites a la concentración de la propiedad?, por qué es la empresa estatal el sujeto principal de la economía, ¿es el trabajo verdaderamente la fuente principal de ingresos ?

Sería imposible y hasta arrogante intentar responder a tantas cuestiones, sin embargo, les invito a una rápida mirada a conceptos esenciales.

En principio, el proyecto en discusión reconoce la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, lo cual a juicio de entendidos define la naturaleza de todo sistema socioeconómico, dicho de otro modo: la forma de propiedad dominante determina elementos esenciales en materia económica, de ahí parten, entonces, los principios que sustentan la economía en la isla.

Igualmente, el proyecto suscribe la dirección planificada de la economía como un componente básico, pero suma el reconocimiento del mercado como un elemento novedoso y que marcha en consonancia con los cambios que en este campo se han generado en el país.

Es imposible una economía hoy sin atender las leyes del mercado, o sea, sin tomar en cuenta la oferta y la demanda. Se listan también diversas formas de propiedad entre las que se incluye la propiedad privada y la coexistencia de éstas condiciona el camino para las transformaciones que se generarán en la economía.

Ahora bien, se define con claridad absoluta que la empresa estatal es el sujeto principal de la economía y se le reconoce su autonomía. Y es ésta el actor principal, no por ser mayoría sino por el peso de su aporte al producto interno bruto.

Ciertamente hoy crecen las formas no estatales, con una amplia oferta sobre todo de servicios pero conceder a la empresa estatal su justo lugar en la economía, es vital. Y he aquí un elemento importante.

Las transformaciones que ya se generan al sistema empresarial transitan ése camino. Que aún no son suficientes?, eso es real, pero para conseguir la tan llevada y traída autonomía se necesita en principio generar riquezas

Buscar, no solo la eficiencia y el incremento de la productivida, sino involucrar a los trabajadores en el proceso, hacerlos parte de la toma de decisiones y en consecuencia, de los resultados. Es el camino para que el trabajo sea realmente la fuente principal de ingresos, como dice el proyecto de Carta Magna.

Los fundamentos económicos del proyecto de constitución son el respaldo legal para el despegue que precisa la economía cubana, de ahí que el criterio suyo, el de todos, cuente, para construir ese país que tal y como expresa el proyecto de ley de leyes, sea un estado organizado con todos y para el bien de todos.

2 Comentarios

  1. José Luis Amador

    Acerca de este comentario nombrado “Rápida Mirada a Conceptos Esenciales de nuestra Constitución”, del 5 de octubre del 2018, que tiene relación con otro comentario que escribí a raíz de la visita de nuestro vice-presidente Dr. Morales Ojeda a la CUJAE, donde expresaba que pienso que es imprescindible que se haga hincapié en contactar con esos departamentos cubanos de Mantenimiento en nuestras Universidades, que tienen en su plantilla muchos doctores en la especialidad de Mantenimiento para que asesoren a los Ministerios o influyan definitivamente pronto y de una forma real y concreta en el país para poder encausar el problema del Mantenimiento Preventivo Planificado en todo el país (que no es el correctivo de las miles de roturas diarias mecánico-eléctricas y civiles y que no es el de las costosas reparaciones capitales que hay que hacer cuando ya no sirve nada).

    En el mismo comentario planteaba que era de criterio que es bueno hacer notar que el cincuentenario problema de nuestra ineficiencia, tiene mucho que ver con la no aplicación en el país de una forma sistemática y planificada del ya nombrado Mantenimiento Preventivo Planificado mecánico-eléctrico-civil y del súper-necesario ahorro de recursos con ideas de profesionales (ingenieros con experiencia). Puedo decirles al autor o a los autores de este artículo que llevo unos 40 años abogando por la implementación del Mantenimiento Preventivo mecánico – eléctrico – civil, como ingeniero eléctrico que soy, y unos 12 años luchando infructuosamente de que se ahorro energía, agua, combustible y otros recursos en el INRH, siempre tratando de ayudar al país con “granitos de arena” desde mi profesión, que la Revolución me dio desde el año 1967 al 1972 en la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas. Puedo decirles, para conocimiento de ustedes, que solamente por recursos energéticos se pierden en el país no menos de 93 millones de dólares al año solamente en un solo organismo, de acuerdo con estudios matemáticos y de mucha investigación que he estado haciendo desde el 2006.

    Expresaba en ese mismo comentario que parece que como soy yo solo clamando, siempre he recibido oídos sordos y muy poco apoyo en todos las Empresas en que he trabajado y a los Ministerios a los que me dirigido. He recibido apoyo de los obreros calificados, pero cero apoyo de los jefes. Debemos priorizar muchas cosas en el país, sin embargo, para mi experimentado criterio sufrido en carne propia, esta actividad del MPP debe ser la primera en priorizar.

    Desde que empezaron los aportes a la Constitución, llevo emitiendo criterios en todos los lugares que me es posible y por escrito, acerca de que debe haber modificaciones en los artículos en la Constitución, procurando también que se refieran al cuidado de los medios de producción estatales y no estatales del país (como en los artículos 13, 17, 86, 91, 92, 132, 139, 157, 186 y 194), sugiriendo además (y reitero que esto debe ser con apuro) que se hagan y se apliquen normas actualizadas y con los pies en la tierra cubana para la implementación del ahorro de recursos de todo tipo (energía, agua, combustibles, etc.) y leyes rígidas bien controladas que le pongan fin al deterioro sistemático de los medios de producción de nuestras empresas estatales socialistas y que para ello se usen correcta y finalmente a los ingenieros y técnicos revolucionarios y obreros calificados necesarios para implementar esto sin demora.

    Felicito al compañero o a los compañeros que publicaron este comentario. Me entristece ver la cantidad de nuevas inversiones casi a diario que se hacen en un país donde no hay cultura de mantenimiento y sí mucho rechazo a los pocos profesionales revolucionarios cubanos en las Universidades y en algunas empresas que se empeñan en que se haga. Hay que ver en Internet la literatura actual que existe hablando a favor de la necesidad del Mantenimiento (demostrado con números que es siempre lo correcto, no con muelas).

    Si desean conocer un poco de abrumadores ejemplos vividos o conocidos por mí, mis coordenadas son:
    MsC. Ing. José Luis Amador Vilariño,
    Dirección: San José No. 741, Camagüey
    E-mail: jlamador48@nauta.cu
    Teléfono: 032-297339.

    Responder
  2. José Luis Amador

    Cra. Roxana, acerca del pasado comentario nombrado “Rápida Mirada a Conceptos Esenciales …”, del 5 de octubre del 2018, y de su comentario “¿Refleja el proyecto de Carta Magna el despegue que precisa la economía cubana?” de la misma fecha, hubimos de enviarle un comentario relacionado con el problema del Mantenimiento Preventivo Planificado en todo el país (en el que le aclaraba que no estaba hablando de las acciones correctivas de las miles de roturas diarias mecánico-eléctricas y civiles y que no estaba hablando de las costosas reparaciones capitales que hay que hacer cuando ya no sirve nada). En ese comentario planteaba que era de criterio que es bueno hacer notar que el cincuentenario problema de nuestra ineficiencia, tiene mucho que ver (estoy seguro) con la no aplicación en el país de una forma sistemática y planificada del ya nombrado Mantenimiento Preventivo Planificado mecánico-eléctrico-civil y del súper-necesario ahorro de recursos con ideas de profesionales (ingenieros con experiencia). Reitero que puedo decirles que llevo unos 40 años abogando por la implementación del Mantenimiento Preventivo mecánico – eléctrico – civil, como ingeniero eléctrico que soy, y unos 12 años luchando infructuosamente de que se ahorre energía, agua, combustible y otros recursos en el INRH, siempre tratando de ayudar al país. Le reitero y puedo decirles, que solamente por recursos energéticos se pierden en el país no menos de 93 millones de dólares al año solamente en un solo organismo, de acuerdo con estudios matemáticos y de mucha investigación que he estado haciendo desde el 2006. Decía en ese mismo comentario que parece que como soy yo solo clamando, siempre he recibido oídos sordos y muy poco apoyo en todos las Empresas en que he trabajado y a los Ministerios a los que me dirigido. Siempre he recibido apoyo de los obreros calificados, pero cero apoyo de los jefes. Debemos priorizar muchas cosas en el país, sin embargo, para mi experimentado criterio sufrido en carne propia, esta actividad del MPP debe ser la primera en priorizar. También le hablaba de los departamentos de Mantenimiento que existen en nuestras Universidades cubanas pero que lamentablemente no inciden en la vida técnica real de los organismos estatales como deben hacerlo (que por supuesto son la mayoría).

    El día viernes 26 de octubre escuchaba su comentario acerca de las inversiones extranjeras en Cuba. Igualmente me preocupa lo anterior, que me parece que no se van a organizar por los ministerios correspondientes cubanos la necesidad del Mantenimiento Preventivo Planificado. Roxana las cosas no se pueden resolver con los innovadores solamente. Primero hay que aplicar lo establecido en el mundo hace más de cien años atrás, cosas que solamente se aprenden en la Universidad por los estudiantes de ingeniería en las carreras de Mecánica, Electricidad (y otras) y que no son teóricas, sino prácticas. Esto de teóricas es como ya lamentable y comúnmente en Cuba se le dice a estos conocimientos universitarios, que se aprenden en las aulas después del segundo o tercer año de la carrera.

    Te decía anteriormente en el comentario anterior que desde que empezaron los aportes a la Constitución, llevo emitiendo criterios acerca de que debe haber modificaciones en los artículos en la Constitución, procurando también que se refieran al cuidado de los medios de producción estatales y no estatales del país (como en los artículos 13, 17, 86, 91, 92, 132, 139, 157, 186 y 194), y sugería además (y reitero que esto debe ser con apuro) que se hagan y se apliquen normas actualizadas y con los pies en la tierra cubana para la implementación del ahorro de recursos de todo tipo (energía, agua, combustibles, etc.) y leyes rígidas bien controladas que le pongan fin al deterioro sistemático de los medios de producción de nuestras empresas estatales socialistas y que para ello se usen correcta y finalmente a los ingenieros y técnicos revolucionarios y obreros calificados necesarios para implementar esto sin demora.

    Finalizaba el artículo anterior diciendo que me entristece ver la cantidad de nuevas inversiones casi a diario que se hacen en un país donde no hay cultura de mantenimiento en nuestros tradicionales “cuadros” y sí mucho rechazo a los pocos profesionales revolucionarios cubanos en las Universidades y en algunas empresas que se empeñan en que se haga. Pienso que las obsoletas escuelas de cuadros deben reaccionar ante esta realidad que tanto ha dañado a nuestro país y por tanto tiempo.

    Reitero que hay que ver en Internet la literatura actual que existe hablando a favor de la “necesidad del Mantenimiento” donde se demostraba en cada artículo, con análisis económicos, que es necesario hacerlo. Además nuestra ineficiencia también lo demuestra, pues no se implementa de manera sistemática y priorizada por la mayoría de los organismos estatales cubanos.

    Le repito mis coordenadas:

    MsC. Ing. José Luis Amador Vilariño,
    Dirección: San José No. 741, Camagüey
    E-mail: jlamador48@nauta.cu
    Teléfono: 032-297339.

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *