Menú

¿Qué es El “Habeas corpus”?

¿Qué es El “Habeas corpus”?

Lo acaban de ver ustedes, ya es un hecho. Con 6 votos a favor y 5 en contra, el Supremo Tribunal Federal de Brasil negó el recurso de habeas corpus que había sido presentado por Lula da Silva para apelar estando en libertad, la condena de 12 años por la supuesta comisión de hechos que tipifican los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero dentro de la trama de Petrobras. En términos prácticos. ¿Esto qué significa?

Que el tribunal ordena a Lula comenzar a cumplir su pena de prisión, luego de que fue ratificada en la segunda instancia por el Tribunal Regional de Porto Alegre. Recuerden, el centro de la discusión de ayer, estaba en si era legal o no, ordenar la prisión cuando a Lula aún le quedan dos instancias superiores para apelar. 6 jueces apuntaron que ponerlo en prisión no constituye ninguna violación a la ley y por el contrario, según ellos, agiliza el proceso judicial, reduce la impunidad y respeta el derecho a la presunción de inocencia.
La mirada, inevitablemente, nos conduce hacia ese Tribunal y hacia sus jueces. Y aquí quiero detenerme.

El Supremo Tribunal Federal es el más alto órgano del Poder Judicial de Brasil, tiene una historia muy larga que se remonta a la llegada de la Casa Real Portuguesa a Brasil.
Desde esos tiempos arrastra hasta hoy, el criterio bastante extendido de ser un Tribunal influido políticamente, en no pocas ocasiones, por la coyuntura política del momento.
¿Quiénes lo presiden? Nada menos que 11 jueces, conocidos también como Ministros. ¿Cómo llegan a estos puestos? No hay envío de listas por parte de ninguna entidad, no hay propuestas, no existen consultas, estos jueces son elegidos directamente por el presidente de la República y aprobados por el Senado.

Sus sueldos están entre los más altos en ese país – aproximadamente diez veces mayores que el salario mínimo y muchas veces por encima del límite legal – y se dice que solo son superados por los del Presidente y el Vicepresidente. Es más que evidente a que clase social pertenecen y qué intereses defienden y reflejan en sus decisiones.
Lula fue condenado en julio de 2017 a una pena de nueve años y medio de cárcel. Un tribunal de segunda instancia de Porto Alegre aumentó la pena a 12 años y un mes de prisión. En la sentencia, se abrió además la puerta para que Lula pudiera ser encarcelado una vez que su defensa agotara los recursos en la segunda instancia, lo que fue rechazado.

Los abogados del ex presidente, sin embargo, intentan presentar nuevas objeciones para evitar el cierre del caso en segunda instancia.
Además la defensa de Lula presentó el recurso extraordinario de “Habeas corpus” para evitar que fuese encarcelado después de la segunda instancia, es decir, antes de que el proceso haya pasado por todas las instancias judiciales posibles. Usted se preguntará. ¿Qué es El “Habeas corpus”? Es un recurso de urgencia previsto por la Constitución que la defensa de una persona presenta para evitar una prisión que considera ilegal.

Como hasta ahora no existe orden de arresto contra Lula, ese recurso era calificado como un “Habeas corpus preventivo”. ¿Qué puede pasar ahora? La defensa de Lula tiene la posibilidad de volver a presentar un nuevo recurso de “Habeas corpus” para evitar el encarcelamiento en último minuto, cuando ya exista una orden de arresto, o para ponerlo fuera de la cárcel hasta el final del juicio.
Es muy complicado el entramado legal, sin embargo ahí no está el fondo del asunto. Los verdaderos resortes de todo, están en la candidatura presidencial de Lula. Recuerden que las elecciones están previstas para el 7 de octubre. Todas las encuestas, sin excepción, apuntan hacia él, como favorito, con un margen bien amplio. Incluso ante la posibilidad de un balotaje o segunda vuelta, igualmente las encuestas dicen que saldría Lula electo Presidente. La llamada ley de “Ficha Limpia” o “Expediente Limpio”, le impediría ser candidato debido a su condena.

Leyes, procedimientos, magistrados y supuesta justicia están contra un candidato de izquierda, un hombre revolucionario y un proyecto que apuesta por la mayoría. Los hechos dirán la última palabra.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *