Menú

Cuba perfecciona y eleva producción de inyectables

Cuba perfecciona y eleva producción de inyectables
Por: Mylenys Torres

 Antes, durante y después de las tensiones financieras enfrentadas en el 2017 para la producción de medicamentos en Cuba, los inyectables han estado en el centro de las prioridades.

Así lo confirma a CubaTV el Director General de Laboratorios AICA, perteneciente al Grupo Empresarial Biocubafarma MSc. Antonio Vallín.

Así las cosas se ha garantizado la existencia de alternativas terapéuticas y estabilidad de ámpulas y ampolletas de más de ciento sesenta fármacos en los hospitales y policlínicos del sistema nacional de salud.

Téngase en cuenta que en estas instalaciones del oeste de La Habana se materializa la fabricación anualmente de más de setenta millones de unidades físicas inyectables, lo cual representa todo lo que demanda la población cubana.

Pero independientemente del respaldo económico imprescindible para sostener este flujo productivo, sobresale la organización del trabajo de los más de mil seiscientos trabajadores de la industria.

Se habla de un adecuado vínculo con la producción de embalajes, una capacitación constante para el desarrollo de nuevas habilidades en los diferentes puestos de labor, y un salario por encima del que percibe la mayoría de los cubanos vinculados al sector estatal.

Según el joven tecnólogo Alain Herrada el colectivo está interesado en que las producciones salgan con calidad y por eso en la entidad existe una plantilla estable y con sentido de pertenencia.

Para lograr ese ambiente hay que implementar un riguroso sistema de control de la calidad, que asegure un resultado confiable y eficaz. Según el Director de Calidad de Laboratorios AICA, una inyección va directamente al torrente sanguíneo y un descuido cuesta la vida de uno o de más pacientes.

Por eso la Licenciada Marilín Pérez ofrece tan exhaustiva explicación cuando indagamos acerca de todos los pasos que se dan en su laboratorio para comprobar la correcta formulación del principio activo que propiciará la fabricación, a gran escala de los diferentes fármacos.

El Jefe de la Planta de Producción Dixan Lorence es categórico cuando dice que aquí nada puede fallar. Y por eso- agrega- está al tanto de cada detalle desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche al mando de las labores de los dos turnos de trabajo.

Recorrer las diferentes áreas de la instalación farmacéutica es asombrarse desde con las máquinas que toman fotos para detectar posibles partículas en las ámpulas hasta con la detenimiento que se revisa también de forma manual cada ámpula, su llenado y etiquetado correctos.

Esta estabilidad productiva, avalada por las más estrictas normas ISO, permite pensar en necesarias inversiones, en posibles niveles de exportación y en nuevos retos.

También a esta empresa del Grupo Biocubafarma le corresponde la producción de colirios, anestésicos dentales y citostáticos, y sus registros también van en ascenso. Pero por lo pronto satisface saber que los inyectables que alivian o salvan a los cubanos están garantizados.

1 comentario

  1. monica

    muy buen reportaje

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *