Menú

¿Por qué 2019 es el Año Internacional de la Tabla Periódica?

¿Por qué 2019 es el Año Internacional de la Tabla Periódica?

La tabla periódica más grande del mundo se encuentra en la fachada de la Facultad de Química  de la Universidad de Murcia, en España. Hablamos de una iniciativa a la que se hace referencia por estos días en medios digitales de todo el mundo para llamar la atención sobre una herramienta crucial para la Química y también para disciplinas, como la Física y la Biología.

Fachada de la Facultad de Química. Universidad de Murcia, España

Fachada de la Facultad de Química. Universidad de Murcia, España. Foto: Internet

A mediados del siglo XIX  ya se conocían unos 63 elementos, pero los científicos no se ponían de acuerdo sobre el modo de ordenarlos. Por eso, tuvo lugar en 1860 el primer Congreso Internacional de Químicos, en Alemania.

Luego de ese encuentro, algunos participantes intentaron agrupar los elementos, aunque con anterioridad, científicos como John Dalton y John Newlands habían ensayado sus propias alternativas

Si existieron diversas propuestas… ¿por qué trascendió la de Dmitri Mendeléyev?

Lo interesante de su idea fue que al ordenar los elementos teniendo en cuenta masa atómica y características comunes, el científico ruso dejó espacios vacíos. Y es que Mendeléyev hizo predicciones sobre las propiedades de elementos que no se habían descubierto aun en 1869, como es el caso del Galio que apareció hacia 1875. Por eso, la tabla se ha enriquecido con el paso del tiempo hasta llegar a la que conocemos hoy.

¿Cómo se añade en la actualidad un nuevo elemento a la tabla periódica? ¿Qué condiciones debe cumplir en cuanto al nombre?

La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada tiene la responsabilidad de aprobar los cambios a partir de ciertas condiciones.

Por ejemplo, el nombre de un elemento debe aludir a un concepto mitológico, una región geográfica o a un científico. Así ocurrió en 2016, cuando se introdujeron cuatro nuevos elementos, entre ellos el Moscovio que hace referencia a la capital de Rusia y el Oganesón, en homenaje al físico nuclear ruso Yuri Oganessian. Otro dato llamativo es el hecho de que en 1955 se nombró Mendelevio al elemento de número atómico 101, en honor al químico que nos legó uno de los símbolos más preciados y útiles de la ciencia.

El próximo 29 de enero en París tendrá lugar la ceremonia oficial de apertura y nombramiento del 2019 como Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *