Contribuir a la transformación de la matriz energética en Cuba es prioridad en Pinar del Río, donde extienden el empleo de energías renovables en aras del empeño nacional de generar el 24 por ciento de la electricidad mediante esas fuentes en 2030.

El mayor desarrollo en ese campo en el territorio se reporta en la construcción y explotación de los biodigestores y en la edificación de parques solares fotovoltaicos.

Con el propósito de aumentar las entregas al Sistema Electroenergético Nacional, están próximos a concluir en Vueltabajo tres nuevos emplazamientos, radicados en Paso Real de San Diego, en Los Palacios, el poblado de Cortés, en Sandino y Santa María, comunidad de San Luis, los cuales tendrán una generación de 2, 2 MegaWatt/ pico (MWp).

Los enclaves otorgarán mayor capacidad de generación al occidental territorio, permitirán reducir la dependencia de los combustibles fósiles y producir energía limpia en esas zonas de la geografía pinareña.

Por cada MegaWatt instalado en un parque solar se ahorran 390 toneladas (t) de combustible y se dejan de emitir más de mil 200 t de dióxido de carbono a la atmósfera, según directivos de la delegación provincial de Cubasolar.

Parque solar fotovoltáico. Foto: Arelys María Echevarría / ACN
Parque solar fotovoltáico. Foto: Arelys María Echevarría / ACN

Entre las proyecciones para este año figura la construcción de un parque de 4,4 MegaWatt, cercano al poblado de Dimas, en tanto se efectuaron indagaciones de pre-factibilidad en otras cinco áreas del territorio.

El primero de los sistemas montados en esta región en 2015 alcanzó los tres GigaWatt, y permitió suministrar energía a los pozos de la urbe y a cerca de ocho mil consumidores.

Los módulos empleados en los emplazamientos son fabricados por la Empresa de Componentes Electrónicos Ernesto Che Guevara, radicada en esta ciudad, e inaugurada por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el ocho de octubre de 1987.

En menor cuantía, en Pinar del Río son explotadas otras fuentes como la eólica, con más de dos centenares de molinos de viento, los cuales benefician a la ganadería, fundamentalmente, y se reporta, además, la existencia de siete minihidroeléctricas.

Hasta el 2012 las instalaciones existentes en la mayor de las Antillas no alcanzaban los tres MegaWatt de potencia fotovoltaica y estaban diseminadas básicamente en alrededor de nueve mil pequeños sistemas situados en lugares remotos, distribuidos en consultorios médicos, escuelas rurales, viviendas y salas de video.

El incremento de la matriz energética nacional basada en las fuentes renovables de energía, es una de las prioridades del país, sustentada en los documentos rectores emanados del VII Congreso del Partido (Tomado de Agencia Cubana de Noticias).