Menú

Periplo de un motociclista solitario ruso en Cuba

Periplo de un motociclista solitario ruso en Cuba

Por Esther Liliam

El motociclista solitario ruso Oleg Jaritonov, quien ya recorrió 142 mil kilómetros por diversos continentes, alista un periplo por Cuba para honrar al líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, y a Ernesto Che Guevara.

“Partiré desde La Habana hacia Santiago de Cuba, en medio de la ruta visitaré el monumento de Che Guevara en Santa Clara, y después llegaré hasta el cementerio donde está la roca que conserva las cenizas de Fidel Castro”, dijo Jaritonov a Prensa Latina en la sede de la embajada de su país.

Las declaraciones tuvieron lugar tras un encuentro del viajero solitario y Ernesto Guevara March –hijo del Che y también motociclista- con el embajador de Moscú ante La Habana, Mijail Kaminyn, junto a quien apreciaron en esa legación diplomática una exposición sobre la colaboración entre Rusia y Cuba en materia de transporte.

El motociclista de 49 años inició su primer periplo en Rusia en agosto de 2014 y ya recorrió Europa, países surasiáticos, África, Suramérica y llegó el 26 de diciembre a la sureña provincia cubana de Cienfuegos procedente de Jamaica a bordo de un barco velero, desde donde partió hacia la capital de la mayor de las Antillas.

La ruta cubana incluye a La Habana, Cienfuegos, Santa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey y Santiago de Cuba, ciudades en las que sostendrá encuentros con la comunidad de rusos residentes en la isla, que por iniciativa de la embajada, estarán dedicados al aniversario 90 (14 de junio) del natalicio de Che Guevara.

Tras cumplir esta etapa de su gira mundial, Jaritónov pretende partir el 4 de febrero hacia México, atravesar Estados Unidos, Canadá y regresar por Alaska a su tierra natal.

“Yo analizo las fechas de una manera muy sincera, y sobre la persona del Che Guevara pienso que fue un gran romántico, una persona que de manera honesta hizo todo muy sinceramente, por eso le dedico este homenaje’” explicó el viajero.

Otro factor importante para Jaritonov es que el héroe cubano-argentino también fue motociclista, lo cual es conocido por la población de Rusia a través de libros y sobre todo de la película “Diario de motocicleta”, resaltó.

Al referirse a su presencia en la isla, comentó el viajero solitario que él solo es un mediador, representa en estos momentos a los motociclistas rusos en Cuba, y va a tratar de poner el máximo para que esa imagen que aquí existe llegue a la nación eurasiática.

En relación con sus primeras impresiones, dijo sentirse tan bien que seguramente regresará a La Habana con su pequeña hija de seis años.

“No existen muchos países adonde uno sienta el deseo de volver, pero hay otros que uno quiere mostrarlos a sus hijos, llevo aquí apenas unos días, y ya quiero regresar con mi niña”, aseguró.

Jaritónov añadió que en la calle percibe una sonrisa sincera de la gente y el interés auténtico en la comunicación interpersonal. Calificó de impresionante que la primera persona oficial que vio tras su llegada a la centrosureña provincia de Cienfuegos fue un cubano que estudió en Moscú y habla ruso perfectamente.

Por su parte, el también integrante del Club Cubano de Motociclismo, Guevara March, comentó que como él miles de cubanos se formaron como profesionales en Rusia y dominan esa lengua.

“Los motociclistas cubanos sentimos que se trata de un hermano ruso que nos viene a visitar, se va a encontrar con nuestra realidad, los problemas que tenemos en las carreteras también, están bastante dañadas, pero lo importante en este primer enlace es la hermandad que siempre existió entre los dos pueblos”; expresó.

El hijo de Che Guevara hizo votos porque vengan cada vez más grupos de rusos para conocer la Cuba de hoy, “con las condiciones que tenemos actualmente, que vean, evalúen y perciban los esfuerzos que hace el pueblo, la Revolución cubana, y cómo estamos planificando el futuro de esta nación”.

Consideró el motociclista cubano que esta visita transmite información a las nuevas generaciones de la isla sobre la Rusia actual y resulta un verdadero puente.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *