Menú

Otro año de inestabilidad sociopolítica en Haití

Este también ha sido otro año de inestabilidad sociopolítica en Haití. Varios han sido los momentos tensos hasta la fecha y la administración de Jovenel Moïse ve comprometida la paz con los consecutivos actos violentos con que el pueblo denuncia su inconformidad.

No es la primera vez que visualizamos a este país caribeño con semejante panorama, pero considero que siempre es válido conocerlas causas que originan disturbios tan fuertes -incluso con afectaciones para la vida humana-; particularmente en nuestra región, que ha decidido erigirse como “zona de paz”.

La corrupción es la principal causa del descontento en Haití

Ya en julio pasado fueron noticia las manifestaciones populares en Haití en contra del alza del precio de los combustibles. Luego en octubre fue noticia la multitudinaria protesta para exigir una investigación sobre el uso de los fondos destinados por Petrocaribe para subsidiar el combustible al país.

Este fue un programa de asistencia creado en 2005 por el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela para ofrecer petróleo a precio subsidiado para los países del Caribe.  Un proyecto, sin dudas, que con base solidaria favorecería los proyectos de desarrollo en la región.

Los recursos obtenidos por Haití a través de Petrocaribe debían ser invertidos en obras de infraestructura, así como en proyectos económicos y sociales. Sin embargo, según se publica, varias auditorías realizadas hasta ahora han demostrado que parte de esos fondos fueron usados en obras que quedaron inconclusas, del resto desconocen el fin.

Diversos medios hablan de corrupción y mal manejo del gobierno haitiano, pero lo cierto es que de ello NO se tienen pruebas concluyentes.  Al no recibir tampoco respuestas convincentes, la oposición ha impulsado protestas que demandan una investigación sobre el uso de 3 800 millones de dólares de fondos que recibió Haití como parte de Petrocaribe.

El caos se ha apoderado de Haití

Es esa la razón por la que ha imperado el caos en Haití desde el pasado domingo con personas fallecidas como saldo, los comercios aún cerrados en su mayoría, los ciudadanos evitan circular en sus calles, hasta ayer no contaban con transporte público, y escuelas, universidades y centros de trabajo también aparecen desiertos.

Según publica la prensa local, los manifestantes también exigen la renuncia del actual mandatario, Jovenel Moise, quien en diferentes medios de comunicación se ha dirigido a su pueblo, desde el propio momento en que se suscitaron los disturbios, para llamar al diálogo, recordar que la violencia no es la solución e instar a que se respete el desempeño de su cargo al que llegó por elección democrática. Así mismo considera ha de esperarse a próximos comicios si la oposición desea destituirlo.  Una vez más, importante el respeto a la democracia y no acudir a la violencia.

La Federación Protestante alienta al diálogo

En un comunicado que se publica este jueves, la Federación Protestante de Haití también alienta al diálogo entre los diversos sectores del país, para evitar peores consecuencias en medio de la actual crisis sociopolítica. La organización religiosa apuesta por una solución compartida donde se involucren los actores políticos, sociales y económicos de una forma madura.

Comparto con estas personas un criterio en particular. Señalan que una estrategia común permitiría a la nación recuperar su cohesión social y estabilidad, y sobre todo, se podría evitar –una vez más- la vergüenza de la injerencia extranjera.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *