Menú

¿Ola de calor en Cuba?

¿Ola de calor en Cuba?

Los teléfonos del Instituto de Meteorología, ubicado en Casablanca, no paran de sonar. Muchas personas llaman preocupadas porque se ha corrido la voz de que una ola de calor nos afectará muy pronto.

Pero, ¿por qué ha surgido ese rumor? Varios factores se combinan: la intensa radiación solar, el bajo régimen de lluvias, los vientos débiles, la poca nubosidad, así como la escasa diferencia entre las temperaturas del día y la noche provocan una sensación de calor sofocante.

Sin embargo, ¿podemos hablar de una ola de calor en Cuba? En realidad no. La condición insular de nuestro país hace improbable que ocurran esos eventos meteorológicos. El efecto moderador de las brisas marinas y las típicas lluvias de verano desdibujan escenarios tan extremos.

Las olas de calor son  fenómenos propios de latitudes medias y zonas continentales y afectan, sobre todo, a lugares distantes de las costas.Un ejemplo claro lo encontramos en Madrid, capital de España, donde cada vez son más frecuentes las noticias relacionadas con muertes debido a la deshidratación y otras afectaciones provocadas por las altas temperaturas. Y es este precisamente otro punto importante: para hablar de olas de calor, además de la sensación térmica hay que tener en cuenta su impacto en diferentes áreas, como la salud humana.

Hasta el momento, en Cuba el intenso calor limita por ejemplo, la realización de ejercicios físicos o trabajos fuertes al aire libre, sobre todo durante el mediodía y las primeras horas de la tarde. Además, resulta notable el incremento de algunas enfermedades transmisibles como las diarreicas agudas, pero no se reporta un aumento de la mortalidad general por causas específicas asociadas a las altas temperaturas.

De cualquier forma, debemos evitar exposiciones prolongadas al Sol y mantenernos hidratados; dos consejos de especial importancia para grupos vulnerables como los niños y los ancianos.

En resumen: sí podemos decir que las temperaturas en Cuba muestran una tendencia progresiva al ascenso, por lo que transitamos hacia un clima mucho más cálido en el país. Sin embargo –y para poner fin a los rumores- en el futuro cercano, el mar que nos rodea mantendrá a raya a las llamadas olas de calor.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *