Menú

Normas y códigos para un vestir adecuado en Cuba

Normas y códigos para un vestir adecuado en Cuba

Hace poco me encontraba en el banco haciendo un trámite y un hombre llegó en camiseta y short pretendiendo entrar. Justo en el momento que lo iba a hacer, la agente de seguridad de la puerta se lo impidió, explicándole que de esa forma no podía acceder al lugar. El hombre algo molesto trató de persuadir la decisión, que no era más que una de las reglas establecidas por esas instituciones.

Y es que con la justificación de que vivimos en un país tropical, el arte del correcto vestir, el saber cómo ir y con qué ropa hacerlo, se ha ido perdiendo. Y para nada tiene que ver con escases de recursos o limitaciones económicas, tiene que ver con educación social que nace y se cultiva desde la familia.

Hoy es muy común ver a alguien intentando entrar a un Restaurant en short, camiseta. A alguien en un teatro o cine en chancleta. O visitar una notaría, un registro civil, cualquier oficina de Vivienda de la misma forma. No es que se requiera de cuello y corbata, para nada, se requiere sólo saber que no para todos los lugares la ropa correcta es un short y una camiseta. Muchos pueden ser los factores que causan este fenómeno, que no es de un día, pero eso sí, va en aumento.

Parece que exigir ciertas normas de sobriedad, teniendo en cuenta las diferentes ocasiones de la vida cotidiana, es un poco difícil. Es más fácil adaptarse, o mejor dicho, acostumbrarse a ver el estilo del short corto en las chicas y las camisetas o desmangados abiertos en los chicos como algo demasiado cotidiano.

Eso por no hablar de las instituciones educativas, aún cuando existen reglamentos para padres, profesores y estudiantes, porque otro tema sería el uso del uniforme escolar.

El vestir también define nuestro carácter y debe ajustarse a cada lugar y ocasión.

Jóvenes usando ropa adecuada para el verano, pasean por la calle 23, La Rampa/Foto:fotógrafo cubano

Aún así, puedes ver a una madre en short y blusa muy corta para dejar a su niño en la escuela; hasta un maestro o maestra que no viste de la manera correcta cuando de pararse frente a un aula a impartir clases se trata. Reconozco que mucho hace el Ministerio de Educación para combatir esas actitudes, pero falta aún mucho por hacer.

Todo conspira a favor de ese mal que ya se ha hecho tan común al punto de que alguien pueda molestarse cuando se le exige cumplir con el vestir adecuado en alguna entidad estatal. Como dijera una colega del periódico Granma en una investigación que hizo sobre el tema:

“El poco acceso a criterios cubanos especializados, las excusas de nuestro clima tropical, los conceptos estereotipados que nos llegan del mundo del espectáculo o las dificultades económicas que hacen prevalecer lo barato por encima de lo estético, son solo algunas de las tantas aristas del problema”.

Lo que importa, no obstante, es recordar que más allá de las tendencias de la moda, el look del momento, o la personalidad de cada quien,  el vestir también define nuestro carácter y debe ajustarse a cada lugar y ocasión.

3 Comentarios

  1. georgina macías

    En todos los tiempos los cubanos hemos tenido el buen gusto para vestirnos y desde pequeños nos enseñaban cómo vestir según la ocasión, recuerdo que en mis tiempos de juventud y adolescencia ir a un teatro como el Karl Marx o el García Lorca, era una ocasión de lujo, siempre ir a una función de teatro llevaba un vestir elegante y he visto con dolor como en estos tiempos hay personas (porque no se puede decir solo jóvenes) que van a estos lugares en short y sandalias de sport y es muy triste que dejemos perder las buenas trtadiciones, hermosas de por sí, por tendencias foráneas que no encajan en Cuba.

    Responder
    • A Xere

      Georgina, hoy en día ir al Karl Marx o el García Lorca sigue siendo una opción de lujo, aunque no por la ropa precisamente, solo vea los precios de las entradas para los espectáculos, además de contrastar la existencia de estos dos teatros (para mi criterio, los mejores de la capital) con la existencia de más teatros en activo, y en un estado constructivo decente… Y permítame detenerme aquí porque presiento que me voy de tema…

      Responder
  2. juan yasiel

    Saludos,es berdad que en el verano hay su forma de vestir pero no hay que exajerar, no estoy deacuerdo que a un centro de trabajo pasen en esas formas.grasias

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *