Menú

Para Moscú el G7 no es una prioridad

Para Moscú el G7 no es una prioridad

Este viernes arrancó en Canadá la cumbre del G7, la cual se desarrollará durante dos días con la presencia de las potencias internacionales que componen ese grupo. Sin embargo, uno de los temas más candentes a discutir es la posible entrada de un miembro que ya habían excluido.

Se dan cita en Canadá los líderes de Estados Unidos, Alemania, Canadá, Reino Unido, así como Japón, Francia e Italia para discutir sobre qué pasa en el mundo y resolver en síntesis de qué manera les puede afectar lo menos posible.  Y es que el llamado G7 es un grupo de países económicamente desarrollados que juntos representan más del 64 % de la riqueza global.

Sus mayores alianzas se basan en pactos económicos, pero siempre la política influye. Y en esta reunión se ve más que nunca. Uno de los participantes, Donald Trump ya planteó antes de tomar el avión incluso, las 2 propuestas que llevaba al encuentro. La primera responde a sus prácticas proteccionistas.

Trump adelantó que busca arreglar acuerdos comerciales que beneficien a Estados Unidos porque según él los que existen actualmente son injustos, una declaración que ya fue rechazada por el primer ministro canadiense Justin Trudeau y el presidente francés Enmanuel Macron.

La segunda idea, no menos polémica y sobre todo viniendo del presidente de los Estados Unidos, fue su propuesta de reincorporar a Rusia al bloque. Recordemos que este grupo existió en formato G7 entre 1976 y 1997, pero después de la incorporación de Rusia se convirtió en el G8. En 2014, las potencias occidentales usaron la situación de Ucrania como pretexto para expulsar a Rusia.

Sin embargo, para Moscú el G7 no es una prioridad, de hecho el portavoz del Kremlin ha declarado que apuestan por otros formatos y lo hace justamente cuando Putin fortalece alianzas con China.

En conclusión primero fueron 7 países, luego 8 con la entrada de Rusia, después volvieron a su cifra inicial al expulsar a esta nación y pronto podrían solo 6, si los países miembros responden a las políticas proteccionistas de Trump y sobre todo después que decidió subir los aranceles al acero y el aluminio a Canadá y la Unión Europea.

De esta reunión solo se favorecerán los gobiernos y las empresas de los países miembros, el resultado para las sociedades es bien distinto. Pero lo más interesante del debate es como Estados Unidos , en medio de su política de aislamiento, se convierte en abogado defensor de su “enemigo” al menos mediático, Rusia, aún cuando este último no pidió entrar al baile.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *