Morón: Se puede luchar contra el abandono y la inercia

Reconforta a la familia cubana ver a sus niños jugar en esta etapa de verano en parques u otros escenarios preparados en todo el país, para ofrecer a los más pequeños, opciones recreativas propias de las vacaciones pero no en todos los lugares se dispusieron las condiciones para recibir la etapa estival.

En el municipio avileño de Morón, el principal parque infantil que lleva el nombre del niño mártir Luis Alfonso Velázquez Flores, no funcionó en todo el verano. La destrucción y el olvido se adueñaron de la instalación. Inertes están los aparatos que en otros años divirtieron a los pequeños.

No dejemos morir los parques infantiles
Parque infantil de Morón abandonado/Foto: Teresa Díaz Paulino

Hoy estas historias hablan por sí solas. Una niña carga a sus espaldas a un pequeño semejando la vida de los destruidos caballitos del carrusel, una madre recaba fuerzas para ver sonreír a su pequeño en vetustos carritos y el padre que abandona decepcionado el parque donde nada encontró para entretener a sus niños. Y como paradoja, justo al pie de la tapia de ese parque infantil, un termo móvil expende cerveza a granel justo, donde debía reinar el orden y la tranquilidad.

No dejemos morir los parques infantiles
Parque infantil Luis Alfonso Velázquez Flores de Morón en Ciego de Ávila/Foto: Teresa Díaz Paulino

La imagen pública de este territorio no puede expresar abandono y precariedad ni para sus pobladores ni para quienes lo visitan, porque como muchos saben esta región es corredor, hacia el tercer polo turístico en importancia para el país, el Jardines del Rey.

Explican sus moradores que en otras épocas, los organismos locales aportaban a la reconstrucción y mantenimiento de ese parque que servía de escenario también para fiestas, planes de la calle, festivales u otras iniciativas. Valdría la pena tomar como ejemplo, las experiencias de otros territorios del país, donde con el aporte del uno por ciento, se han recuperado o construido objetos de obra que benefician a la sociedad y en este verano vistieron sus mejores galas.

Pero hay otras alternativas. Precisa que, con el mismo empeño que se rescató el teatro Reguero, el parque Agramonte con su simbólica ceiba, o el restaurant La Atarraya en la Laguna de la Leche, en Morón, se convoque a la cohesión entre el pueblo y las entidades locales.  Allí sobran ejemplos, pues los moroneros se han movilizado para cuanta obra recabara del concurso popular.

Entonces, con esa misma fuerza, se puede luchar contra el abandono y la inercia expresadas no solo en el añorado parque infantil, que reclama una acción emergente, sino también en otras partes. En el histórico hotel Perla del Norte que exige una reconstrucción, en sus calles deterioradas, y en las aguas albañales y añejos basureros que afectan la higiene de la ciudad.

Una prioridad gubernamental en Cuba desde el desarrollo local es, mejorar la vida de la gente y su entorno, intentarlo es el gran desafío. Ojalá que en Morón nos escuchen y al menos lo intenten, para que estas imágenes comiencen a cambiar.

2 comentarios sobre “Morón: Se puede luchar contra el abandono y la inercia

  • el 25 agosto, 2018 a las 8:53 pm
    Permalink

    Una vez más aplaudo el trabajo de Maray. Moronense de toda la vida.
    Solo un comentario, mi suegro con casi 70 años de edad, todos vividos aquí, en una ocasión y en medio de “jarana” me dijo que si fuera escritor se dedicaría a hacer un libro con el título “De cómo Morón se convirtió de ciudad en aldea”.
    Y es que Morón se destruye por día a una velocidad increíble.
    Ojalá se mantenga este trabajo al menos existirá la esperanza de que en algún momento este tren frene y de marcha atrás y que los mornenses podamos tener alguna esperanza de volver a vivir en la ciudad de Morón. Un fuerte abrazo y mi eterno agradecimiento a Maray

    Respuesta
  • el 29 agosto, 2018 a las 1:02 pm
    Permalink

    El trabajo no fue de Maray, a quien los moroneros queremos y admiramos por su dedicación y respeto por Morón. Este trabajo fue de una hija de Morón, Teresa Díaz Paulino a quien tambien agradecemos su amor por Morón y sus moroneros. A ambas le agradecemos sus trabajos para que se conozca la situación de este pueblo que otrora se destaca por su limpieza y belleza.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *