Develan monumento ecuestre de José Martí en La Habana

Acto de develación de monumento ecuestre de José Martí en el 165 aniversario de su natalicio

Una estatua ecuestre del Apóstol Nacional de Cuba, José Martí, fue develada en acto solemne en la mañana de este domingo 28 de enero en el parque 13 de marzo, en La Habana Vieja, en presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, junto a miembros del Buró Político y el Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

En nombre del Museo de Arte del Bronx de Nueva York, Jospeh Mizzi, presidente de su junta de fideicomisarios, saludó la concreción de este proyecto, y resaltó los aportes de más de un centenar de donantes, a quienes agradeció su apoyo para lograr que el monumento, que es una reproducción exacta de la estatua concebida por la escultora norteamericana Anna Hyatt, puediera llegar hasta la capital de la Isla.

José A. Velázquez Zaldívar, representante de la Alcaldía de la ciudad de Nueva York, recordó que Nueva York siempre ha sido una ciudad de inmigrantes. Desde nuestras instituciones culturales mundialmente reconocidas, y hasta nuestros espacios públicos, la diversidad está presente. La icónica estatua del Apóstol cubano que se yergue en el Parque Central de Nueva York, ha servido de inspiración a muchos, y su develamiento este día no solo marca el 165 aniversario de su natalicio, sino que también asegura que su legado histórico en la búsqueda de independencia sea compartido con las nuevas generaciones.

El Doctor Eusebio Leal, historiador de La Habana, en las palabras centrales de la inauguración, resaltó cómo la obra original había marcado un punto crucial en la vida de Anna Hyatt, quien la destinó al Parque Central de Nueva York quizás con la percepción de que en ese sitio faltaba un eslabón esencial en el discurso de nuestra América: José Martí.

“Hay serenidad en su rostro. Hay hermosura en el conjunto en que la bestia pisotea hierbas y lirios, quizás evocando aquellas palabras que siempre consideré la íntima premonición de su sacrificio: ‘Mi verso crecerá bajo la hierba y yo también creceré’. Es la escena del 19 de mayo de 1895. Pero hoy precisamente no nos detenemos a contemplar la muerte que él consideró como un acto necesario. ‘No es verdad -dijo- cuando se ha cumplido bien la obra de la vida’. ‘O cuando ella -como también afirmó- se constituye en un carro de gloria’, no venimos hoy con tristeza y apocamiento ante su monumento. Me alegra extraordinariamente que podamos los habaneros disfrutar hoy de una obra tan bella y tan poéticamente inspirada”.

Es el 165 aniversario de su nacimiento en Paula, 165 aniversario de que fuera bautizado Martí en La Habana…, es el 150 aniversario del inicio de la guerra de liberación, la guerra del inicio del enfrentamiento a la esclavitud y de la independencia absoluta, el del 60 aniversario de la Revolución y el de un importante aniversario de su ciudad natal, destaca Leal, para quien la simbólica confluencia de los aniversarios convierte en más fuerte el mensaje de esta obra de arte, ahora también con presencia en Cuba.

«Me alegra extraordinariamente que podamos los habaneros disfrutar de este conjunto tan bello», dijo.

“En esta mañana en que se cumple el 165 aniversario de su nacimiento no lejos de aquí, en la calle de Paula, evocamos a José Martí en el acto de su supremo sacrificio por la causa que escogió como una motivación para su vida. La obra de la insigne artista norteamericana Anna Hyatt Huntington lo evoca”, dijo el reconocido historiador.

Resaltó igualmente el rol en la concreción de este idea del Museo de las Artes del Bronx, la emigración patriótica cubana y de “una dama mexicana que pide por modestia no aparezca su nombre”.

¿Cuándo comenzó a gestionarse este proyecto?

Desde hace 20 años, la Oficina del Historiador de La Habana, con Eusebio Leal al frente, realizaba esfuerzos para traer una réplica de la estatua desde Estados Unidos.

“Cuando vi la escultura por primera vez hace 22 años, comenzó la gestión para pensar en la posibilidad de tener esa escultura en La Habana. Allí conocí la historia. Estuvo a punto de ser inaugurada el 10 de octubre de 1959. No va a ser hasta 1965, después de varios pugilatos entre los emigrados patriotas y los que trataban de apoderarse de ella, cuando se logra colocar en su monumento. La autora recibe la medalla de oro de la ciudad de Nueva York y la colocación de la escultura se debe a un empeño de ella y de la ciudad de Nueva York. Fue colocada junto a Bolívar y a San Martín, el libertador y el protector de los pueblos libres”.

El primer obstáculo fue tramitar con el gobierno de Estados Unidos los permisos para hacer esa escultura para Cuba. El segundo obstáculo fue el económico si no existía una relación diplomática con ese país, si la misión cubana en Estados Unidos era una misión sitiada, no se podía hacer una colecta. El tercer obstáculo era el tecnológico, ¿cómo hacer una reproducción sin tocar la escultura, una condición que pondría la ciudad de Nueva York más tarde? Se hizo una copia escaneada como si fuera un calco a la cera perdida.

Las condiciones se hicieron propicias durante el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Eusebio fue autorizado por el General Presidente Raúl Castro a hablar personalmente con el alcalde de la ciudad de Nueva York que manifestó agrado con la idea y con el Secretario de Estado John Kerry que preguntó qué se oponía a un propósito como este que era de tipo cultural. También se le planteó al presidente Obama durante su visita a Cuba.

La pieza de 8.5 toneladas de bronce arribó a Cuba a principios de octubre de 2017 y fue ubicada en el Parque 13 de Marzo, de La Habana Vieja, sobre una base de granito negro, igual que la original, y con las mismas inscripciones en español e inglés.

Entonces, Eusebio Leal dijo a la prensa que la obra de arte reafirma en los momentos actuales que «más allá de los extravíos, las políticas erráticas y de los que tratan de destruir los puentes y la comunicación», puede existir la paz entre las naciones sobre la base del respeto, reseñó la ACN.

Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

¿Por qué ubicar la estatua en el parque 13 de marzo?

En palabras de Eusebio Leal: “Este lugar tiene una alta significación: desde la terraza norte de Palacio donde Camilo Cienfuegos pronunció su histórico discurso, siguiendo a Máximo Gómez, el generalísimo que lo acompañó en la hora definitiva y mirando al mar, hacia ese país que conoció como pocos”.

El espacio escogido para la colocación de la escultura es privilegiado. Allí sucedió el discurso apasionado de Camilo recitando los versos de Bonifacio Byrne, que están al fondo inmortalizados en bronce mirando a la bandera cubana en la explanada de la punta. El monumento avanza hacia Máximo Gómez, el General en Jefe. Detrás tiene al Palacio de la Revolución, lugar de culto de los continuadores de las ideas martianas. Enfrente está la Iglesia del Ángel en donde fueran bautizados Félix Varela, que muere en 1853, y José Martí, que nace en 1853, en la misma la misma pila bautismal. El segundo, poderoso continuador de las ideas del primero: libertad, emancipación e independencia total.

“Como en un ritual se colocó bajo el emplazamiento la caja de memorias con las monedas, las inscripciones y toda la historia de la estatua más o menos resumida. En su entorno se hizo un bello jardín que en la avenida de las misiones recuerdan los páramos del mundo donde estuvo el apóstol. El olivo del mediterráneo, las palmas de las Antillas, las araucarias de centro américa, los agaves de México, y el dagame y el fustete ante el cual se derrumbó José Martí el 19 de mayo de 1895”, dijo Eusebio Leal en el espacio televisivo Mesa Redonda.

¿Cómo surgió la idea de la obra original?

La escultora estadounidense Anna Hyatt Huntington realizó la obra original a petición del Gobierno republicano de la Isla a mediados de 1950, y que representa tridimensionalmente al Apóstol en el Parque Central de Nueva York, lugar que tanto debió frecuentar Martí durante los 15 años en que vivió en esa urbe (1880-1895).

«La obra original —que comparte una plazuela en el área sur del afamado espacio norteamericano con los monumentos consagrados a Simón Bolívar y José de San Martín, en el inicio de la Avenida de las Américas, y que se dedicó como un regalo del pueblo de Cuba al pueblo de Estados Unidos— fue la última gran estatua ecuestre concebida por Hyatt a sus 82 años. Tiene 18,5 pies de altura», explicó a Juventud Rebelde la periodista Magda Resik Aguirre, directora de Comunicación de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Algunos conocedores sustentan la tesis de que Hyatt Huntington tomó en cuenta el cuadro de Esteban Valderrama fechado en 1917, representando ese instante crucial de la muerte de Martí en Dos Ríos. El lienzo original fue destruido por el autor ante las críticas de inexactitud histórica y luego rehízo el óleo en el escenario real a la hora en que se registra su caída, durante un mes de mayo, señaló Resik (Con información de Cubaperiodistas).

Raúl Castro Ruz y otros admirados de la obra del apóstol presentes en la develación de monumento ecuestre de José Martí

Admiradores de la vida y obra de José Martí participan hoy en La Habana en el acto inaugural de una estatua del Apóstol cubano, réplica exacta de una erigida en Estados Unidos hace 60 años.

A los pies de la efigie ecuestre, el historiador de La Habana, Eusebio Leal, precisó recientemente que se trata de una reproducción fiel, exacta y única de una obra de la gran escultora norteamericana Anna Vaughn (1876-1973), concluida por ella en 1958 y colocada en el Parque Central de Nueva York en 1965.

Cuando ella emprendió este trabajo ya había regalado a la ciudad de La Habana el bello monumento ubicado en la Calzada de Ayestarán y la Avenida 20 de Mayo, titulado El relevo, y que supone una sucesión de generaciones en dos espectaculares esculturas, recordó el investigador.

Leal calificó a Vaughn de mujer iluminada por una vocación artística, y con espontánea y afectuosa devoción a la historia de Cuba, reflejada también en su estudio para acometer esta obra pues buscó todos los elementos de juicio, y a la vez se inspiró en el cuadro del pintor cubano Esteban Valderrama sobre la muerte en combate de Martí.

Este es el único monumento en el mundo en que aparece José Martí a caballo y en ese momento no era solo el delegado del Partido Revolucionario Cubano, electo por aclamación de los emigrados, también era el Mayor General del Ejército Libertador de este país, nombrado así por el Generalísimo Máximo Gómez, observó.

Martí aparece en el acto de morir, es extraño un monumento en el cual el héroe no aparece en posición triunfadora, sino sublimado por la idea de que va a entregar su vida por una causa justa y excepcional, comentó el historiador a los medios de prensa.

El propio Apóstol apuntó una vez: ‘La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida’, tras rememorarlo Leal aseguró que la creación de Vaughn está llena de poesía y belleza.

Según el académico, la pieza tiene 5,6 metros de longitud, pesa 8,5 toneladas, y llegó a Cuba el 3 de octubre de 2017, tras 22 años de arduas gestiones, gracias a la generosa contribución de muchos amigos y la aprobación de la Alcaldía de Nueva York.

Donaciones realizadas por norteamericanos, la comunidad cubana residente en Estados Unidos y otros contribuyentes del mundo, hicieron posible la copia y fundición de la efigie en Nueva York por KC Fabrications.

La base del monumento, de granito negro, se realizó exactamente igual a la original y con las mismas inscripciones, en español e inglés, que fueron consultadas en su día a Gonzalo de Quesada, el director de la Fragua Martiana, ya fallecido, detalló Leal.

El historiador agradeció en la gestión el papel desempañado por el Museo del Bronx para que se cumpliera el proyecto, fundamentalmente la acción de su directora, Holly Block, ya fallecida. Martí murió en combate el 19 de mayo de 1895, en una zona del oriente cubano conocida como Dos Ríos, sin embargo, esta estatua será develada oficialmente en ocasión del 165 aniversario de su natalicio, este 28 de enero.

El monumento reafirma -más allá de los extravíos, de las políticas erráticas, de los que tratan de destruir los puentes y la comunicación entre las naciones y entre los hombres- algo que Benito Juárez señalaba con intensidad: ‘el respeto al derecho ajeno es la paz’, evocó Leal. A su juicio, no hay otro camino en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, de lo contrario -afirmó- estaríamos dispuestos como él a morir por lo que creemos, dijo con la mirada en el Apóstol.

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, presidió el acto de inauguración del monumento ecuestre del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en ocasión del aniversario 165 de su natalicio.

Presentes en la conmemoración también el primer vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel, el presidente de la Asamblea Nacional, Esteban Lazo, junto al canciller Bruno Rodríguez y el Historiador de La Habana, Eusebio Leal.

A la conmemoración también asistieron personalidades invitadas, quienes junto al pueblo rindieron homenaje al más universal de los cubanos con la develación de esa escultura, replica de la original ubicada en el Central Park de la ciudad de Nueva York.

José Velázquez, representante de la Alcaldía de Nueva York, dio lectura a un mensaje enviado por el alcalde de esa ciudad, Bill de Blasio. “Celebramos con orgullo la amistad que nuestra ciudad comparte digamente con Cuba. En nombre de Nueva York, les expreso mis mejores deseos de que tengan una agradable y signifcativa ceremonia”, escribió el gobernante.

Durante el acto, hubo varios agradecimientos a la recientemente fallecida, Holly Block (1959-2017), quien como directora del Museo del Bronx fue una de las más entusiastas impulsoras de la realización de este proyecto. “Fue Holly Block con quien me entrevisté en horas de tristeza, cuando ella y yo estábamos atacados por súbita enfermedad. Ella no pudo sobrevivir. Hoy en su nombre, agradezco a ese centenar de donantes, entre los cuales instituciones y personas lo hicieron desde una modesta contribución hasta la mayor”, explicó Leal Spengler con sentida voz.

El protector del patrimonio habanero, prosiguió con sus palabras dedicadas al cubano más trascendental de la historia:

“Autor de la unidad, no pudo verla concluida. Por eso hoy, cuando nos acercamos ante este monumento rendimos culto aquellos que hicieron posible que tus ideas prevalecieran más allá de la muerte. A las legiones que sufrieron y padecieron buscando un camino para Cuba; para esta Cuba actual para la cual luchamos”.

La reproducción idéntica de la estutua de Martí en Nueva York llega a Cuba tras 22 años de iniciarse las primeras conversaciones para lograr que en la capital de la Mayor de las Antillas también esté presente el Apóstol sobre su caballo. La pieza de bronce pesa ocho toneladas y media y está sobre un pedestal de mármol negro.

La escultora norteamericana Anna Hyatt Huntington (1876-1973) es la autora del monumento original erigido en 1958 y colocado siete años más tarde en el famoso Central Park de Manhattan.

Finalmente, Eusebio Leal despidió sus palabras con un agradecimiento a José Martí similar al que cualquier cubano dedicaría al Maestro bendito de vida breve y generosa.

“Te agradecemos, maestro y apóstol, por tu vida breve y generosa. No has muerto. Vives en nuestro corazones. Cuba te agradece. El pueblo cubano todo deposita ante ti una ofrenda de flores y estos signos recuerdan que tu sacrificio no fue inútil. Hace un instante, la bandera nacional flota en lo alto del monumento. No hemos seguido la práctica habitual, renunciando un poco a la tradición de arrebatar un velo – sería inmenso – hemos preferido que sea la bandera la que se levante sobre el cielo azul de Cuba cuando aún el Sol no ha tocado nuestros ojos ni se ha levantado por las tierras del Oriente, esas tierras que por primera vez viste después que regresaste a Cuba. Bendito seas, Maestro”.

El presidente cubano Raúl Castro y el Vicepresidente primero Miguel Díaz-Canel a su llegada al parque Trece de Marzo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
El presidente cubano Raúl Castro y el Vicepresidente primero Miguel Díaz-Canel a su llegada al parque Trece de Marzo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
La réplica de la estatua ecuestre de José Martí en el Parque Central de Nueva York fue inaugurada hoy en La Habana. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
La réplica de la estatua ecuestre de José Martí en el Parque Central de Nueva York fue inaugurada hoy en La Habana. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
La escultora norteamericana Anna Hyatt Huntington (1876-1973) es la autora del monumento original erigido en 1958. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
La escultora norteamericana Anna Hyatt Huntington (1876-1973) es la autora del monumento original erigido en 1958. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Amanecer en el parque Trece de Marzo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Amanecer en el parque Trece de Marzo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

 

La bandera que se levanta es el símbolo que indica la develación definitiva de este monumento a #NuestroMartí, tiene en su punta una estrella dorada que brillará cuando el sol toque los ojos de los habaneros... #ConLaLuzDeSusIdeas
La bandera que se levanta es el símbolo que indica la develación definitiva de este monumento a #NuestroMartí, tiene en su punta una estrella dorada que brillará cuando el sol toque los ojos de los habaneros… #ConLaLuzDeSusIdeas
Joseph Mizzi, fideicomizario del Museo del Bronx, desde #LaHabana agradece la amistad existente entre ambos pueblos, el cubano y el estadounidense.
Joseph Mizzi, fideicomizario del Museo del Bronx, desde #LaHabana agradece la amistad existente entre ambos pueblos, el cubano y el estadounidense.
Eusebio Leal en la apertura del monumento ecuestre de José Martí
Eusebio Leal en la apertura del monumento ecuestre de José Martí
Autoridades cubanas en el acto de develación del monumento ecuestre de José Martí
Autoridades cubanas en el acto de develación del monumento ecuestre de José Martí
El acto coincide con el aniversario 165 del nacimiento de José Martí, quien vivió 15 años en Estados Unidos y desde allí organizó la guerra necesaria por la libertad de Cuba.
El acto coincide con el aniversario 165 del nacimiento de José Martí, quien vivió 15 años en Estados Unidos y desde allí organizó la guerra necesaria por la libertad de Cuba.
En octubre llegó al país la escultura de 8.5 toneladas, emplazada sobre un pedestal de granito negro de 5 metros de altura, con la figura del Apóstol en su cabalgadura orientada hacia el norte.
En octubre llegó al país la escultura de 8.5 toneladas, emplazada sobre un pedestal de granito negro de 5 metros de altura, con la figura del Apóstol en su cabalgadura orientada hacia el norte.

(Con información de Radio Reloj)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *