Menú

Mijaín López derrota al peso en grecorromana de Barranquilla-2018

Mijaín López derrota al peso en grecorromana de Barranquilla-2018

Cuba ratificó este lunes aquí su poderío al capturar cinco de los seis títulos que puso en disputa la lucha grecorromana en los Juegos de Barranquilla-2018, según Prensa Latina.

La escuadrá de la mayor isla del Caribe inició su dominio el domingo con Luis Orta que ganó los 60 kgs por superioridad técnica sobre el mexicano Emilio Pérez.

En los 67 kgs Ismael Borrero extendió la racha ante el mexicano Manuel López (8-0). Los 77 kgs también fueron a la cuenta de los cubanos por intermedio de Ariel Fis, que aventajó 3-1 al venezolano Luis Avedaño.

Mijaín López acuñó el dominio al coronarse en los 130 kgs. Su víctima el dominicano Dali Santana. Solo Venezuela pudo desafiar el poder cubano con su título en los 97 kgs. José Pérez superó en la final 5-3 al hondureño Kevin Mejía 5-3. Este lunes Colombia, Venezuela y Cuba se repartieron los primeros títulos que repartió la lucha femenina.

La colombiana Carolina Castillo se impuso en los 50 kgs sobre la mexicana Mariana Díaz 4-0. Los metales bronceados se los agenciaron la dominicana Anny Ramírez y la cubana Yusneylis Guzmán.

En los 53 kgs La venezolana Betzabeth Arguello cantó victoria frente a la cubana Lilianet Duanes por pegada. El tercer escaño fue para la mexicana Fátima Rojas.

La última corona puesta en disputa hoy fue para la cubana Lianna Montero que se impuso los 57 kgs con marcador de 6-1 sobre la puertorriqueña Nes Marie Rodríguez.

Las acciones de la lucha centrocaribeña continuarán este miércoles con la disputa de medallas en los 62, 68 y 76 kgs para mujeres, en tanto los hombres batallarán en 57 y 65 kgs.

Mijaín López, el Titán Indisputable
Tras gastar 19 segundos de su existencia en conquistar el cetro de los Juegos Centrocaribes de Barranquilla-2018, el atleta de mayor palmarés en la cita, el luchador clásico cubano Mijaín López, señaló al peso como su principal opositor.

Ese fue el tiempo que necesitó el campeón olímpico de los 130 kilos en Beiging-2008, Londres-2012 y Río-2016 para liquidar al dominicano Leo Denis Quintana, en la arrancada de una carrera que él espera culminar con su cuarto premio dorado bajo los cinco aros. Tokio-2020 es la única meta que espera por el campeón de campeones.

La presión más grande que tenía era hacer el peso, dijo el campeón al bajar sin sudarse del tapiz y mientras repartía saludos, cargaba a un niño, posaba para fotos y sonría a la vida que le ha dado tanto.

López que no había vuelto a combatir en su peso luego del fiestón de la Ciudad Maravillosa, confesó que la última palabra de la balanza llegó a preocuparle.

El titán cubano aseguró, además, que esta era su despedida de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en los que solo pudo coronarse en Veracruz y Barranquilla, pues en Cartagena-2006 no hubo quórum en la división máxima y Cuba no asistió a las convocatorias de San Salvador-2002 y Mayagüez-2010.

Mijaín confirmó que no participará en el venidero Campeonato del Mundo, en octubre en Hungría, pero que sí se integrará para antes de esa fecha a su club en la Bundesliga alemana.

Darle oportunidad a nuevos talentos de la lucha grecorromana en la gran cuenca caribeña de competir por última vez con él en unos Centrocaribes, figuró entre el arsenal de sus motivaciones cuando puso un pie en Curramba la Bella.

Sobre el tapiz sus rivales no le sacaron puntos, si acaso una sonrisa, pero un comentario del reportero convoca humedades en los ojos del super campeón: la muy reciente partida del hombre que lo llevó a otra galaxia deportiva, su preparador Pedro Val.

Me siento triste porque físicamente él no está aquí, pero siempre va a estar en cada medalla que gane la lucha greco cubana, expresó mientras trataba de disimular el paso del dorso de su mano grande por la región donde la luz nos traduce la vida.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *