Los que siguen a Donald Trump

Los que siguen a Donald Trump

Por: Oliver Zamora Oria

Otra vez Donald Trump pone leña al debate político internacional con el comentario que ustedes ya conocen, y que yo por respeto no repetiré en este espacio. Ya se ha analizado mucho al respecto, pero creo oportuno puntualizar algunos elementos, en primer lugar, lo más lamentable no son las palabras de presidente republicano, lo más lamentable es que un por ciento elevado de la sociedad estadounidense piensa igual, y seguramente ha repetido en varias ocasiones una frase exacta o similar a la pronunciada por el mandatario, recordemos lo que otras veces hemos dicho aquí, el fenómeno Donald Trump es el reflejo de lo que sucede a nivel social e ideológico en ese país.

Hay un sector que constituye su base electoral y que sostiene el mismo discurso, sin embargo, sí hay un elemento relativamente nuevo, y es que algunos expertos opinaban que las tantas frases encendidas de Trump buscaban, con cierto oportunismo pragmático, contentar esa base y que no necesariamente era su criterio personal, ahora, esta grabación secreta, demuestra que sí.

El otro elemento se refiere a los inmigrantes ¿Cómo un país conformado por inmigrantes puede proyectarse de forma tan xenófoba? La respuesta es compleja, pero hay un detalle vital para entender: es cierto, Estados Unidos es un país que se conformó a raíz de oleadas migratorias, pero esos migrantes no llegaban al país en igualdad de condiciones ni accedieron a las oportunidades del país de forma similar, es decir, que la xenofobia y la discriminación, fueron componentes que emergieron, que desde ya estaban presentes, en ese proceso y por lo tanto no crearon una tolerancia a la diversidad, sino todo lo contrario.

¿Cuándo pensamos en ese inmigrante inicial en quienes pensamos? En un inmigrante blanco, europeo, que se estableció y fue creando una cultura marginando a los nativos y esclavizando africanos, ojo, esa es una diferencia vital. Y la base electoral de Donald Trump son, en parte, los herederos de ese sector, el prototipo del blanco, de zona rural y con bajo nivel cultural, que ahora arremete contra los latinos y musulmanes, pero desde hace años lo hace contra los judíos, los asiáticos y los afrodescendientes.

Por lo tanto, cuando hablamos de xenofobia en Estados Unidos, la más importante base del fenómeno no es económica, no es que los inmigrantes le quiten los trabajos al estadounidense clásico, no, la base es cultural. Esos sectores creen que su cultura se está contaminando y que están perdiendo un país que les pertenece.

Sumémosle a esto que son víctimas del sistema, de esas industrias que se han ido del país a otras naciones respondiendo a la lógica del libre comercio y del neoliberalismo, muchos no lo pueden ver de esa forma tan global, responsabilizan a los gobiernos y contrastan cómo ellos pierden y los inmigrantes árabes y latinos ganan oportunidades, que por supuesto, están muy por debajo de las que todavía estos sectores retienen.

Por último, otro elemento, solo para pensar. Donald Trump tuvo, vamos a decir, la mala suerte de que se filtrara su comentario, pero ¿Cuántos políticos y fuerzas políticas en el mundo no piensan exactamente lo mismo y se guardan las palabras para respetar las normas, o no ser objetos de críticas? En ese resurgir de la extrema derecha en Europa y Estados Unidos hay muchos, y si vamos a la historia y al orden político mundial, la lista aumenta enormemente. Repito, el problema no es Donald Trump, el problema es el fenómeno, la xenofobia y los millones, que lamentablemente, siguen esa línea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *