Menú

López Obrador, para el bien de México

López Obrador, para el bien de México

La multitud que acompañó a Andrés Manuel López Obrador durante su discurso en el Zócalo, en la tarde de este sábado, es una muestra clara de las enormes expectativas que hay respecto a su gobierno, expectativas que también incluyen temores, porque fíjense qué curioso, a veces algunos sectores sociales desfavorecidos van resignándose a sus desgracias y sientes que es prácticamente imposible cambiar la realidad, y eso pasa con López Obrador, algunos piensan que no le permitirán cumplir sus promesas, otros que no le permitirán terminar su mandato, y hay hasta quienes especulan con la posibilidad de un asesinato. Entonces, en ese contexto, cuáles son las mayores fortalezas de Andrés Manuel López Obrador, y por otra parte, cuáles son sus principales desafíos, ojo, no me refiero a los problemas concretos de México que él debe resolver, sino esos enemigos que deberá derrotar para avanzar en su valiente agenda política.
El primer enemigo del nuevo presidente es el mismo sistema. México es un país calado por el neoliberalismo, donde el empresariado es el gran poder acostumbrado a decidir los destinos del país, dónde hay un estrecho vínculo entre poder, corrupción y narcotráfico, algo que podría torpedear sus planes para combatir ese flagelo, pero además, es un sistema en el cuál los privilegios se han instaurado con tal fuerza, que a estas alturas son parte de la lógica del mismo estatus quo, por ejemplo, un solo ejemplo, hay autoridades judiciales que ganan más de 30 mil dólares mensuales ¿qué reacción se puede esperar de ese grupo de privilegiados cuando el mandatario comience a dar tijeras a esos privilegios? El superaeropuerto que mandó a parar por cuestiones medioambientes e ilegales ¿cuántos privados perdieron montones de dinero? ¿Cuál será la reacción? Ya la estrategia está en marcha, cuando leemos la prensa de derecha es evidente que intentan infundir temor, pronostican un futuro poco halagüeño para México en términos económicos, ya el dólar está sobre los 20 pesos mexicanos y la tendencia es a subir, es decir, la oligarquía está engrasando su maquinaria de presión.
Ese será el peor enemigo, el enemigo que de alguna forma debe llevarlo a su órbita. Ahora bien ¿cuáles son sus fortalezas para enfrentarlo? En primer lugar, López Obrador conoce el sistema, fue gobernador del Distrito Federal y pudo ver desde dentro la lógica de estos sectores, en segundo lugar, conoce el país como quizás ningún otro político en décadas; su campaña fue singular, fue estado por estado, municipio por municipio, y eso le dio visión muy amplia de los problemas concretos, de las particularidades de cada región, pero además, de la forma de pensar de muchos mexicanos según el lugar donde viven. Otro elemento, el partido del mandatario no solo ganó la presidencia, también es poderoso en el Congreso y en los gobiernos regionales ¿qué significa esto? Que tiene apoyos y que será muy difícil que le den un golpe parlamentario tipo Dilma Rousseff.
Podría mencionar muchos otros elementos, pero será imposible por cuestiones de tiempo, sin embargo, no podemos dejar de mencionar lo siguiente si queremos proyectarnos a futuro. López Obrador no ha abandonado su discurso, a diferencia de otros, cuando ganó no se dedicó a pactar o a cambiar de color interesadamente, y ha sido ya muy hábil en manejar algunos asuntos, por ejemplo, el señor Trump. Esperemos, para el bien de México, que sepa navegar en las turbulentas aguas, que sepa los errores que no se pueden cometer, porque solo le bastaría voltear la vista al sur de América para ver cuáles serían las consecuencias.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *