Menú

Lo que debes conocer de la campaña de declaración y pago de tributos

Lo que debes conocer de la campaña de declaración y pago de tributos

Comenzó en todo el país la campaña de declaración y pago de tributos, un momento de expresión ciudadana que cada año tiene una buena parte de los cubanos y las empresas estatales de todo el país.

La Oficina Nacional de Administración Tributaria propone nuevas vías de acceso para la entrega de la documentación correspondiente a la actual campaña tributaria. Con un enfoque basado en la accesibilidad web y la automatización de los procesos, la ONAT espera evitar la aglomeración de contribuyentes en las oficinas municipales.

A la Educación, a la Salud Pública y la Asistencia Social se destinará el 48 % de la actividad presupuestada del año 2018. A la Seguridad Social se destina el 17 % del presupuesto para respaldar pensiones, jubilaciones y la licencia de maternidad a la que tiene derecho toda mujer que trabaja. Más del 86 % de los gastos de la seguridad social se financian con los gastos que aportan los empleadores.

Es la Oficina de Recaudación Tributaria la que tiene la función de recaudar ingresos al presupuesto del estado y la misión de gestionar los ingresos al presupuesto del estado. La ONAT es responsables de dos de los Lineamientos del Partido: el fomento de la cultura tributaria y la gestión de los ingresos y el perfeccionamiento del control fiscal.

La campaña de declaración jurada de 2017 tuvo resultados superiores en comparación con el año 2016 porque hubo una mayor disciplina en la presentación de la declaración jurada a la hora de declarar los contribuyentes, lo que demuestra una mayor preparación y un incremento en el fomento de la cultura tributaria. Incluso se incrementaron los ingresos declarados y el pago mensual que se realiza como anticipo.

La master en ciencias Yamilé Pérez Díaz, jefa de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria, comentó en el espacio televisivo Mesa Redonda de este miércoles 11 de enero que se han creado todas las condiciones para tener una campaña superior a la del año anterior pues ya se va notando una cultura tributaria, la disciplina en los contribuyentes y el personal de oficina está preparado para prestar servicio a todos los contribuyentes, un servicio que se presta de forma gratuita en todo el país.

Mencionó que se están intensificando los vínculos con los medios de comunicación para divulgar los deberes de los contribuyentes, las formas de adquirir la Declaración Jurada (DJ), cómo llenarla, dónde depositarla o entregarla, los beneficios del pronto pago. Además, el 100 % de las DJ serán fiscalizadas y revisadas porque la ONAT está dispuesta a accionar ante esas conductas y aplicar el régimen sancionador según establece la Ley 113 del Sistema Tributario.

Destacó que los aportes forman parte de los ingresos del municipio, son para los gastos del municipio y se destinan directamente a ellos. Insistió en que tributar es un acto de responsabilidad ciudadana pues se trata de un deber social que se revierte en el bien de todos. Hay que declarar, hacerlo bien y en tiempo.

Disminuyeron las declaraciones juradas rechazadas por mala confección. Se incrementaron las facilidades de los contribuyentes debido a la creación de condiciones para la facilitación al contribuyente a declarar y declarar bien y mejorar el servicio de la Administración Tributaria. Se ha incrementado la divulgación informativa, en ese sentido, los derechos y deberes del contribuyente y la importancia de la veracidad necesaria en la declaración jurada.

Queda la insatisfacción de que un 8 % de las personas no presentaron declaración jurada a las cuales se les han impuesto multas y se hace un trabajo conjunto con la Policía Nacional Revolucionaria para combatir esas indisciplinas. Además, no todos los contribuyentes se acogen al beneficio por el pronto pago, cuando la persona paga antes del 28 de febrero tiene el derecho a descontarse el 5 % de lo que da a pagar. También han disminuido las reclamaciones, esto demuestra el perfeccionamiento de los contribuyentes y la adquisición de una conciencia y una cultura tributaria.

Los métodos de fiscalización de las declaraciones juradas se han tenido que perfeccionar lo que ha permitido mayores niveles de sub-declaración, lo que quiere decir que el contribuyente no declara correctamente sus ingresos o incrementan los gastos, con el objetivo de pagar menos impuestos. La sub-declaración de impuestos es una práctica nociva.

El proceso de declaración jurada no puede ser un acto burocrático, llenar el papel y presentarlo. Debe ser un ejercicio fiscal como tal, un proceso en el que el contribuyente debe tener todos los justificantes, su contabilidad, sus estados financieros. Los tenedores de libro deben jugar su rol real. Ante indisciplinas la ONAT puede poner multas, demandar ante los tribunales para procesar por el delito de evasión fiscal.

Las empresas están obligadas a pagar impuestos sobre utilidades, por lo que están definidas como los grandes contribuyentes del país. La jefa de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria señaló que son los contribuyentes más disciplinados que en 2017 cerró a un 96 %, un resultado favorable para las entidades estatales.

En el caso del transporte terrestre hubo un resultado superior respecto al año anterior, pero en el caso de las personas naturales se cerró a un 91 % y en el caso de las personas jurídicas al 99 %, pero también queda la insatisfacción de que no todos se acogen a la bonificación. Preocupa el caso de las identidades que pudiendo descontar el 20% de lo que va a pagar, todavía no lo hacen.

La DJ es el documento que realmente necesita el contribuyente para declarar en este proceso. Por tanto, otras vías para reclamar la DJ, aun cuando no se ha recibido la documentación fiscal, son: el sitio web www.onat.gob.cu a través del cual se puede descargar el modelo de declaración jurada; la aplicación de la DJ 08 Excel también en ese mismo sitio web la cual facilita el llenado de la DJ del contribuyente; y la APK DJ 08 desde el sitio web En tu móvil; escribir al correo electrónico consultas@onat.gob.cu.

El contribuyente puede imprimir el documento y depositarlo en los buzones, vía a través de la cual el pasado año se recibieron más de seis mil DJ. Recordó que la DJ no puede tener borrones, ni tachaduras, para evitar que sea rechazada.

Después de colocada la DJ en el buzón de la ONAT se puede realizar el pago en las sucursales bancarias. Otros servicios también están a disposición de los clientes como el pago a través del cajero automático y en el caso de la capital está el servicio de Telebanca, se está trabajando en la disposición de la banca telefónica para que se pueda acceder al servicio del pago del impuesto a través de la Telebanca. La otra vía es la del correo certificado, a través de la cual se puede mandar la DJ al correo electrónico certificado de la ONAT, una información que se puede encontrar en el sitio web www.onat.gob.cu.

En 2017 se declararon tres mil millones de pesos más que el año anterior a pesar de que no creció la cantidad de personas en la actividad. La cantidad de personas que deben declarar se mantuvo en niveles similares a los del año anterior. Puede significar solo dos cosas: hay mayor prosperidad o hay mayor disciplina. Hay mayor cultura fiscal, existe conciencia tributaria en el país, hay más acciones de control y fiscalización.

El contribuyente tiene que ver a la DJ no solo como un documento de control, sino como la forma de transparentar su actuación y los ingresos que obtiene por la actividad económica que ejerce legalmente y de esa forma justificar o acreditar el nivel de vida que lleva y su satisfacción personal. La DJ debe convertirse en una garantía. No solo declarar, sino hacerlo bien.

A partir de 2016 se inició un trabajo conjunto con la dirección general de la PNR lo que ha tenido un impacto importante en todo el país para el cobro de las deudas tributarias y la actuación sobre los contribuyentes que no presentan declaraciones o que lo hacen fuera de la fecha establecida. Por esta forma se cobraron más de 47 millones de pesos de deuda tributaria.

En el 2017 se presentaron 210 informes de denuncias y fueron sancionados más de 60 contribuyentes, muchos de ellos a sanciones de privación de libertad, algunas subsidiadas y otras puras. Siempre se agota primero la vía administrativa.

Los contribuyentes tienen deberes y derechos establecidos en el decreto 208. La administración tributaria tiene garantías procesales para que el contribuyente pueda reclamar cada acto administrativo de esta. Un derecho puede ser también el aplazamiento de pago, el cual no puede convertirse en un crédito fiscal. El aplazamiento no es una forma de financiarse a través del crédito bancario.

(Con información de Mesa Redonda)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *