Menú

Home plate: Lázaro Blanco, ¡otra vez el as de los Alazanes!

Home plate: Lázaro Blanco, ¡otra vez el as de los Alazanes!

¿Quién pudo predecirlo?… Los Alazanes de Granma, luego de iniciar tropezando 7-1 contra Matanzas y el zurdo Yoanis Yera en la postemporada de la 57 Serie Nacional del béisbol cubano, venció a Matanzas por 3-1 en la noche de este martes, y está de nuevo tocando la puerta de la final.

Créalo o no, Granma, todavía actual campeón del mayor pasatiempo nacional en Cuba, tienen la serie 3-1 y están a punto de eliminar a Matanzas. ¿Podrán lograrlo con una barrida en casa? Eso veremos a partir de las 7:15 de la noche de este miércoles.

Trendings del juego

Como en el pasado 4 de enero, al inicio no parecía ser una noche de gala para el as de la rotación de los Alazanes, el derecho Lázaro Blanco: En apenas nueve pitcheos, el hombre proa de los Cocodrilos, Aníbal Medina, volvió a instalársele en posición anotadora iniciando el partido, esta vez con un out, facturado por un maravilloso engarce de Guillermo Avilés en la inicial. Dos pitcheos después, y Frederich Cepeda le firmaba un doblete por la línea de tercera, una pieza de su swing que —por un instante—, parecía dibujada por Picasso.

El score estaba 1-0 a favor de los Cocodrilos, mientras el cuarto bate, Osvaldo Vázquez, imponía respeto con su entrada al cajón de bateo. Blanco lo sabía: Estaba sobre un volcán en el cual su apertura solo desembocaría en una explosión o un éxito, lo que al final terminó logrando. Así, eliminó al impaciente Vázquez en rolata al short stop, y aprovechó la ansiedad de Yasiel Santoya para inducirlo a abanicar una slider afuera cargada de veneno… ¿Cuántas complicaciones en ocho entradas más? Ninguna: Completó los nueve innings, retiró a siete por la vía de los strikes y obsequió apenas dos boletos.

La ventaja se le desvaneció rápidamente a los Cocodrilos que habían roto una cadena de nueve innings sin saborear ese excitante néctar que es estar delante en un juego de béisbol. Abriendo las cortinas del cierre del cuarto episodio, Alfredo Despaigne atrapó una recta (colocada bien abajo) de Torres y rechinó la pelota en los colchones del jardín derecho. Luego, Carlos Benítez roleteó al cuadro y, en el cuarto pitcheo a Raúl González, el estadio Mártires de Barbados casi se va abajo cuando el avileño empujó con un roletazo al torpedero la anotación del empate 1-1.

Por cierto, Despaigne no solo hizo una carrera agresiva con el extra base: También le puso adrenalina al corring de tercera al home plate. Osvaldo Vázquez se preparó para un tiro de Yorbis Borroto a la goma, pero la conexión de Raúl era perfecta, lenta, de rolling y en una posición donde el short stop no tenía un ángulo de tiro cómodo para disparar.

Despaigne es toda inspiración y no solo necesita levantar a los aficionados en el graderío con sus batazos descomunales, pues de solo dar presencia en los diamantes con su energía, convierte al juego en un bocadillo mucho más apetitoso.

Después de empatar el choque, en una vuelta más de line up, los Alazanes decidieron el cauce del encuentro a su favor con una rayita en el cuarto, lo suficiente para el “Caballo Blanco”. Un sencillo de Yordan Manduley encendió la chispa en el cuarto capítulo y luego Avilés y Despaigne se embasaron por bases por bolas.

Aquí hago una salvedad, porque no todos los boletos de un lanzador son iguales: Torres acudió a esa gran efectividad que tiene su experiencia en el montículo. Tocó cada punto de uno y otro bateador antes y después de montarlos en la cuenta de dos strikes, pero la paciencia superó esa gran tendencia de los granmenses, que le hacen swings a pitcheo inimaginables en dos strikes.

Tenemos un interesante dato a considerar: En ese conteo durante sus primeras dos visitas al plato en esta postemporada, los Alazanes bateaban de 17-1, y el único éxito lo fijó Raúl González con su doble contra Dachel Duquesne en la noche del lunes.

Después de llenar las almohadillas de herraduras, un roletazo (casi puesto con la mano) con Benítez sirvió para doble play y romper el empate 2-1. Torres se tocaba la gorra, casi que presagiando —aunque jamás se rinde en el box— la repercusión de esa carrera. Su gran pitcheo terminó en 7.2 innings y tres limpias permitidas, la última rayita por un descontrolado relevo de Miguel Lahera.

Una vez más, Matanzas se ha visto abrazada por la presión: Han dejado a 44 de 59 corredores en posición de anotar, bateando apenas para .218, con más ponches (22) que boletos (21) y un pálido .618 OPS. Pero lo peor es que, cuando consiguen entrar en circulación (lo han hecho 21 veces en este playoff por boletos y 27 por hits), han destrozado varias posibilidades de hacer rally, y el peor ejemplo fue el corrido precipitado al plato de Ariel Sánchez con un hit de Eduardo Blanco en el segundo inning. En la etapa regular, estos errores se perdonan… Pero en playoff, ¡no!, y en varias ocasiones pueden costar una victoria.

Del box al home plate

MVP del juego: Indudablemente, Lázaro Blanco. Con ese pitcheo completo, marcó un Game Score de 80 puntos, lo que registró la mejor apertura (según la fórmula del líder sabermétrico Bill James) de un abridor en esta temporada. Sus nueve innings, siete strikeouts y apenas una limpia, sumaron puntuación superior a la de Yoanis Yera (71 puntos) con sus 10 ponches el pasado 4 de enero.

Un turno digno de playoffs… a la hora cero: Raúl González resolvió una vez más la carrera importante: Falló con rodado al infield, pero llevó al plato a Despaigne con la carrera del empate. ¿Te gusta la sabermetría? Entonces olvida que su promedio es .231 y aprecia lo que agradece el manager Carlos Martí: Ha empujado el 50% de los corredores que ha encontrado en posición de anotar.

Lo que tienen a su favor los ganadores: Los Alazanes de Granma están delante 3-1, una solo un éxito de la final.

La situación de los perdedores: Ha sido el peor momento en toda la temporada para los Cocodrilos de Matanzas, pues con una derrota más, estarían eliminados después de llegar a los playoffs con 61 triunfos en 90 partidos.

El dato que te sorprenderá saber: Matanzas no perdía tres juegos en fila esta serie desde el 11 de agosto, tras perder 8-6 contra Mayabeque y 3-1 y 2-1 frente a Camagüey.

Anotación por entradas:

Equipos 1 2 3 4 5 6 7 8 9 C H E
Matanzas 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 4 1
Granma 0 1 0 1 0 0 0 1 X 3 6 0

 

G: Lázaro Blanco (8-4)

P: Yosvany Torres (8-8)

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *