Menú

Lactancia materna: ventajas y garantías

Lactancia materna: ventajas y garantías

Hoy hablaremos de la Lactancia Materna, a propósito de celebrar mundialmente la semana de lucha por que las madres en su mayoría lacten a sus hijos. Este que sería el primer acto de amor que brinda la madre al tener a su pequeño en brazos.

Y hablaré de ello porque hace algunos años para la Organización Mundial de la Salud (OMS), Cuba era un referente cuando de Lactancia Materna exclusiva hasta los seis meses de vida se hablara en el mundo, hoy ya no es así.

En nuestra nación solo una tercera parte de las madres cubanas cumplen con ese este acto de amor, un índice bajo tomando en cuenta las posibilidades de capacitación, laborales y la protección legal que tienen para hacerlo.

Los mitos son muchos. Que si “las fórmulas modernas son casi iguales a la leche materna”, “algunas mujeres no producen suficiente leche”, “la leche materna no contiene el hierro suficiente que necesita el bebé”.

Eso para no hablar de aquellas que se abstienen de amamantar para mantener su estética y no engordar. Creen que sus senos se mantendrán más tiempos firmes por no lactar. Lo cierto es que la mayoría de esas mujeres interrumpen ese ejercicio de alimentación directa y sana a sus hijos sin preguntarse cuán bueno sería para los bebés lactar.

El Ministerio de Salud Pública desarrolla un programa a nivel nacional que divulga y ayuda a la madre, la familia a conocer las ventajas de que un bebé lacte desde su nacimiento. Investigaciones científicas han demostrado las enormes ventajas de la leche materna por encima de otros alimentos.

Funciona como un método natural de control de la natalidad, que permite el 98% de protección durante los primeros seis meses de vida. No solo proporciona a los niños protección contra las enfermedades diarreicas y respiratorias agudas, sino que permite la formación de dientes sanos y evita deformaciones en la boca.

La lactancia materna también es beneficiosa para las madres, porque reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, las ayuda a recuperar más rápidamente su peso anterior y reduce las tasas de obesidad.

Esas, sin dudas, son ventajas para nuestros hijos, garantías que a mi juicio cualquier madre puede entender fácilmente. Como madre de dos hijos sé que lactar requiere de mucha entrega, horas de desvelo, pues hay que hacerlo cada dos y media o tres horas aproximadamente.

Estoy segura, además, que esto no es sólo una responsabilidad de la madre, la familia juega un papel primordial. Hoy, aunque falta un poco más de orientación desde la atención primaria, la responsabilidad mayor recae sobre la familia.

Cierto es que muchas madres no pueden lactar por problemas en el parto o porque en realidad no tienen suficiente leche, pare ello se potencian en la actualidad los bancos de leche materna en los hospitales con servicio ginecobstétrico.

Pero cuando conocemos que menos del 48 % de las mujeres en Cuba amamantan a sus bebés cuando nacen sabemos que los pretextos son otros avalados en falsos mitos de belleza o pura comodidad para la madre y la familia.

Cuando se decide ser madre instintivamente me atrevería a decir pasamos a ocupar un segundo plano. Nuestro primer pensamiento, nuestras más grandes alegrías, nuestros mayores miedos siempre estarán dedicados a nuestros hijos. Lactar a veces duele, a veces cansa, pero piensa tú que eres madre cómo un día.

Cuando pasen los años, querrás tener de nuevo a ese hijo en brazos añorando que su pequeña manita abrace tu seno para vivir con salud.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *