Menú

La verdad necesita de nosotros

La verdad necesita de nosotros

Por Talía González

La prensa cubana debe alejarse de las redacciones del bostezo, así titula el sitio web cubaperiodistas, un reporte sobre la Asamblea Décimo Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba en el bloque de Prensa Escrita, efectuada en La Habana la semana anterior. Estos encuentros forman parte de los realizados en todo el país previo al mayor evento de los periodistas cubanos que tendrá lugar en julio próximo.

Amplio ha sido el debate generado y muchas son las opiniones sobre estas “redacciones del bostezo” que van más allá de las limitaciones materiales, que tienen varios sectores para realizar mejor su trabajo, entre ellos el de la prensa.

Asamblea X Congreso de la Upec en el bloque de Prensa Escrita, efectuada en la capital (Foto: Yoandry Avila Guerra)

Asamblea X Congreso de la Upec en el bloque de Prensa Escrita, efectuada en la capital (Foto: Yoandry Avila Guerra)

El común denominador de los criterios es la necesidad  de definir qué papel va a tener en nuestra sociedad el periodismo de la Revolución en los momentos actuales. ¿Va a ser un simple reproductor de eventos, una herramienta de la propaganda de entidades y ministerios,  o un contrapeso de lo mal hecho?

Y no es que se trate de un periodismo hipercrítico porque no sería real, ni  justo. Vivimos en un país donde es fácil resaltar obras y logros porque están en todas partes, por solo citar un ejemplo, desde llevar a nuestros hijos a la escuela que ya por ser cotidiano, nos parece simple.

Un reciente artículo de Juventud Rebelde reflexionaba ante la existencia de nuevas tecnologías de la información, las redes sociales, el periodismo ciudadano, entre otros fenómenos que están cambiando las formas tradicionales en las que se conformaba la llamada opinión pública. De ahí que nuestros  medios de prensa necesitan revolucionarse, en maneras de hacer, pero también en ser oportunos, en decir primero cuando tenemos la noticia para que no se convierta en rumor, y otros, llámense como se llamen, intenten distorsionar ¨nuestra¨ verdad.

Nuestros medios de prensa necesitan revolucionarse e incorporar más a los jóvenes que siempre vienen con nuevas ideas.

Nuestros medios de prensa necesitan revolucionarse e incorporar más a los jóvenes que siempre vienen con nuevas ideas.

Mucho se ha batallado contra el secretismo de funcionarios que guardan la información, evaden comparecer para abordar algún tema o simplemente interfieren el acceso a los periodistas para hacer su trabajo. Un mal  que perdura y que le hace daño a la credibilidad, al vínculo, a la comunicación tan necesaria con el pueblo, en tanto el periodista carga con la superficialidad de ser solo el transmisor.

Es cierto que cualquiera no hace periodismo, pero sí más personas ante el creciente acceso de internet en Cuba, publica sus blogs, escribe sus artículos de diversos temas, en algunos casos no bien fundamentados, pero están ahí, al alcance de muchos lectores que buscan información y necesitan contrastar las fuentes.

Para ganar credibilidad urge mayor interacción, una concepción revolucionaria que imbrique a la prensa en las trasformaciones políticas, económicas y sociales que tienen lugar en el país, y que responda a la agenda pública de temas de alta sensibilidad que los cubanos esperan. Y para esto existen profesionales capacitados.

Llamo a la reflexión con este comentario no solo a los colegas y su responsabilidad ante las nuevas circunstancias que vive y vivirá el país, sino a todos los que tienen el imperativo de abrir más los espacios de información y diálogo con los periodistas y comunicadores en general.

La jornada de la prensa cubana que iniciará la semana próxima estará dedicada al presidente de la organización, Antonio Moltó fallecido recientemente.

La jornada de la prensa cubana que iniciará la semana próxima estará dedicada al presidente de la organización, Antonio Moltó fallecido recientemente.

Como justo homenaje, la jornada de la prensa cubana que iniciará la semana próxima estará dedicada al presidente de la organización, Antonio Moltó desaparecido recientemente. De él aprendimos  que el acto de la creación profesional en el periodismo tiene riesgos, y hay que correrlos, con reflexión y seriedad. Ha de correrse con absoluta responsabilidad, inspirados en los ideales de la Revolución, como el carretero que va con el candil alumbrando el camino, como el propio lema que tendrá el Congreso: ¨La verdad necesita de nosotros¨.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *