La salvación de una guerrera

Una niña de 13 años permanece ingresada en el Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez, de la capital cubana desde hace más de nueve meses. La pequeña sufrió un accidente de tránsito en su natal pueblo de Bejucal, al bajar de un ómnibus que la llevaba de regreso de una competencia de kárate. Uno de sus pies quedó trabado en la puerta, y en la premura por desprenderlo se cayó, el chofer indolentemente arrancó y sus caderas y la pelvis fueron totalmente fracturadas.

Como consecuencia Yenci Justiz se mantuvo dos meses en coma, perdió también un riñón y ha sido intervenida en varias ocasiones en busca de injertos.

El panorama podría resultar sombrío si no conocemos el espíritu de la jovencita y la manera profesional y sensible con que el equipo médico que la atiende en el Servicio de Cirugía Plástica, bajo  el mando de la doctora Rosa María Pérez, le ha salvado la vida.

Hoy todo está a la espera de que se consoliden los implantes para iniciar una etapa no menos importante: la rehabilitación desde su propia área de salud.

En Cuba durante los últimos cinco años ocurrieron más de  cincuenta y siete mil accidentes del tránsito, y por supuesto que cada lamento lleva implícita la falta de prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *