Menú

Sobre la posverdad y otras “mentiras piadosas”

Sobre la posverdad y otras “mentiras piadosas”

Decir en el siglo XXI que la Tierra es plana o que enfermedades como la poliomielitis, el sarampión y la tosferina son beneficiosas para el sistema inmune de los niños y por tanto, lo mejor es no vacunarlos, pudiera parecer un total absurdo.

Sin embargo, hoy esas ideas echan raíces en la mente de muchas personas en todo el mundo y aquí me refiero también a personas instruidas.

¿Cómo es posible? Pues un nuevo término, incorporado al  Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española en 2016 ayuda a comprender este fenómeno. Posverdad: así se conoce hoy a toda información que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias, deseos… una especie de “mentira emotiva” que nos incita a posicionarnos frente a un tema que desconocemos en profundidad.

Esta palabra se popularizó a partir de hechos políticos como el Brexit – proceso pilítico que implica la salida de Reino Unido de la Unión Europea- y las elecciones de Estados Unidos que llevaron a Donald Trump hasta la Casa Blanca. Recordemos por cierto, que a Trump se le conoce como el rey de las noticias  falsas o exageradas.

Hay que añadir un elemento más: este boom de la posverdad se produce también porque vivimos en la era de Internet, de las redes sociales y su capacidad para influenciar en determinados públicos.

Así es que rápidamente, del ámbito político este fenómeno pasó a cobrar fuerza en el entorno científico. Sucede por ejemplo, con el cambio climático. Aunque los expertos demuestran la influencia de la acción humana, aparecen grupos negacionistas que alimentan dudas sobre nuestra responsabilidad con el planeta y de paso, intentan limitar regulaciones ambientales que afectan sus bolsillos.

En el área de la salud, especialidades como la oncología, la nutrición y la dermatología estética son algunas de las más afectadas por noticias falsas que a modo de “soluciones milagrosas” circulan en Internet.

'Salud sin bulos', una iniciativa para erradicar rumores falsos en la red

‘Salud sin bulos’, una iniciativa para erradicar rumores falsos en la red.            Foto: Internet

Frente a las tentaciones de la posverdad urge que la ciencia y la tecnología formen parte del debate social. Esto depende de que los científicos se sumen cada vez más a las labores de divulgación, de que los periodistas que trabajan estos temas se especialicen, de abrir espacios a la polémica científica en los medios de comunicación y depende también de la capacidad para enseñar la ciencia de manera atractiva y crítica.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *