Menú

La era Bolsonaro: una vuelta a las dictaduras militares de Pinochet

La era Bolsonaro: una vuelta a las dictaduras militares de Pinochet

El perfil de Bolsonaro, ha sido varias veces relacionado con el de Trump por aquello de ir a contracorriente. Esa forma refleja una imagen impredecible que genera incerditumbre, no sería adecuada para los asuntos económicos. De ahí que su modelo ultra liberal, muchos expertos lo comparan con el de Augusto Pinochet.

Y eso tiene mucho que ver con su asesor y futuro ministro de economía Paulo Guedes, quien junto a Milton Friedman, es comparado con los famosos Chicago Boys, ese grupo de economistas estadounidenses que se aprovecharon de la dictadura de Pinochet para utilizar a Chile como laboratorio neoliberal, e impusieron con sangre el actual modelo económico chileno basado en la desigualdad social, la competencia, el endeudamiento de la clase trabajadora, el individualismo y en donde los pobres financian a los ricos.

Los mismos que condujeron la cartera económica de Argentina a la crisis de 2001 de la mano de Domingo Cavallo. Así el plan económico diseñado para Bolsonaro consiste en la privatización de las empresas estatales, incluida la posibilidad de privatizar Petrobras y el Banco de Brasil.

Incluye una reforma fiscal que reduciría los impuestos a los más privilegiados bajo el reclamo de que son los que más invierten.

Y como si fuera poco, con la ayuda de un proyecto impulsado por el presidente de facto, Michel Temer, Bolsonaro apuesta por cerrar el déficit de Brasil reduciendo el gasto social y sustituyendo el sistema de reparto a un sistema de pensiones de capitalización individual administradas por el sector privado.

Algunos íconos del pensamiento liberal brasileño, como Eduardo Gianetti, escribió en el diario Estado de Sao Paulo: “Temo que esa aventura neoliberal radical, si no tiene el mínimo de sensibilidad social, pueda arruinar la reputación del liberalismo en Brasil”.

Y es que en una sociedad que sufre un desempleo que llega al 12 por ciento y tiene innumerables carencias sociales y de infraestructura, la desarticulación del aparato estatal y la liquidación del mercado interno, más la persistencia de “minorías privilegiadas”, pueden erosionar rápidamente los niveles de aceptación de un gobierno que extenderá las desigualdades en lugar de disminuirlas.

La era Bolsonaro no inaugurará una etapa que deje atrás a Lula y a Dilma Rousseff sino será una vuelta a las dictaduras militares de Pinochet en Chile y de Videla en Argentina.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *