Menú

La ciencia: ¿un derecho humano?

La ciencia: ¿un derecho humano?

¿De qué forma mejorar el acceso público a la ciencia? ¿Cómo hacer para que las investigaciones se tengan en cuenta cada vez más en la toma de decisiones?

Estos son algunos de los cuestionamientos que generan polémica en todo el orbe este 10 de noviembre, Día Mundial de la Ciencia al servicio de la Paz y el Desarrollo (DUDH). Hoy se conmemoran además, los  setenta años de Declaración Universal de los Derechos Humanos, en especial, el derecho a la ciencia. Pero…¿en qué consiste?

El Artículo 27 de la DUDH lo deja claro: todo ser humano puede participar del progreso científico y sus beneficios.

La Declaración Universal de Derechos Humanos cumple siete décadas en 2018. Foto: CubaTv

La Declaración Universal de Derechos Humanos cumple siete décadas en 2018. Foto: CubaTv

¿Qué significa esto realmente? Aunque a menudo puede entenderse sólo como una forma de acceder a los resultados positivos de la ciencia y la tecnología, una lectura más amplia trasciende la idea de recibir beneficios de manera pasiva.

Así, el derecho a la ciencia incluye otras aristas como la necesaria divulgación del conocimiento, la posibilidad de participar en las políticas científi­cas de cada país y el énfasis en el uso responsable y ético de los resultados de investigación.

Los desafíos de nuestro tiempo demandan soluciones urgentes que muchas veces, llegan de manos de la ciencia, la tecnología y de los procesos innovadores; pero llevar a la práctica esos saberes requiere del conocimiento y la voluntad de los decisores y de su compromiso con un futuro sostenible.

La erradicación de la probreza es uno de los retos del uso responsable de la ciencia en beneficio de las sociedades.

La erradicación de la probreza es uno de los retos del uso responsable de la ciencia en beneficio de las sociedades. Foto: Internet

Otro tema precupa hoy: la necesidad de involucrar al público en los debates sobre cuestiones científicas. La pregunta es ¿cómo lograrlo?

Un primer paso está sin dudas, en la escuela, donde inicia la formación de una cultura científica. Además del aula, los museos pueden estimular el intercambio sobre inventos recientes, nuevas teorías y experimentos, siempre desde una perspectiva crítica.

Despertar el interés por la ciencia desde edades tempranas permitirá la formación de vocaciones científicas en el futuro.

Despertar el interés por la ciencia desde edades tempranas permitirá la formación de vocaciones científicas en el futuro. Foto: Internet

También los científicos deben buscar la conexión con el público no especializado, como ha sucedido  con el espacio Puertas Abiertas de la Academia de Ciencias de Cuba. En este camino, por supuesto, los medios de comunicación tienen el reto de contar  la ciencia como un proceso humano y dinámico, como un patrimonio de conocimiento que pertenece, por derecho, a todos.

*Sugerencia de lectura: Informe de la UNESCO sobre la ciencia

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *