Menú

Inteligencia de los loros es descifrada por científicos

Inteligencia de los loros es descifrada por científicos
Científicos canadienses descubrieron que los loros tienen un circuito cerebral único parecido al de los primates, que les permite realizar tareas complejas, en lo cual radica el secreto de su inteligencia, publica este lunes tendencias 21.

La capacidad que tienen estos animales de usar herramientas, resolver problemas, comprender conceptos matemáticos e incluso de hablar, motivó a los investigadores a estudiar 98 muestras de cerebros de aves, incluidos loros, búhos, gallinas y colibríes.

Los especialistas de las universidades de Alberta y de Lethbridge se propusieron determinar si los loros tienen más desarrollados los núcleos pontinos, células nerviosas situadas en la porción basilar de la protuberancia o puente troncoencefálico.

En humanos y otros primates estos núcleos forman un circuito neuronal que transfiere información entre dos áreas del cerebro: la corteza, la cual rige la información sensorial y otras funciones superiores, y el cerebelo, responsable de las funciones motoras.

Sin embargo, el análisis comparativo del cerebro de los loros en relación con el de otras aves permitió establecer que no tienen grandes núcleos pontinos, sino que destacan por el gran tamaño de una estructura similar llamada núcleo espiriforme medial.

Este circuito comunica la corteza cerebral con el cerebelo y es de dos a cinco veces más grande en loros que en otras aves como las gallinas, explicó Cristian Gutiérrez, uno de los autores de la investigación.

De acuerdo con el experto, la correspondencia de conexiones neuronales entre los cerebros de loros y primates podría explicar por qué los primeros son capaces de realizar tareas complejas similares a las de estos últimos.

En ambos casos las habilidades motoras y la inteligencia se despliegan por medio de conexiones cerebrales similares, aun cuando se producen en lugares diferentes en el cerebro de cada especie.

A juicio de Gutiérrez, el descubrimiento reciente plantea la necesidad de conocer en profundidad cómo se produce este proceso en los núcleos pontinos de los seres humanos para comprender mejor el funcionamiento de nuestros cerebros, según Prensa Latina

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *