Menú

Importancia del Foro de Sao Paulo para Latinoamérica

Importancia del Foro de Sao Paulo para Latinoamérica
A pocos días del inicio, el 15 de julio en La Habana, Cuba, del XXIV Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo, es preciso subrayar la significación del evento en un momento muy especial de la región.

Según el exalcalde, exdiputado y exembajador Eduardo Contreras, notable abogado de derechos humanos y profesor, en artículo especial para Prensa Latina, en efecto, son diversos los hechos que marcan la pugna entre los sectores conservadores, reaccionarios que han asumido posiciones de gobierno en el continente en los últimos años.

Desde luego en el país anfitrión del Foro y los sectores de avanzada social que han impulsado importantes reformas destinadas a romper las ataduras económicas, sociales y políticas en diversos países de la zona en que habían logrado ser gobierno.

La Habana será escenario de la cita de partidos, personalidades y movimientos de izquierda sociales latinoamericanos y de otras latitudes hasta el 17 de julio. Una oportunidad para reflexionar sobre la realidad actual.

Como siempre, la ofensiva derechista ha sido impulsada abiertamente desde Washington y sus diversos aparatos instrumentales como la Organización de Estados Americanos (OEA), o el ‘Grupo de Lima’ y otros.

Cabe recordar que el denominado Grupo de Lima, que condena abiertamente al Gobierno democrático de Nicolás Maduro, igualmente intentó en la OEA señalar a la administración de Nicaragua del presidente Daniel Ortega.

Su puesta en práctica lo ha sido por diversos medios y operativos ‘duros’ o ‘blandos’.

Entre estos últimos resaltan las maniobras en el plano judicial y comunicacional utilizando de una parte a sus colaboradores en diversos aparatos judiciales de gobiernos de la región y por otra, los medios de comunicación que siempre han controlado en nuestros países.

Son diversos los ‘botones de muestra’ en tal sentido y tengamos en cuenta, por ejemplo y entre otros, los casos de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, de Lula da Silva en Brasil y ahora de Rafael Correa en Ecuador.

Pero la lucha de los pueblos no se detiene y un buen ejemplo es la reciente victoria en las elecciones presidenciales de México del candidato progresista Andrés Manuel López Obrador que refleja, por sobre toda otra conclusión, que se acabó la paciencia del pueblo mexicano.

Ante tanto crimen, tantos latrocinios, tanta corrupción verdadera, tanto sometimiento al poder económico, los mexicanos reaccionan. Otra hora ha llegado para esa nación.

Es decir, que termina el tiempo de la derecha y que llega el momento de asumir la solución de los problemas reales del pueblo poniendo fin a la mentira y al robo e impulsando cambios de fondo en favor de las mayorías.

Lo de México puede ser punto de partida para una recuperación de las fuerzas de izquierda, antiimperialistas y democráticas. En tales condiciones, el Foro de Sao Paulo se percibe como una gran ocasión para el análisis, el debate y las propuestas de cambio.

El Foro de Sao Paulo es el principal espacio de concentración de movimientos de izquierda en América Latina, expresó hoy José Ángel Maury, jefe de Relaciones Internacionales de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba.

En diálogo con Prensa Latina, Maury recordó el surgimiento del Foro en la década de 1990, contexto convulso en el cual el capitalismo se dibujaba como única opción para los pueblos ante la crisis de gobiernos progresistas, refirió.

José Ángel Maury, jefe de Relaciones Internacionales de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba

José Ángel Maury, jefe de Relaciones Internacionales de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba

En ese sentido, destacó la importancia de fortalecer y mantener vivo el evento, para preservar y unir fuerzas y hacer frente a la arremetida contra los gobiernos de izquierda en la región.

La XXIV edición del encuentro anual del Foro de Sao Paulo sesionará en esta capital del 15 al 17 del presente mes.

La cita se efectuó por primera vez en 1990 en la ciudad brasileña de Sao Paulo bajo el auspicio del Partido de los Trabajadores de Brasil, resultado de una iniciativa del líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro, y del expresidente de esa nación latinoamericana, Luiz Inácio Lula da Silva.

Casi tres décadas después, agrupa a partidos, alineaciones de izquierda y movimientos sociales y progresistas, y figura como un espacio de convergencia, debate y acción conjunta para América Latina y el Caribe.

El mejor homenaje a la figura del Comandante Fidel Castro será cerrar fortaleciendo en clave de unidad el Foro de Sao Paulo, aseveró en esta capital Juan Castillo, secretario general del Partido Comunista de Uruguay.
Juan Castillo, secretario general del Partido Comunista de Uruguay

Juan Castillo, secretario general del Partido Comunista de Uruguay

‘Fidel va estar presente en ese Foro, él está desde que nos convocó y queremos sentirnos dignos hijos de él’, afirmó el dirigente político en entrevista con Prensa Latina a propósito del encuentro en La Habana, a desarrollarse entre el 15 y 17 de julio.

Castillo, que será parte de la delegación uruguaya a la cita integracionista de representantes de partidos políticos, movimientos y organizaciones de izquierda y progresistas de Latinoamérica y de otras partes del mundo, aseguró que ‘la frutilla de la torta es tener como centro el homenaje al Comandante’.

Manifestó que será mucho más fácil y seguramente de mejor entendimiento ‘hablar con las palabras de Fidel’ en esa reunión, porque es quien ‘nos alumbra el camino y nos inspira constantemente a la lucha de los pueblos de América’.

Para el también senador del Frente Amplio, tenemos que tratar que ‘más nunca’ los pueblos lo olviden y esté presente en cada una de las cosas.

Si los dos días y medio que tenemos dedicado al debate y la discusión solo nos dieran media hoja de una libreta para apuntar, ‘ahí pondríamos Fidel y unidad, y en todo caso un apellido, Âívivan los pueblos de América!’.

Recordó que el líder histórico de la Revolución cubana no se cansó nunca de elaborar, de pensar, de colocar los desafíos, de someter todo a una crítica, a la cual él ‘mismo se sometía a ella constantemente’.

El dirigente partidista uruguayo expresó que lo único que extrañará después de tanto tiempo ‘es llegar a La Habana y no poder ver físicamente a Fidel, pero ‘vamos a cerrar los ojos y lo vamos a sentir al lado de nosotros’.

Y ojalá hayamos interpretado un pedacito de su vida para salir del Foro defendiendo a nuestros pueblos, remarcó.

Al referirse a ese espacio de concertación latinoamericano, Castillo significó que los comunistas uruguayos ‘le asignamos a este XXIV Foro de Sao Paulo una importancia política estratégica’.

Consideró que esa puede ser una declaración para cualquier otra reunión anterior de ese tipo, pero lo es ‘especialmente en este momento’, en función de la actual coyuntura que vive América Latina.

‘Hay una expectativa tremenda con esa reunión’, afirmó, y señaló que tenemos un contexto regional y una coyuntura mundial que ‘nos hace colocar también mucho entusiasmo, en lo que podamos escuchar, coordinar y hacer en forma conjunta y colectiva’.

El secretario general del Partido Comunista uruguayo enfatizó la necesidad de tratar de que este Foro nos identifique claramente con los procesos políticos y sociales de nuestros pueblos y permita entender que la salida ‘es con todos o no hay salida’.

Hay que seguir construyendo unidad, definiendo claramente dónde está el enemigo y darle a nuestros pueblos elementos concretos, metas precisas para poder ir sorteando de a una, afirmó.

Castillo destacó que la lucha hoy adquiere particular importancia ‘porque el imperialismo viene por todos, no es por algunos’, se ha propuesto venir por nosotros y ‘tratar de que su viejo sueño y aspiraciones de transformarnos en un patio trasero’ se haga verdad.

Lo peor de todo es que nos agarre de un pueblo por vez y con distinto argumento, simulado o parecido, de a uno y por vez, acentuó.

Expresó que no hay que tener miedo a la confrontación, porque ‘no hay forma de crecer políticamente, de superar nuestras propias contradicciones, sino confrontando ideológicamente que es lo mejor para nuestros pueblos en esta coyuntura’.

El senador alertó que hoy la dignidad de Latinoamérica está en juego y ser dueño de nuestro destino ‘supone tener claro qué significa el concepto de unidad y cuáles son las cosas que nos unen’.

Aseguró que la urgente definición de dónde está el enemigo y todo lo que opere alrededor del imperialismo o lo que haga de trampolín para sus planes, tiene que estar lo más alejado posible de nosotros.

Si tuviéramos que elegir en dónde centraríamos nuestras principales preocupaciones, ‘la unidad ocupa el primerísimo lugar’, la de los pueblos, gobiernos populares, ‘la de todo el entramado social y popular para defender nuestra dignidad’, insistió.

Remarcó que solo con la unidad de la clase obrera y trabajadora, las organizaciones sociales y populares, del campesinado, los indígenas, los negros y las mujeres, ‘conformando un bloque social y político para los cambios anticapitalistas y antineoliberales’, vamos a lograr ser dueños de nuestros destinos.

Hoy es momento de unidad, de fortalecer los procesos políticos y de apoyar solidariamente los proyectos que tienen que avanzar, ‘eso nos alcanzaría para volvernos felices cuando termine el Foro de Sao Paulo’, reafirmó el político.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *