Hasta que la basura nos separe

Lamentablemente, nuestra capital no sobresale entre las ciudades de mayor higiene en el país. Los retrasos en la recogida de los desechos sólidos, sumado a la falta de conciencia cívica, contribuyen a la proliferación de los basureros y todo lo que esto conlleva. Pareciera que en la habana nos hubiéramos acostumbrados a vivir con la basura de manera obligatoria y con las molestias que esto ocasiona, aún cuando las autoridades sanitarias advierten una y otra vez, la necesidad de incrementar las medidas higiénicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *