Menú

Gerardo Abreu Fontán, paradigma revolucionario

Gerardo Abreu Fontán, paradigma revolucionario

El 7 de febrero de 1958 fue asesinado por la dictadura de Batista Gerardo Abreu Fontán. Este miércoles como cada año se recordó al joven revolucionario considerado como uno de los más valientes del movimiento 26 de Julio en la capital.
Nació en Santa Clara. “Fontán” como lo conocerían más tarde sus compañeros de lucha, tuvo que trabajar desde pequeño para contribuir al sustento de la familia. Su actividad conspirativa creciente le atrajo la atención de los esbirros, que lo detuvieron el 6 de febrero de 1958. Sometido a atroces torturas, el cuerpo sin vida del joven luchador fue encontrado al día siguiente.

Un niño que se transformó en héroe, se levantó desde la miseria hasta convertirse en jefe indiscutido y crear barrio por barrio la mayor fuerza revolucionaria de la capital que dirigió con su carisma y sus dotes organizativas excepcionales.  Nacido el 24 de septiembre de 1932, con otros hijos de Cuba: signado por la mayor pobreza en el Condado, de Santa Clara; niño negro, que solo llegó al cuarto grado de una humilde escuela primaria; que conoció desde temprano los rigores del trabajo, a veces muy mal pagado, para ayudar a su familia.

Solo 11 años tenía Fontán cuando partió a La Habana en busca de oportunidades de empleo. Sus seres queridos regresarían al suelo natal mientras él permanece en busca de una mejoría que le permita ayudar a los suyos. Laborará como aprendiz de carpintero y conocerá el mundo de la imprenta. Durante un corto período en su ciudad natal tendrá trabajo como peón en el mercado.Y a pesar de la dureza de los días incursionará como declamador de poesías afrocubanas.

Desde una juventud que se aferra a la vida sufrirá la discriminación por negro y pobre. La naturaleza de una sociedad que no pondera la dignidad plena del hombre acrecentará la rebeldía que lo hará ingresar al Partido Ortodoxo. El afán de justicia y los nobles sentimientos que anidan en él lo sumergirán en un combate hasta el último minuto de existencia.

Ofrenda floral en recordación del líder clandestino Gerardo Abreu Fontán, en el aniversario 60 de su asesinato, en la sede del Consejo de Ministros de Cuba, en La Habana, el 7 de febrero de 2018. Foto: ACN

¿Como era el carácter de este revolucionario?

Quienes le conocieron han afirmado que Abreu Fontán era profundamente humano, gozaba de sensibilidad e inteligencia natural, creía en la unidad de las fuerzas insurgentes para enfrentar la dictadura, y era de un coraje a toda prueba. Las brigadas, expresión en el llano de la lucha del Movimiento 26 de Julio, demandaron toda la entrega y la capacidad organizativa y de convocatoria del luchador.

Fue un combatiente imprescindible para cumplir el objetivo de derrocar la dictadura más sangrienta que padeciera el país en todos los tiempos.

 

 

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *