George Weah gana en segunda vuelta de elecciones presidenciales en Liberia

George Weah -único futbolista africano en conseguir el Balón de Oro (1995)- se situó en cabeza con el 38,4 por ciento de los votos. Logró la mayoría en 11 de los 15 condados de Liberia.

“No me planteo perder– asegura- La victoria de hoy está hecha y voy a ganar. Un Boakai no puede ganar un George Weah”.

Joseph Boakai presenta los datos económicos como aval para hacerse con el triunfo, ya que desde que accedió a la vicepresidencia del país, hace 11 años, Liberia ha aumentado su PIB en un 248%.

La actual presidenta del país, Ellen Johnson-Sirleaf está el cargo desde 2005. Si todo sigue desarrollándose con normalidad este será el primer traspaso de poderes en Liberia entre dos presidentes elegidos democráticamente en 73 años.

Los liberianos votaron en segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que enfrentó al exfutbolista George Weah (Congreso por el Cambio Democrático, CCD) y al vicepresidente, Joseph Boakai (Partido por la Unidad, PU).

Esta segunda votación estuvo prevista para realizarse el 7 de noviembre, pero se pospuso por acusaciones de fraude hechas por el tercer candidato mejor ubicado en la consulta pasada, Charles Brumskine (Partido por la Libertad, PL), y las cuales finalmente desestimó el Tribunal Supremo. La primera vuelta se celebró el 10 de octubre, Weah -único futbolista africano en conseguir el Balón de Oro (1995)- se situó en cabeza con el 38,4 por ciento de los votos (con mayoría en 11 de los 15 condados), mientras que Boakai se hizo con el 28,8 por ciento de los sufragios.

Weah ganó la primera vuelta que tuvo lugar el pasado 10 de octubre, pero sin haber obtenido el 50 por ciento de los votos necesarios para lograr una victoria absoluta, por lo que fue necesaria la celebración de una segunda, la cual estaba programada inicialmente para el 7 de noviembre pero fue aplazada.

Poco más de dos millones de personas estaban convocadas a las urnas para este martes, pero de acuerdo con informes de los medios de comunicación se observó una reducida participación a lo largo de la jornada electoral, que concluyó a las 18:00 horas locales (18:00 GMT).

Funcionarios en las casillas de votación comentaron al sitio web liberiano de noticias FrontPageAfrica que la baja participación habría resultado de complicaciones en el transporte, el mismo retraso de la segunda vuelta o solo que la fecha no era favorable.

Varios periódicos locales refirieron que en la mayoría de las casillas electorales no se registraron filas, por lo que la emisión de votos resultó más rápido y sin complicaciones en comparación con la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

La presidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf, ganadora del Premio Nobel de la Paz y primera mujer jefa de Estado elegida en África, dejará el cargo a los 79 años de edad, después de dos mandatos.

El resultado de la elección de segunda vuelta determinará su reemplazo, el cual es digno de mención ya que será la primera vez en 70 años que un gobierno liberiano elegido democráticamente transfiere el poder a otro legítimamente electo.

La Presidencia de Liberia la disputaron en esta vuelta Weah, de 51 años y muy popular entre la juventud del país, y Boakai, de 73 años y quien ha jugado un papel muy importante en el gobierno de Sirleaf, en los últimos 12 años.

Por el momento se desconocen los resultados del proceso de este martes, pero la presidenta liberiana ya aprobó esta tarde una orden ejecutiva para establecer un equipo de transición para la transferencia del poder al mandatario entrante.

Se espera que el equipo de transición inicie su trabajo 48 horas después del anuncio de los resultados finales de la elección presidencial.

Catorce años después del final de la guerra civil (1989-2003, 250.000 muertos), la segunda ronda de las presidenciales se desarrolló “en el respeto al proceso electoral”, dijo a la AFP la eurodiputada María Arena, encargada de una misión de 81 observadores de la Unión Europea. Una red de asociaciones civiles, Liberia Elections Observation Network (LEON), también lo constató.

A diferencia de la primera ronda, el 10 de octubre, los electores esperaron poco antes de emitir su voto, constató la AFP, que observó también que los colegios electorales cerraron a la 18H00 (locales y GMT). En total, 2,1 millones de votantes estaban registrados en este pequeño país anglófono.

Pero que la consulta, prevista para el 7 de noviembre, tuviera lugar al día siguiente de la celebración de Navidad, más sobria de lo habitual, pudo haber afectado la tasa de participación. No obstante la Comisión electoral, cuyo personal “estuvo mejor preparado”, según Arena, se mostró eficaz.

“Encontré fácilmente el lugar en el que tenía que votar. ¡Es genial”, se congratuló Gabriel Peters, de 27 años.

El país, que fue muy afectado también por la reciente epidemia de Ébola, vive aún bajo la sombra de Charles Taylor, de 69 años, exjefe de guerra y presidente (1997-2003), condenado a 50 años de prisión, que purga en Reino Unido, por crímenes de guerra y de lesa humanidad perpetrados en la vecina Sierra Leona.

Esta segunda vuelta para designar al sucesor de la primera mujer jefa de Estado en África había sido suspendida ‘in extremis’ por la Corte Suprema por un recurso presentado por el candidato que quedó tercero.

En la primera vuelta celebrada el 10 de octubre, Weah quedó primero con 38,4% de los votos y Boakai, segundo con 28,8%.

Tras el recurso judicial, la fecha de la segunda vuelta cayó mal y perturbó la celebración de la Navidad.

AFP/Paul DEFOSSEUX Resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Liberia, que celebra este martes la segunda vuelta
AFP/Paul DEFOSSEUX Resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Liberia, que celebra este martes la segunda vuelta

“No podemos salir de fiesta porque tenemos que votar mañana”, se quejaba el lunes Emmanuel Johnson, un habitante de Monrovia.

“La atmósfera es totalmente diferente. Debido a las elecciones pero también porque la gente no tiene dinero”, dijo Samuel Mehn, padre de familia numerosa, de 54 años.

– Seguros de la victoria –

Weah, antigua estrella del PSG y del AC Milan en la década de 1990, partió como favorito tras los votos logrados en la primera vuelta y haberse impuesto en 11 de las 15 provincias del país.

Paralelamente al proceso judicial trascurrieron las negociaciones para ganar el apoyo de los otros 18 candidatos de la primera vuelta, selladas con algunas certezas para Weah, como el apoyo de Prince Johnson, un antiguo señor de la guerra ahora convertido en predicador.

Weah sumó también la adhesión del partido de Charles Brumskine y el jueves asistió a un acto público con Johnson-Sirleaf, alimentando las especulaciones de que ella no apoya al vicepresidente que la acompañó 12 años.

El candidato favorito, de 51 años, es muy popular entre los jóvenes.

“Tengo al pueblo conmigo, un gran partido y una coalición poderosa. Yo me preparé para dirigir este país y la victoria va a ser nuestra”, había afirmado el exfutbolista, quien el sábado reunió a miles de personas en el mayor estadio de Monrovia.

Según Weah, ha acumulado experiencia y aprendido de sus errores en dos intentos anteriores ante las urnas, en 2005 en presidenciales y en 2011, cuando fue aspirante a la vicepresidencia.

AFP/Archivos / Seyllou El candidato presidencial liberiano George Weah y su esposa, Clar, en Monrovia el 23 de diciembre de 2017
AFP/Archivos / Seyllou El candidato presidencial liberiano George Weah y su esposa, Clar, en Monrovia el 23 de diciembre de 2017

Desde 2014 es senador por la provincia de Montserrado, la más poblada del país, y como dupla eligió como candidata a la vicepresidencia a Jewel Howard-Taylor, exmujer de Charles Taylor.

Pero el oficialismo no bajó los brazos y Boakai advirtió a los jóvenes no cometer el “error” de votar por Weah.

“La victoria es mía”, dijo el domingo Boakai, de 73 años, ante decenas militantes que se reunieron en su cuartel general.

La presidenta saliente, Ellen Johnson-Sirleaf, dejará el poder en enero tras 12 años en el gobierno, en los que tuvo que reconstruir el país después de la guerra civil y supervisar la respuesta a la crisis sanitaria del Ébola (2014-2016).

Sirleaf, premio Nobel de la Paz 2011, ya no podía volver a presentarse después de dos mandatos.

(Con información de Euronews y AFP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *