Fuerza de Tarea en Internet: nueva estrategia de EE.UU. para Cuba

Este martes, Estados Unidos anunció un nuevo acto de subversión contra Cuba, enmascarado en lo que denominó «Fuerza de Tarea en Internet» para, supuestamente, promover el libre flujo de información en la Isla. Todo surge siguiendo las directrices planteadas por el presidente Donald Trump en su Memorando Presidencial del 16 de junio del pasado año.

El gobierno de Donald Trump ha hecho casi todo lo posible por empeorar las relaciones con Cuba, y con otros países también. De un camino de acercamiento, de diálogo, volvemos a la confrontación.

Fue a la pequeña Habana en Miami a dar un discurso irrespetuoso y lleno de inexactitudes históricas. Ayer se conoció la más reciente iniciativa para intervenir en el orden interno de Cuba. El Departamento de Estado publicó una convocatoria a una reunión pública entre funcionarios gubernamentales y no gubernamentales en lo que llamó un equipo de trabajo para, dicen, promover el libre flujo de información en Cuba.

El encuentro será el 7 de febrero, y ya usted escuchó el propósito: contribuir al flujo de información y expandir el acceso a los medios independientes en Cuba, un término cuestionable, pueden haber medios no estatales, pero todos dependen de algo o de alguien.

No es la primera vez que se utiliza la red de redes como caballo de Troya contra un sistema político, un país, un gobierno que no complace a los dueños de Internet. Usted recordará Zunzuneo, aquella red que se intentó crear para generar desestabilización en Cuba, pero las mal llamadas primaveras árabes, las guerras no convencionales todas usan como primer paso ofensivo la utilización de Internet, la difusión de noticias falsas, filtrar información poco explicada o descontextualizada para generar descontento, utilizar debilidades existentes para exacerbar ese descontento.

Han practicado eso en Irán, Venezuela o Egipto. La diplomacia inteligente, la que llevaba Obama y Hillary Clinton apostaba por eso, y ahora Trump recicla esta política. Claro con la limitación de que quienes inventan esto están profundamente desinformados sobre Cuba.

Sabrán ellos que en cientos de puntos wifi o centros de trabajo puede visitarse El Nuevo Herald, leerse la Declaración Universal de los Derechos Humanos, o ver la última declaración del más acérrimo enemigo del gobierno cubano.

Lo mismo desde 23 y L que en el Parque Céspedes en Santiago de Cuba. El libre flujo de Internet e información existe ya en Cuba. En 2017 un 40 por ciento de los cubanos adquirieron alguna forma de acceso a Internet, 37 por ciento más que en 2010. 4,5 millones de celulares están activos, según cifras de ETECSA. A diario se produjeron el año pasado 250 mil conexiones a través de 500 puntos wifi. En un país con altísimo nivel de escolaridad, y educación en el uso de las nuevas tecnologías.

Facebook, la red social de la que muchos en Estados Unidos se quejan, pues pudo haber si allí donde se manipuló la información que terminó con la victoria de Donald Trump, es sin duda el espacio virtual más utilizado por los cubanos. Seguramente usted está pensando lo mismo que yo.

Hace falta más acceso, más barato, y con mayor calidad, no solamente en un parque, o en un espacio público. En eso se avanza, es evidente, cada vez más hogares podrán tener Internet, y será más barato, no me lo ha dicho nadie, es evidente porque la tendencia ha sido a abaratar los costos de acceso, de 4.50 hace par de años, a 1 CUC la hora.

El acceso indiscutiblemente aumenta. Y Cuba ha tenido que hacerlo sin inversión extranjera, con esfuerzo propio y buscando alternativas tecnológicas, en un mundo donde Estados Unidos es pionero y dueño de la mejor tecnología, que no podemos usar por el bloqueo. Y he ahí la gran hipocresía de esta iniciativa anunciada por el Departamento de Estado, Cuba se conectó más tarde que nadie a Internet por el bloqueo, lo hizo de la forma más cara, y más lenta, por el bloqueo, desarrollarla ha sido un ejercicio de resistencia al desafío de no poder acceder a la tecnología estadounidense.

Ahora que se desarrolla con más fuerza y rapidez que nunca, ¿vendrá Estados Unidos a valorar los desafíos para la conectividad? Además de injerencista, obvia lo elemental. Yo podría decirles que uno de los desafíos para la conectividad es el bloqueo estadounidense, levántenlo.

Entonces tengo que creerme la siguiente historia: mantienen el cerco económico, cierran los servicios consulares en La Habana y por tanto cierran las puertas de Estados Unidos a los cubanos, intimidan a sus ciudadanos diciéndoles que no viajen a la Isla, el país más seguro de América, cierran toda oportunidad, ¿pero te ayudo a conectarte a Internet? Es cuando menos sospechoso, insulta a la más escasa inteligencia.

Internet no es ni bueno ni malo por sí mismo, todo está en las personas que lo usan. Las potencialidades para hacerlo útil son infinitas, de nuevo depende de cómo se use. Un ejemplo, Estados Unidos es probablemente el país más conectado del mundo, ¿lo hace el más sabio, el más libre? Votaron por un hombre rico que prometió salvar a los pobres, se han creído durante seis décadas que Cuba que visitaba medio mundo era un país peligroso, y hace pocos días concluyó en Carolina del Norte una conferencia a la que asistieron cientos de personas sobre que la tierra es plana.

Yo sí creo que les hace falta un equipo de trabajo, pero para educar a tanto estadounidense que tiene mucho Internet, pero que no le sirve para ser más libre.

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Cristina Escobar

Periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana y Canal Caribe

Un comentario sobre “Fuerza de Tarea en Internet: nueva estrategia de EE.UU. para Cuba

  • el 27 enero, 2018 a las 12:15 am
    Permalink

    Fuera de serie, me gusto elevado a infinito este comentario internacional que expuso Critina.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =