Francia: polémica sobre nueva ley de inmigración

El gobierno francés presentó este miércoles 21 de febrero un nuevo proyecto de ley que se sustenta en el endurecimiento de la política migratoria y de asilo, una acción que está causando controversias entre los habitantes y políticos de este país europeo.

El texto que prevé, entre otros, reducir a un máximo de seis meses el proceso de solicitud de asilo y facilitar la reconducción a la frontera de los inmigrantes que no hayan obtenido este amparo, será discutido en consejo de ministros, antes de ser enviado al parlamento en abril.

Según el primer ministro Edouard Philippe, el proyecto respeta los principios de “humanidad y eficacia”, ha desatado una ola de críticas incluso dentro de la mayoría centrista -compuesta de personalidades de la derecha y de la izquierda moderadas- con voces que denuncian una ley demasiado “represiva”.

La medida que más críticas ha recibido es el aumento del periodo de retención administrativa de los inmigrantes en proceso de expulsión que pasaría a 90 días, el doble del límite actual.

Como muestra del descontento, el personal de la Corte Nacional del Derecho de Asilo en Francia (CNDA) y la Oficina Francesa de Protección de Refugiados y Apátridas (OFPRA) convocaron para este miércoles una huelga contra este proyecto de ley que los sindicatos ven como “una ruptura incuestionable con la tradición de asilo de Francia”.

Varias asociaciones, como la Cimade, que ayuda a los migrantes, piden que se retire el texto que estiman “restringe los derechos de los solicitantes de asilo”. Algunos intelectuales, como el premio Nobel de Literatura Jean-Marie Gustave Le Clézio, que denunció recientemente una “negación de humanidad insoportable”, se han unido a los detractores.

Pero para el ministro del Interior Gérard Collomb, el proyecto de ley es “totalmente equilibrado”. Según él, “retoma dos grandes principios: Francia debe acoger a los refugiados, pero no puede acoger a todos los inmigrantes económicos”.

¿Qué opinan los partidos sobre las medidas?

Por su parte, el partido conservador Los Republicanos y el ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen, que llegó segunda en las presidenciales de 2017, estiman que las medidas contempladas por el gobierno son “insuficientes” para hacer frente a la ola migratoria.

Francia registró el año pasado, en plena crisis migratoria, más de 100.000 solicitudes de asilo, una cifra récord. A estos solicitantes de asilo se añaden los migrantes que llegan por motivos económicos que buscan quedarse en Francia o los que desean cruzar al Reino Unido.

Según un sondeo reciente del instituto BVA, los franceses están en su mayoría a favor del derecho de asilo, pero el 63 por ciento de los encuestados estima que “hay demasiados inmigrantes en Francia”. De acuerdo a cifras oficiales de 2014, Francia tiene cerca de seis millones de inmigrantes dentro de sus fronteras.

El gobierno francés espera que este proyecto de ley sea adoptado antes de junio. “Nuestro deseo es acercarnos lo más posible a la ley de Alemania, Bélgica, Holanda o Italia”, dijo a inicios de mes el ministro del Interior.

Para Gérard Collomb, “el principal problema reside en la legislación” francesa, “que en comparación con la legislación europea es mucho más favorable” que la de sus vecinos.

(Con información de AFP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *