Fidel en Artemisa

Por Daniel Suárez daniel.suarez@gmail.com 

La incorporación de los hijos de Artemisa a la Generación del Centenario y a las acciones combativas del 26 de julio de 1953 en Santiago de Cuba y Bayamo, vinculan a Fidel a este pueblo. Sin embargo, no solo esos hechos dejaron la huella del líder de la Revolución por estas tierras, pues sus visitas se repitieron ligadas a otros significativos sucesos.

Como estudiante del Colegio de Belén, mientras se definían en él sus cualidades y vocación para la vida en campaña, visita la zona montañosa de Bahía Honda, asciende al Pan de Guajaibón, y regresa en 1951, graduado de Derecho, para investigar sobre la propiedad de la finca La Altura, en manos del corrupto presidente Carlos Prío Socarrás.

Acompañado por Ñico López, se reunió en La vallita, Bauta, con otros jóvenes de la ortodoxia en 1951 y, un día antes del cuartelazo del 10 de marzo de 1952, participó en un mitin revolucionario en Güira de Melena, lo cual repitió el primero de noviembre de ese año y el 24 de febrero de 1953 en el teatro Apolo.

Fidel estuvo en Guanajay, Candelaria y San Cristóbal para los preparativos del movimiento revolucionario en zonas de Vueltabajo, con vistas a la clarinada del 26 de Julio, y también distintivos sitios de Artemisa conservan el recuerdo de la figura del líder junto a sus compañeros artemiseños.

El 17 de enero de 1959, al frente de la Caravana de la Libertad, el Comandante pasó por seis de nuestros municipios, y habló al pueblo en el Centro Progresista, de Guanajay y en el Parque Libertad, de Artemisa, en tanto el paso transformador de la Revolución en marcha nos regaló sucesivas visitas del Comandante en Jefe: en la década del ’60, al intervenir en Candelaria el centro turístico Soroa, y en las escuelas en el campo Ernesto Che Guevara (Ceiba 1) en Caimito, y Mártires de Kent, en Artemisa.

Fue uno de los promotores de la fundación de la Escuela Internacional de Cine y Televisión en San Antonio de los Baños, en 1986, y en ese propio municipio después, en tribuna abierta, ratificó la posición de principios de que Cuba estaba contra el terrorismo y la guerra, respuesta a la amenaza del presidente norteamericano respecto a que quien no estaba con Estados Unidos estaba con el terrorismo.

Motivado por proyectos agrícolas y pecuarios, hay evidencias del caminar de Fidel por las fértiles tierras de Güira de Melena, Alquízar y Artemisa, y no se puede olvidar su presencia al inaugurar la Empresa Pecuaria Genética Los Naranjos, en Caimito, el 16 de mayo de 1964.

En la zona industrial de Mariel dirigió un puesto de mando en la Termoeléctrica Máximo Gómez, en agosto de 1994, para desarticular de forma firme y certera el plan de un grupo de  ilegales que abordaron el buque Jussara, de procedencia griega, con el fin de salir del país.

La ciudad de Artemisa, el 23 de noviembre de 2001, recibió la sonrisa fidelista y sus reflexiones que marcaron a cientos de pioneros y maestros de la escuela primaria Carlos Rodríguez Careaga. Ese día no hubo mejor regalo para los trabajadores del Joven Club # 2 que Fidel plasmara allí su visión sobre este proyecto de conocimiento y futuro:

“Lo que quiero escribir es que ¡me siento muy feliz! ¿Razones? Un millón. Más que un Joven Club, he visto un telescopio con el que se puede escrutar el infinito universo de un futuro para la patria y para el mundo. Pocas veces se ven juntas tantas personas entusiastas y valiosas, como las que aquí he visto. Sin embargo no albergo la menor duda de que es simplemente una muestra de nuestras 300 Joven Club. Este es el primero que tengo la dicha de visitar después del nuevo programa. Gracias por el extraordinario aliento que de aquí me llevo”.

Mensaje que Fidel Castro dejara durante su visita al Joven Club # 2 de Artemisa.
Mensaje que Fidel Castro dejara durante su visita al Joven Club # 2 de Artemisa.

Inolvidables resultan los reiterados encuentros, a veces de verde olivo, en el solemne sitio donde reposan los restos de muchos de nuestros moncadistas, el Mausoleo a los Mártires de Artemisa.

Es así como la imagen y los ideales del líder histórico de la Revolución tejen la exquisita historia de los artemiseños, muchos de los cuales sentimos el privilegio de tenerlo cerca como un hombre de estatura gigante, que cumple 88 años de vida, presente siempre en cada paso de los cubanos de ayer, de hoy y de mañana.

 

 

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =