Explosión del Maine, un pretexto de guerra

Por: Indira Román

Autoridades y representantes del pueblo cubano rememoraron este jueves la explosión del Maine, acorazado estadounidense que hace exactamente 120 años y considerada un pretexto de la nación norteña para declararle la guerra a España.

Durante las palabras centrales del acto, realizado en el monumento al Maine, el presidente del Instituto de Historia de Cuba, René González, relató cómo a partir de ese incidente en la historia de Estados Unidos proliferó la fabricación de excusas para provocar confrontaciones armadas.

Según el historiador, en tiempos recientes los pretextos para agredir a la Revolución cubana son muchos y solo la cultura de resistencia del pueblo y el magisterio diplomático de su líder histórico, Fidel Castro, han impedido la consumación de una agresión armada directa.

El ejemplo de nuestro pueblo soberano e indoblegable no lo perdonará jamás el imperialismo; de ahí los nuevos pretextos de supuestos ataques sónicos contra sus diplomáticos, a los que se unirán en un futuro otros tan imaginativos y difíciles de comprobar y creer, dijo.

Al respecto de esa acusación, investigadores de varios países insisten en la ausencia de un basamento científico sólido, amén de que desde la propia nación norteña se reconoce la insuficiencia de pruebas para afirmar la responsabilidad directa o indirecta de Cuba en los alegados ataques.

Del mismo modo, tanto personalidades de diferentes sectores como turistas y hombres de negocios norteamericanos y de otras regiones del planeta afirman que viajar a la isla caribeña y permanecer en ella es completamente seguro.

Al decir de González, la pista sobre la sospechosa explosión del Maine viene de mucho antes. Desde finales de 1897 la gran prensa estadounidense, aparentemente solidaria con la causa independentistas del pueblo cubano, satanizaba al capitán general Valeriano Weyler y clamaba por la intervención militar directa de Estados Unidos en la Guerra entre Cuba y España.

El Maine estuvo fondeado en el puerto de La Habana durante tres semanas, hasta que el 15 de febrero de 1898, a las 21:40 horas, una violenta explosión lo hizo hundirse con rapidez.

Al ocurrir la detonación, la mayor parte de la tripulación estaba durmiendo o descansando, pero la alta oficialidad del acorazado se encontraba en tierra.

¿Tensión entre España y EE.UU. antes de la explosión del Maine?

La tensión aumentó también entre España y los Estados Unidos por un incidente diplomático ocurrido el 9 de febrero de 1898, con la publicación en el periódico New York Journal, de una carta del ministro de España en Washington, Enrique Dupuy, a José Canalejas, director de El Heraldo de Madrid, que contenía«expresiones deprimentes» para el presidente de los Estados Unidos, William MacKinley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *