Fortalece la ciencia cubana estrategia de adaptación al cambio climático

Por Belkys Pérez Cruz

La ciencia cubana fortalece la estrategia de adaptación al cambio climático en el país. A ello contribuyen los estudios de peligro y vulnerabilidad de las zonas costeras cubanas, base de un Macroproyecto del que es rectora la ciencia.

Aumenta la alarma sobre el cambio climático. Los gases de efecto invernadero se consideran la clave del problema y aunque la contribución de Cuba a las emisiones globales es mínimo —no rebasa el 0,08 %—, por su condición de archipiélago el costo será alto.

La costa es el escenario más frágil. Por solo citar un ejemplo, de las 499 playas que se evaluaron en el inventario inicial, el 82 por ciento tiene indicios de erosión. El nivel del mar ha subido 6.77 centímetros como promedio, desde 1966 hasta la fecha, proceso que se ha acelerado en los últimos cinco años.

Desde mediados del siglo pasado, la temperatura media anual ha aumentado en 0.9 grados Celsius en Cuba. Hoy, nuestro clima es más cálido y extremo. Las cifras y datos lo confirman, el cambio climático nos está dando un ultimátum, o actuamos ahora o mañana será demasiado tarde.

Los datos anteriores son resultado de observaciones preliminares de disímiles grupos multidisciplinarios, integrados por especialistas de todo el país. Los equipos de trabajo hicieron una evaluación integral de la situación de la Isla ante este fenómeno, imprescindible para hacer el análisis actual y prospectivo y para que la implementación de La Tarea Vida: Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático naciera sobre bases científicas sólidas.

las principales acciones acometidas para enfrentar el cambio climático se encuentran:

Creación del Instituto de Meteorología

Fundación del Instituto de Recursos Hidráulicos

Sistema de la Defensa Civil

Creación y perfeccionamiento de las redes temáticas (Hidrológico, meteorológico, sismológico, geodésico, oceanográfico, radiológico, y sanitario)

El Atlas Nacional de Cuba (dos ediciones)

Conformación del mapa y el léxico geológico de Cuba

Mapas de Suelo y Atlas Climático

En 1991 se realiza un estudio preliminar sobre los impactos del cambio climático en Cuba (elevado nivel de vulnerabilidad)

Creación en 1994 del CITMA

Ley 81 del Medio Ambiente

Programa Nacional Científico-técnico de cambios globales y evolución del medio ambiente cubano

Aprobación en el año 2005 de la Directiva No 1 para la reducción de desastres del Consejo de Defensa Nacional. (Actualizada en el 2010)

Acciones estratégicas y tareas de Vida

La Tarea Vida contempla un conjunto de cinco acciones estratégicas y 11 tareas dirigidas a contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables, las mismas fueron aprobadas el 25 de abril de este año por el Consejo de Ministros y constituyen una prioridad para la política ambientalista del país.

Dado que su implementación requerirá de un programa de inversiones progresivas que se irán ejecutando a corto (año 2020), mediano (2030), largo (2050) y muy largo (2100) plazos.

Acciones estratégicas:

1-    No permitir las construcciones de nuevas viviendas en los asentamientos costeros amenazados que se pronostica su desaparición por inundación permanente y los más vulnerables. Reducir la densidad demográfica en las zonas bajas costeras.

2-    Desarrollar concepciones constructivas en la infraestructura, adaptadas a las inundaciones costeras para las zonas bajas.

3-    Adaptar las actividades agropecuarias, en particular las de mayor incidencia en la seguridad alimentaria del país, a los cambios en el uso de la tierra como consecuencia de la elevación del nivel del mar y la sequía.

4-    Reducir las áreas de cultivos a las costas afectadas por la intrusión salina. Diversificar los cultivos, mejorar las condiciones de los suelos, introducir y desarrollar variedades resistentes al nuevo escenario de temperaturas.

5-    Planificar en los plazos determinados los procesos de reordenamiento urbano de los asentamientos e infraestructuras amenazadas, en correspondencia con las condiciones económicas del país.

Asimismo, las 11 tareas se enfocan en identificar y acometer acciones y proyectos de adaptación al cambio climático: protección costera de las ciudades, relocalización de asentamientos humanos, recuperación integral de playas, manglares y otros ecosistemas naturales protectores, obras hidráulicas y de ingeniería costera, entre otras.

También asegurar la disponibilidad y el uso eficiente del agua, como parte del enfrentamiento a la sequía; dirigir la reforestación hacia la máxima protección de los suelos y las aguas; detener el deterioro de los arrecifes de coral, rehabilitarlos y conservarlos; así como implementar otras medidas en programas, planes y proyectos vinculados a la energía renovable, la eficiencia energética, la seguridad alimentaria, la salud y el turismo.

Zonas, áreas y lugares priorizados.

– Sur de las provincias de Artemisa y Mayabeque

– Litoral Norte de La Habana y su bahía.

– Zona Especial de Desarrollo de Mariel

– Varadero y sus corredores turísticos.

– Cayos turísticos de Villa Clara y del norte de Ciego de Ávila y Camagüey

– Costa Norte y Sur de Ciego de Ávila

– Litoral Norte de Holguín

– La ciudad de Santiago de Cuba y su bahía

– Territorios amenazados por la elevación del nivel medio del mar

(Con información de Mesa Redonda)

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − diecinueve =