Menú

Empresa estatal socialista: de la inmovilidad al perfeccionamiento necesario

Seguramente usted habrá percibido que en todas partes se habla de la necesidad de privilegiar a la empresa estatal socialista como el actor principal de la economía.

En este mismo espacio recordamos que el Proyecto de Constitución de la República en sus fundamentos económicos lo reconoce también así. Es una necesidad respaldada en los documentos que sustentan la actualización del modelo económico.

Sin embargo no es solo teoría, ciertamente desde hace varios años las transformaciones del sistema empresarial, existen.

Un paquete de normas jurídicas dispone cambios que  buscan esencialmente  incrementar la autonomía del sistema empresarial y su nivel de eficiencia y  organización, a la par de perfeccionar los mecanismos de distribución de las riquezas.

Las transformaciones son varias y  partieron de la reorganización  de estas estructuras, que quedaron conformadas como: organizaciones superiores de dirección empresarial, (OSDE) en el escalón más alto, luego las  empresas  y finalmente las UEB, unidades empresariales de base.

A mi juicio, este es un importante paso para conseguir la separación de las funciones estatales y empresariales, dadas las atribuciones establecidas a cada una de estas  instancias y que es preciso tener bienes clarecidas sobre todo por los responsables de llevarlas adelante y  hablo de directivos y trabajadores.

Toca a los directores de empresa, administrar. Algunas interrogantes despiertan las prerrogativas atribuidas o no a la UEB, estas dependen por norma de las que delegue el director de la empresa y son flexibles sin dejar de atender al necesario ambiente de control.

Hay algunos buenos ejemplos, el  Hotel Nacional de Cuba es uno de los más relevantes. Esta entidad que factura millones, es una unidad empresarial de base, tiene claras sus atribuciones y las ha sabido emplear.

Sin embargo no siempre ocurre así, es vital la preparación de los directivos y su conocimiento pleno, no solo de la actividad que desempeñan sino de las normas y las facultades que éstas establecen.

Realmente dadas las condiciones en las que opera hoy la economía, resulta a veces muy difícil la tan discutida autonomía empresarial, pero defenderla es una prioridad.

Se han aprobado otras decisiones en función del perfeccionamiento del sistema empresarial: la creación de las juntas de gobierno, el cambio de las relaciones del sistema empresarial con el presupuesto del estado,  la  aplicación de las formas de pago, entre otros.

¿Que aún no es suficiente? Es cierto,  persisten incumplimientos, ineficiencias,  pero se apuesta por dar vitalidad a la empresa estatal, desterrar viejas prácticas que obstaculizan su desarrollo y por sobre todas las cosas,  generar riquezas, única vía para que se convierta en verdadera protagonista del panorama económico.

1 comentario

  1. Jose luis amador

    Cra. Roxana Thompson:

    Con mucho respeto repetimos de nuevo el comentario relacionado con el problema del Mantenimiento Preventivo Planificado en todo el país (en el que le aclaraba que no estaba hablando de las acciones correctivas de las miles de roturas diarias mecánico-eléctricas y civiles y que no estaba hablando de las costosas reparaciones capitales que hay que hacer cuando ya no sirve nada). En ese comentario planteaba que era de criterio que es bueno hacer notar que el problema de nuestra ineficiencia, tiene mucho que ver (estoy seguro) con la no aplicación en el país de una forma sistemática y planificada del ya nombrado Mantenimiento Preventivo Planificado mecánico-eléctrico-civil y del súper-necesario ahorro de recursos con ideas de profesionales (ingenieros con experiencia). Reitero que puedo decirles que llevo unos 40 años abogando por la implementación del Mantenimiento Preventivo mecánico – eléctrico – civil, como ingeniero eléctrico que soy, y unos 12 años luchando infructuosamente de que se ahorre energía, agua, combustible y otros recursos en el INRH, siempre tratando de ayudar al país. Le reitero y puedo decirles, que solamente por recursos energéticos se pierden en el país no menos de 93 millones de dólares al año solamente en un solo organismo, de acuerdo con estudios matemáticos y de mucha investigación en una sola moneda que he estado haciendo desde el 2006 y que no han sido atendidos correctamente.

    Repito que decía en ese mismo comentario que parece que como soy yo solo clamando porque se arreglen los problemas, siempre he recibido oídos sordos y muy poco apoyo en todos las Empresas en que he trabajado y a los Ministerios a los que me dirigido. Siempre he recibido apoyo de los obreros calificados, pero cero apoyo de los jefes. Debemos priorizar muchas cosas en el país, como es esta que citaba anteriormente de hacer bien las cosas en las inversiones en base a normas basadas en una sola moneda y precios actualizados, sin embargo, para mi experimentado criterio sufrido en carne propia, esta actividad del MPP debe ser la primera en priorizar. También le hablaba de los departamentos de Mantenimiento que existen en nuestras Universidades cubanas pero veo desde hace mucho tiempo que lamentablemente no inciden mucho en la vida técnica real de los organismos estatales como deben hacerlo (que por supuesto son la mayoría).

    Igualmente el día viernes 26 de octubre escuchaba el comentario acerca de las inversiones extranjeras en Cuba. Igualmente me preocupa lo anterior, que me parece que no se van a organizar por los ministerios correspondientes cubanos la necesidad del Mantenimiento Preventivo Planificado. Le insisto Roxana, las cosas no se pueden resolver con los innovadores solamente. Primero hay que aplicar lo establecido en el mundo hace más de cien años atrás, cosas que solamente se aprenden en los libros de la Universidad por los estudiantes de ingeniería en las carreras de Mecánica, Electricidad (y otras) y que no son teóricas, sino prácticas. Esto de teóricas es como ya lamentable y comúnmente en Cuba se le dice a estos conocimientos universitarios, que se aprenden en las aulas después del segundo o tercer año de la carrera.

    Hubo de expresar en otro comentario que desde que empezaron los aportes a la Constitución, llevo emitiendo criterios acerca de que debe haber modificaciones en los artículos en la Constitución, procurando también que se refieran al cuidado de los medios de producción estatales y no estatales del país (como en los artículos 13, 17, 86, 91, 92, 132, 139, 157, 186 y 194), y sugería además (y reitero que esto debe ser con apuro) que se hagan y se apliquen normas actualizadas y con los pies en la tierra cubana para la implementación del ahorro de recursos de todo tipo (energía, agua, combustibles, etc.) y leyes rígidas bien controladas que le pongan fin al deterioro sistemático de los medios de producción de nuestras empresas estatales socialistas y que para ello se usen correcta y finalmente a los ingenieros y técnicos revolucionarios y obreros calificados necesarios para implementar esto sin demora.

    Finalizaba el comentario de las nuevas inversiones, que casi a diario que se hacen en nuestro país donde no hay ninguna cultura del Mantenimiento verdadero en nuestros tradicionales “cuadros” y sí mucho rechazo a los pocos profesionales revolucionarios cubanos en las Universidades y en algunas posibles empresas que se empeñan en que se haga. Pienso que las obsoletas escuelas de cuadros deben reaccionar ante esta realidad que tanto ha dañado a nuestro país y por tanto tiempo. Ahora recién conversó usted sobre la inversión extranjera y reitero enfáticamente acerca de la implementación del Mantenimiento Preventivo Planificado para todas los medios de producción estatales (y no estatales) de forma inmediata. Pienso que hace falta audacia, pero también falta conocimiento y aplicar lo establecido aparejado a la exigencia que sólo el conocimiento genera.

    Reitero que hay que ver en Internet la literatura actual que existe hablando a favor de la “necesidad del Mantenimiento” donde se demostraba en cada artículo, con análisis económicos, que es muy rentable hacerlo. Además nuestra histórica ineficiencia también lo demuestra, pues no se ha implementado de manera sistemática y priorizada por la mayoría de los organismos estatales cubanos durante este largo período de tiempo en que sólo se habla de que hemos sido y somos ineficientes (y seguiremos eternamente si no se aplica, por muchos inventos que se hagan).

    Le repito mis coordenadas:

    MsC. Ing. José Luis Amador Vilariño,
    Dirección: San José No. 741, Camagüey
    E-mail: jlamador48@nauta.cu
    Teléfono: 032-297339.

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *