Menú

Elecciones en EE.UU., un plebiscito sobre Trump

Elecciones en EE.UU., un plebiscito sobre Trump

Estados Unidos vota hoy. No se elige el presidente, es la renovación de la Cámara de Representantes en su totalidad y un tercio del Senado; además de un grupo de gobernaciones y otros poderes locales en lo que se conoce como elecciones de medio término, justamente porque se realizan a mitad del mandato presidencial.

Es por ello, que siempre terminan convirtiéndose en una especie de referendo a la gestión del Jefe de Estado de turno, no es nada personal contra Donald Trump, la diferencia radica en que la gestión que se evalúa ahora es de las más controvertidas de la historia de ese país, hay quien dice, que el magnate devenido político a fuerza de extravagancia, es el personaje más polarizador que ha existido en la cúpula política norteamericana, cierto o no, los comicios de este martes también lo han tenido como centro y del otro extremo, un Barack Obama, que en su condición de expresidente ha encarnado la oposición demócrata más sólida.

Son varios los escenarios posibles

Los escenarios posibles son tres: que los republicanos, el partido en el poder, mantenga la mayoría bicameral que tiene hasta el momento y eso le hace bastante cómoda la gobernabilidad a Trump, a la par que le allanaría el camino hacia la reelección en 2020, porque significaría que los estadounidenses aplauden los desvaríos de su mandatario en su afán de América primero, América grande otra vez.
Y eso se traduce en, como hemos visto: guerras comerciales, aislamiento internacional, divorcio de todo pacto o compromiso global, un adiós al multilateralismo, xenofobia a pulso, falsas promesas de paz cuando endurece la mano en otros conflicto, y en casa: denuncias de todo tipo, un tren de dimisiones de los una vez cercanos.
Todo ello acompañado de una actitud impredecible pero siempre cargada de falta de juicio a la hora de emitir criterio sobre un asunto en particular.

Los demócratas pueden recuperar todo el Congreso

Como segunda opción podría el partido rojo perder su preponderancia y los demócratas recuperar todo el Congreso.
El resultado sería un gobierno dividido, y todos atados de mano poniéndose trabas desde el ejecutivo al legislativo y viceversa. Pero este parece el desenlace menos probable.

Aunque cueste entenderlo, no todo lo que creemos negativo de las decisiones de Trump es desacertado para su público interno. Por solo citar el ejemplo de la caravana migrante, tema líder de campaña, su arremetida contra esas personas en situación de desespero y rumbo firme a la dichosa tierra prometida es bien vista entre sus votantes más fieles que no quieren «la invasión» como ha calificado su presidente a la marea humana.

La crisis humanitaria beneficia a Trump

La crisis humanitaria le ha venido como anillo al dedo para mostrarse el salvador de la superioridad y pureza del ciudadano americano, en la versión reduccionista del gentilicio. Hacia donde apuntan algunos sondeos es a un Congreso fraccionado: Cámara Alta republicana y la Baja demócrata. Sucede que es en el ámbito de la elección de los representantes donde la gente decide por su entorno cercano más que por los ánimos nacionales.

Lo cierto es que, de darse esta situación, habría que negociar duro, que implica ceder, para aprobar leyes. Además que los azules no perderán oportunidad de emprender comisiones investigativas para poner en tela de juicio a Trump, y zancadilla tras otra irían labrándose el camino para las presidenciales.
Como dato final, le cuento, que hoy trascendió el hecho de que Facebook bloqueó más de un centenar de cuentas por «conducta inauténtica continuada».

Y vale recordar que Donald Trump llegó a la Casa Blanca por manipulación de datos, el escándalo de la consultora británica Cambridge Analytica así lo sustenta, y la aun sin probar trama rusa de injerencia le da el toque de gracia a la teoría.
Quedamos pendiente de los resultados de estas elecciones para entender qué se avecina en los próximos dos años para el país que interpreta su auto otorgado papel de líder y juez del mundo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *